Café con la Comunidad: Combatiendo la delincuencia

 

Por: Diana Bello Aristizábal

Desde siempre, Doral se ha caracterizado por ser una municipalidad segura y de carácter familiar en la que el índice de criminalidad y delincuencia es de los más bajos del condado de Miami-Dade. Sin embargo, recientemente, algunos de nuestros vecinos se han convertido en blanco de actos delictivos, como por ejemplo robos de bicicletas o correspondencia, que amenazan con perturbar la paz.

Este tema estuvo en la palestra en el último ‘Café con la comunidad’ donde nuestros invitados compartieron sus puntos de vista al respecto y la forma en que podría abordarse para prevenir mayores daños.

Según Beliza Perozo, una de las razones que agrava este problema es que muchos residentes tienden a ser extremadamente confiados y no adoptan medidas de precaución como, por ejemplo, asegurar sus bicicletas con un candado o cerrar la puerta de las casas o de los vehículos con seguro. “El problema es que estábamos mal acostumbrados a dejar las cosas afuera y sin protección porque no pasaba nada, pero eso cambió”.

Sobre esto, la Concejal Claudia Mariaca explicó que la acelerada expansión de nuestra ciudad en los últimos años, que ahora cuenta con más restaurantes y opciones de entretenimiento, al igual que el incremento de la población han incidido en el aumento de la delincuencia.

“Las cosas buenas a veces traen cosas malas y este es un claro ejemplo de esto, pues ahora la gente sabe dónde está Doral y el 90% de los delitos son cometidos por gente que no vive acá, que está de paso o viene a trabajar. Ya no somos un destino desconocido y por eso tenemos que proteger nuestra comunidad”, asegura.

En su opinión, este no es un problema exclusivo de Doral porque de hecho en algunas localidades del condado la incidencia de la delincuencia es incluso mayor. Por eso, la responsabilidad de cuidar la ciudad está principalmente en nuestras manos. “La policía no puede estar en un lugar antes de que se cometa un delito”, comenta.

Con responsabilidad ciudadana, la Concejal se refiere a tener los ojos muy abiertos frente a lo que ocurre a nuestro alrededor para poder rastrear a tiempo conductas o personas sospechosas.

Si hay actividad sospechosa dentro de un condominio, por ejemplo, se puede contactar a la policía para que revise las cámaras que están ubicadas en las áreas comúnes. “La policía tiene acceso a ellas y en lo que tarda en llegar después de que se haga una denuncia, puede monitorear lo que está pasando, reconociendo al posible delincuente, el vehículo en el que está conduciendo o la ropa que lleva puesta”, comenta.

Y proteger la comunidad no implica quejarse en redes sociales, lo cual muchas veces deriva en discusiones agotadoras e inútiles, como muchas personas piensan sino aprovechar los espacios de participación ciudadana que ha creado la ciudad para compartir inquietudes y aportar soluciones.

“En noviembre del 2021 hicimos una reunión de vecinos y solo fueron cuatro personas. Tenemos que dejar la indiferencia a un lado y reaccionar frente a los temas que nos competen a todos. Si la gente no habla no es mucho lo que se puede hacer y hay que denunciar por las vías oficiales (App de City of Doral o Departamento de Policía de Doral)”, añade la Concejal.

Con este punto de vista está de acuerdo el Teniente Martínez quien explica que es importante comunicarse con las autoridades si vemos algo. “Mucha gente dice que vio algo o sabe que algo está pasando pero cuando les preguntas si llamaron descubres que nunca hicieron un reporte. No podemos abordar un problema si nunca supimos de su existencia”, añade.

Zaida Ramírez comenta que el aumento de la población está afectando a Doral. “Me preocupa que está llegando gente nueva a nuestra comunidad con muy mala educación porque uno lo nota en los supermercados o en los lugares públicos, muchos tienen necesidades económicas y por eso delinquen. Creo que debería haber más control por parte de la policía”, afirma.

El Teniente Martínez asegura que la Policía siempre que se entera de un caso o varios que afectan a una determinada comunidad, toma cartas en el asunto. “Una vez supimos que estaban ocurriendo robos de autos en un lugar y fuimos de puerta en puerta repartiendo flyers. Pero necesitamos la colaboración de las personas”.

Eleazar Medina, por su parte, dice que el problema principal que deriva no solo en mayor delincuencia sino en la indiferencia tan marcada que hay es que falta sentido de pertenencia. “El sentido de pertenencia nace con la educación y el conocimiento. Tenemos que establecer canales de comunicación más directos con las personas del común y conocernos entre nosotros”.

La Concejal Claudia Mariaca dice que si bien las quejas en redes sociales no sirven mucho, compartir por chats o redes sociales información relevante sobre lo que está pasando en la ciudad sí puede ser muy útil. “Esta es una forma de difundir conocimiento y educar a la comunidad. La ciudad funciona con la ayuda de cada uno de nosotros, debemos trabajar en conjunto”.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Send this to a friend