A pesar del impacto financiero del COVID 19, USTED NO TIENE QUE PERDER SU HOGAR!

 

La prohibición temporal de los desalojos y ejecuciones hipotecarias en la Florida pretende que las personas permanezcan en sus casas, aunque no puedan realizar sus pagos mensuales de hipoteca o alquiler

 

Por: Edda Pujadas

 

Si bien es cierto que muchos propietarios de vivienda o inquilinos están experimentando los impactos financieros del COVID-19 y tienen dificultades para realizar sus pagos mensuales, la realidad es que nadie tiene que perder su hogar por culpa de esta pandemia.

Así lo asegura la prestamista oficial Fannie Mae (Asociación Federal de Hipotecas Nacionales, por su traducción al español) al explicar que si experimenta dificultades como pérdida de empleo, reducción de ingresos o enfermedad debido a COVID-19 y ya no puede hacer el pago de su hipoteca, el asegurador de su préstamo puede ayudarlo con las opciones de alivio hipotecario.

El alivio de pagos a través de un plan de tolerancia ofrece una reducción o suspensión de los pagos de su hipoteca hasta 12 meses. Culminado este tiempo no es necesario que reembolse todos los pagos a la vez, pero tiene esa opción. También puede establecer un plan de pago para ponerse al día gradualmente o una modificación de su préstamo para ayudar a mantener los pagos asequibles.

Estos planes de ayuda hipotecaria se sustentan en la Ley federal CARES firmada el  27 de marzo del 2020. La Ley CARES brinda a muchos propietarios el derecho a que todos los pagos de la hipoteca se pausen por completo por un período de tiempo, sin que las personas pierdan sus hogares.

Al cierre de esta edición, la prohibición temporal de los desalojos y ejecuciones hipotecarias en la Florida, se había extendido hasta el 1ero. de agosto del 2020, de acuerdo a una orden ejecutiva del Gobernador Ron DeSantis, protegiendo así tanto a propietarios de viviendas como a las personas que viven rentadas.

Durante esta moratoria de desalojo, ni el administrador de su hipoteca, ni su arrendador pueden cobrarle cargos por mora, multas u otros cargos por pagar su renta tarde. Es importante tener en cuenta que la moratoria de desalojo no le exime de su obligación de pagar la hipoteca o el alquiler, simplemente evita que se quede sin un hogar por retraso en el pago.

También es importante saber que su puntaje de crédito no debe verse afectado por el atraso en estos pagos. Es decir, que si estaba al día con su préstamo antes de experimentar problemas financieros a causa del COVID 19, no se reportará ninguna irregularidad ante los buró de créditos, siempre que retome algún plan de pago, luego de finalizado este periodo de moratoria.

Ahora, es importante que tenga en cuenta que si usted no puede hacer los pagos de su hipoteca, lo primero que debe hacer es poner en contacto con su proveedor hipotecario. La información de contacto de esta compañía debe aparecer en su estado de cuenta mensual y cuando llame, tenga su información financiera a mano y recuerde que debe tener paciencia, pues muchos servidores están experimentando un aumento en los volúmenes de llamadas y tiempos de espera debido a COVID-19.

Sin embargo, lograr que sus pagos mensuales sean detenidos por un tiempo determinado, no elimina su deuda. Si tiene problemas para ponerse al día al final de este período de alivio temporal, no es necesario que reembolse todos los pagos a la vez, pues, de acuerdo a lo explicado por Fannie Mae va a tener la posibilidad de obtener un plan de pago que le permite cancelar las cantidades vencidas durante un período de tiempo.

Obviamente, restablecer su préstamo sería lo más conveniente. Esto significa que, si está en una posición financiera para hacerlo, pagará los montos perdidos de inmediato y luego, puede continuar pagando su hipoteca bajo los términos originales de su préstamo hipotecario. Ahora, un plan de pago le permitirá distribuir las cantidades perdidas durante un período de tiempo.

Podrá, por ejemplo, realizar pagos mensuales del plan de reembolso además de los pagos mensuales existentes de su hipoteca. Con esta solución, los montos perdidos se agregan como un saldo sin intereses a su cuenta por un tiempo específico, previamente acordado con su prestamista, hasta que salde la deuda de los meses que no pudo pagar.

Una modificación de préstamo es otra forma de asistencia hipotecaria, si ha experimentado un impacto permanente en su capacidad de pagar su hipoteca mensual original. Después de realizar varios pagos bajo un plan de período de prueba, sus pagos mensuales de la hipoteca se modificarán permanentemente a lo que puede ser un monto menor a través de una reducción de la tasa y una extensión del plazo de 40 años (480 pagos) desde la fecha de vigencia de la modificación.

Al extender su plazo, su pago puede reducirse, pero puede pagar más intereses totales porque el préstamo se extiende por un período de tiempo más largo. Lo ideal es que analice sus opciones individuales con el proveedor de su hipoteca para determinar la opción que más se ajuste a su realidad financiera.

En medio de este panorama de asistencia para el pago de hipotecas, llama la atención que las personas que quieran comprar vivienda en estos momentos también cuenta con grandes beneficios, pues las tasas hipotecarias siguen disminuyendo, ubicándose en mínimos históricos por tercera semana consecutiva.

La demanda de los compradores sigue siendo fuerte y la principal razón es que el promedio para un préstamo a 30 años es de 3.03%. Así lo informó el comprador de hipotecas Freddie Mac, quién añadió que esta es la tasa más baja desde 1971. La tasa promedio de la hipoteca a 15 años también se redujo a 2.51%.

Esta baja de los intereses está haciendo que las viviendas sean más asequibles ya que los compradores potenciales, están regresando al mercado. Según la Asociación Nacional de Agentes de Bienes Raíces, la venta de casas pendientes aumentó un récord de 44.3% en mayo y la tendencia sigue en alza.

 

…Y LOS QUE PAGAN RENTA?

Como es lógico, la mejor opción para los inquilinos durante la moratoria de desalojo es pagar su renta, sí pueden. Si tiene dificultades para pagar el alquiler o ya no puede pagar, comuníquese con su arrendador de inmediato para analizar sus opciones. Durante tiempos financieros estresantes, el dueño de la casa donde vive rentado, probablemente, también experimente desafíos económicos.

Intente comunicarse con su arrendatario de forma clara y tranquila. Sea sincero sobre su situación, considere mencionar cualquier recurso y opciones de asistencia que haya encontrado, explique cómo su familia se vería afectada por una pérdida de vivienda, negocie arreglos de pago y mantenga conversaciones por correo electrónico y mensajes de texto. Si hablan en persona o por teléfono, tome nota de los puntos más importantes y la fecha.

En medio de esta crisis, también debe tener cuidado con las estafas y fraudes. Asegúrese de mantenerse informado, establezca comunicación sobre este tema sólo con su proveedor hipotecario y/o arrendatario y evite proporcionar información si antes verificar la identidad de quién lo está llamando. Si cree que puede haber sido víctima de una estafa puede comunicarse con la Oficina del Inspector General de la Agencia Federal de Financiamiento de Vivienda al 800.793.7724 o visite el sitio web https://www.fhfaoig.gov/.

Tanto los propietarios de vivienda como los inquilinos pueden ampliar toda esta información en la página online que Fannie Mae ha diseñado para los problemas financieros relacionado con el sector vivienda: www.knowyouroptions.com.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Send this to a friend