Atención quiropráctica para embarazadas

To read in English

DORAL, FL –  Cuando la mayoría de las personas piensan en la quiropráctica, piensan que ayuda con el dolor de cuello, dolor de espalda y accidentes automovilísticos. Lo que la gente no sabe, es que la quiropráctica puede ayudar con mucho más que solo dolor.

Muchas mujeres embarazadas han comenzado a buscar atención quiropráctica para aliviar el dolor, fortalecer su sistema inmunitario y para ayudar con la salud general de ellas y sus pequeños. Estos beneficios suenan muy bien, pero algunas mujeres aún tienen dudas sobre cuán seguro y efectiva es la quiropráctica puede ser durante el embarazo. En este artículo, queremos compartir con ustedes lo que hacen los quiroprácticos y las técnicas especializadas que se utilizan para el cuidado de las mujeres embarazadas.

Como quiroprácticos, nuestro trabajo es analizar la columna vertebral en busca de subluxaciones vertebrales y corregirlas. ¿Qué es una subluxación vertebral? Es cuando los huesos de la columna se desplazan de su posición normal presionando los nervios que salen entre ellos. Esta presión causa interferencia a los mensajes que viajan a través de esos nervios y finalmente disfunción en los tejidos y órganos que esos nervios suministran. Un quiropráctico está entrenado para buscar estas subluxaciones y eliminarlas, quitando la presión de esos nervios y permitiendo que los mensajes provenientes del cerebro puedan llegar a los tejidos y órganos sin interrupción. Esto significa que experimentará menos dolor, más funciones y, en última instancia, será más saludable, en general.

Durante el embarazo, se experimenta muchos cambios en todo el cuerpo que provocan incomodidad y dolor. La razón número 1 por la que las mujeres embarazadas buscan atención quiropráctica es por el dolor lumbar. A medida que su barriga comienza a crecer, su centro de gravedad cambiará para acomodar el peso extra. Como resultado de esto, comenzará a inclinarse hacia atrás y extender más las caderas, lo que provoca mucha tensión en la parte inferior de la espalda.

Muchas mujeres también visitan a un quiropráctico para el dolor pélvico. La pelvis es la base de la columna y soporta el tronco, por eso maneja mucho estrés y presión. Durante el embarazo, el cuerpo libera una hormona llamada Relaxina que está destinada a ayudar a relajar los ligamentos de la pelvis para permitir que se ensanche y dejar espacio para el bebé en crecimiento. Debido a que esta hormona funciona demasiado bien, algunas mujeres pueden experimentar disfunción de sínfisis púbica o dolor en la cintura pélvica. Cuando esto sucede, puede hacer que los huesos de la pelvis se desalineen, no solo causando dolor, sino que también hace que la entrada pélvica sea más pequeña, lo que le da al bebé un espacio más pequeño para moverse y, en última instancia, puede causar una mala posición del bebé durante labor.

La última razón por la cual las mujeres generalmente buscan un quiropráctico es el dolor ciático. El nervio ciático es formado por los nervios espinales inferiores y atraviesa la espalda baja, las caderas y las nalgas. Cuando las vértebras de la espalda baja, la pelvis o el sacro se desalinean y pueden ejercer presión sobre el nervio ciático provoca dolor, inflamación y entumecimiento.

El cuidado quiropráctico puede ser muy beneficioso por las 3 razones que las mujeres embarazadas quieren ajustarse, pero también hay otras razones para comenzar la atención quiropráctica durante el embarazo.

El objetivo principal de la quiropráctica es asegurarse de que el sistema nervioso funcione correctamente. Esto es especialmente importante cuando estás embarazada. Queremos asegurarnos de que su cuerpo funcione correctamente para que podamos darle a su bebé el mejor ambiente posible para desarrollarse. Todo lo que come, bebe y hace, afecta al bebé de manera positiva o negativa.

Asegurarse de tener un sistema nervioso que funcione correctamente solo puede tener un efecto positivo en un feto en crecimiento y hará que tenga un sistema inmune que funcione correctamente. Todos los cambios hormonales que tienen lugar durante el embarazo, pueden disminuir la función inmunológica y hacer que la madre sea susceptible a la enfermedad. La atención quiropráctica equilibrará el sistema nervioso, sistema linfático y el sistema musculoesquelético para permitir que su sistema inmunitario funcione al 100%.

La atención quiropráctica también puede ayudar a las mujeres embarazadas a reducir el riesgo de cesárea. Si bien algunas mujeres pueden optar por una cesárea, generalmente ocurre en tiempos de emergencia o riesgo. Ver constantemente a un quiropráctico para asegurarse de que la pelvis y el sacro estén alineados correctamente puede reducir este riesgo.

Un estudio reciente encontró una fuerte relación entre las mujeres que vieron a un quiropráctico durante el embarazo y una menor incidencia de cesáreas o la necesidad de usar fórceps durante el parto.

Durante los últimos 3 meses de embarazo, el cuerpo experimenta muchos cambios para prepararse para el parto. Las hormonas relajan y estiran los músculos de la pelvis y su abdomen parece caer a medida que el bebé desciende al canal de parto. Un aspecto importante de este tiempo es la posición del bebé en el útero. Si el bebé no está posicionado correctamente, el parto puede ser difícil e incluso peligroso. El cuidado quiropráctico puede ayudar a asegurar que la pelvis esté alineada adecuadamente para permitir que el bebé tenga una posición óptima en el útero.

También se ha demostrado que la atención quiropráctica ayuda al cuerpo a prepararse para el parto. En promedio, las mujeres que reciben atención quiropráctica durante su primer embarazo reducen su tiempo de trabajo de parto en un 21%, mientras que las mujeres que ya han dado a luz encuentran que el tiempo se reduce en un 31%.

Los beneficios de la atención quiropráctica no terminan una vez que ha dado a luz.

El parto puede ser traumático tanto para la madre como para el bebé. No solo puede volver a desalinearse la pelvis, sino que el bebé también puede experimentar subluxaciones durante este proceso.  Es muy importante asegurarse de que tanto la madre como el bebé sean examinados lo antes posible después del parto para permitir que el cuerpo tenga suficiente flujo nervioso ininterrumpido para permitir que el cuerpo sane y se desarrolle adecuadamente.

En nuestra oficina, nos encanta cuidar a las mujeres embarazadas, bebés y niños de todas las edades. Nuestra misión es cambiar la forma en que nuestra comunidad piensa sobre la salud. ¡Qué mejor manera de hacerlo, que hacer crecer una generación saludable de niños!

Para mas información, puede llamar al 305.800.7746, o visitarnos en 1336 NW 84th Ave, Doral, FL 33126. 

www.elitespinegroup.com

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Send this to a friend