Evite errores al comprar su casa

Con los intereses hipotecarios en lo niveles más bajos de los últimos 50 años, son muchas las personas que están comprando vivienda por primera vez, por lo que deben empezar por pre-calificarse para un préstamo

 

Por: Edda Pujadas

 

En un mercado inmobiliario tan activo como el que vivimos en la actualidad, con tasas hipotecarias realmente bajas, es común ver que sean muchas las personas que quieren comprar su primera casa, sin tener clara su situación financiera y crediticia.

El primer error que cometen muchos de los futuros compradores es pensar que buscar la casa de sus sueños es el punto de partida, pero, realmente, es imposible encontrarla sin antes saber si califica para un préstamo hipotecario y cuál sería el monto de este préstamo.

Antes de comprar una casa debe asegurarse de tener una condición financiera lo más favorable posible. Por ejemplo, debe cuidar y fortalecer su crédito pagando deudas atrasadas y saldos altos, realizando sus pagos a tiempos y evitando endeudarse en más del 30% del total de su capacidad crediticia.

Recuerde que, tener un buen puntaje de crédito le deja ver a los prestamistas y originadores de préstamos que pueden confiar en que usted pagará sus deudas a tiempo, por lo que le ofrecerán tasas de interés más bajas. Además de un crédito sólido, los prestamistas revisan que pueda manejar su deuda existente junto con un nuevo pago de hipoteca, por lo que analizarán su relación deuda-ingresos, así que evite tomar nuevos préstamos o hacer grandes compras con tarjetas de crédito antes de solicitar una hipoteca.

La forma más certera de responder a la pregunta de si usted califica para un préstamo es pre-calificarse. Esto puede hacerlo mediante un prestamista o a través de su banco, no tiene ningún costo y le dará un escenario real con el cual sabrá no solamente si podría obtener un préstamo, sino también cuánto le podrían prestar, a cuál tasa de interés y qué tipo de hipoteca es la mejor para usted.

Los documentos que va a necesitar para pre-calificarse son realmente sencillos: su licencia de conducir y su tarjeta de seguro social, los últimos dos años de declaraciones de impuestos (incluyendo copias de su 1099 y/o W-2), estados de cuentas (de todas sus cuentas) de los últimos 60 días, así como sus dos últimos recibos de pago.

Estos requisitos pueden variar dependiendo de las condiciones laborales y migratorias de cada persona, pues según el caso, pueden ser necesarias copias de la tarjeta de residencia, registros de empresas o pruebas de programas de ayuda y/o asistencia recibidos por el gobierno, por ejemplo. Recuerde que si usted sufrió una bancarrota, perdió su anterior propiedad (Foreclosure) o tuvo que hacer una venta corta (Short-Sale), puede calificar a un nuevo préstamo tras haber pasado de dos años en adelante, dependiendo de la situación.

Es sumamente importante que todos sus documentos de identificación y migratorios estén vigentes, que no cambie de trabajo tras empezar del proceso de pre-calificación y hasta que compre su vivienda y que consulte con su profesional hipotecario antes de retirar, depositar o mover grandes cantidades de dinero dentro o fuera de su cuenta bancaria.

Una vez obtenida la pre-aprobación, llegó el momento de buscar la casa de sus sueños, no sin antes examinar su presupuesto de nuevo y estar consciente de que debe contar con el dinero requerido para el pago de la inicial (mínimo 3% del valor de la propiedad) y para los gastos de cierre que van a variar de acuerdo a la casa que escoja.

Concéntrese en las casas que están dentro del  rango de precios que se ajusten a sus finanzas para que no se sienta frustrado. No le de prioridad a lo que quiere de su lista de deseos (por ejemplo, electrodomésticos de acero inoxidable o detalles cosméticos) sobre las necesidades reales (suficientes dormitorios o una buena localización). Manténgase enfocado en sus gustos y necesidades, pero también sea un poco flexible.

Si ya encontró la casa que le gusta y está en los márgenes de su presupuesto es el momento de reunirse de nuevo con su prestamista, a quien debe pedirle ahora un estimado del préstamo, basado en la propiedad que desea comprar. El prestamista debe trabajar junto con su Agente de Real Estate para determinar cuál será el total de sus pagos mensuales (principal, intereses, seguro, impuestos a la propiedad y asociación, en caso de que aplique).

Una vez analizados estos números, su Agente de Real Estate puede negociar y presentar su oferta al vendedor de la propiedad, tras haber realizado un estudio del mercado para determinar el precio correcto. Es muy importante que su oferta tenga una cláusula de contingencia que lo protegerá si no recibe el préstamo solicitado o si el valor del avaluó de la vivienda no concuerda con el precio de venta.

Una vez que su oferta es aceptada, su Agente de Real Estate lo guiará, asesorará y apoyará en el resto del proceso. Además de celebrar el hecho de que ha encontrado una vivienda que le encanta, debe contratar a un inspector profesional de viviendas que determinará el estado real de la propiedad y evitará que descubra un daños ocultos en el futuro. Esta inspección también podría ayudarlo a re-negociar el precio de venta u obtener un crédito por mejoras que haya que hacerle a la casa.

Si la casa que está comprando pertenece a una comunidad administrada por una asociación de condominio, recuerde aplicar a la misma a la brevedad posible, pues este proceso puede demorar de tres semanas a un mes. Para llegar a un feliz cierre, es importante que se mantenga atento a los requerimientos del prestamista y siga las recomendaciones de su Agente de Real Estate.

Una vez aprobado su préstamo, es agendada la fecha de cierre y recibirá las llaves de su nuevo hogar. Disfrute este momento y siéntase feliz de haber logrado una de las metas más importante de la vida: tener su propia casa.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Send this to a friend