En tiempos de coronavirus es momento de hacer sonreír a los niños

 

 

Por: Diana Bello Aristizábal

 

 

Afirmar que este año fue complicado para los niños es quedarse corto. No solo tuvieron que dejar de ir al colegio, sino aprender a vivir con el miedo constante a un virus y, en la mayoría de casos, con la ansiedad de ver a sus padres enfrentar problemas económicos.

Pese a esto, no existe un mejor momento del año para compensarlos por lo mal que la han pasado que la Navidad, una época de cenas familiares, eventos navideños y, por supuesto, regalos debajo del árbol.

Desafortunadamente, no todos los padres pueden comprar juguetes. Aunque esto siempre ha sido así, este año la cantidad de personas que necesitan una mano ha aumentado sustancialmente y probablemente algunas familias no podrán obsequiar nada a sus hijos si no reciben ayuda.

Por esta razón, hoy más que nunca es una prioridad de todos compartir con los más vulnerables porque aún si sentimos que nuestras dificultades son inmensas, basta con mirar alrededor para darnos cuenta que siempre hay alguien que la está pasando peor.

Por fortuna, existen muchas fundaciones en el sur de la Florida que se dedican a recoger juguetes para niños en condiciones vulnerables. En Doral Family Journal le contamos sobre una de ellas.

 

Li’l Abner Foundation: Regalando sonrisas por más de una década

Esta fundación fue creada por Raúl Rodríguez en el 2009 en un parque de vehículos de remolque del condado de Miami-Dade en el que actualmente hay alrededor de 3 mil habitantes de escasos recursos.

Raúl creció en ese lugar viendo a sus vecinos sortear dificultades económicas y vivir inmersos en las drogas y otras problemáticas. Por eso, al convertirse en adulto y padre decidió ayudar a su comunidad.

“Su mayor motivación era darle un buen ejemplo a sus hijos y enseñarles que no todas las personas pueden vivir bien económicamente. El quería mostrarles que se debe compartir con los más necesitados algo de lo que se tiene”, cuenta Francisco Ruiz, director de la fundación.

Fue así como organizó el primer ‘Thanksgiving batch’ en el parque de remolques con el propósito de reunir a su comunidad en una verbena para brindarles alimentos y entretenimiento y obsequiar juguetes a los niños.

Esta iniciativa, que luego pasó a convertirse en una fiesta tradicional de fin de año, marcó el inicio de la fundación que tiempo después se trasladó a otra sede e incluyó otras actividades.

Hoy, a través de la fundación también se ofrecen tutorías académicas y clases de disciplinas deportivas como el baile, el taekwondo y el tiro al arco a niños, de kindergarten a 12 grado, con dificultades económicas. Ellos pueden pagar una pequeña matrícula por los servicios o recibirlos de manera gratuita.

Este año se iba a llevar a cabo la onceava versión del evento de acción de gracias. Sin embargo, debido a la pandemia del coronavirus fue cancelado y, en su lugar, se creó otro evento denominado ‘Christmas toy give away’ en el cual el pasado cinco de diciembre las personas donaron juguetes desde sus vehículos.

Pero aunque este evento ya pasó, hay otras oportunidades para donar juguetes. El próximo domingo 20 de diciembre, como es costumbre cada año, se hará otra entrega en la sede de la fundación que beneficiará a los cerca de 100 niños que hacen parte de ella.

“Necesitamos que los donen con tiempo para poder separarlos por edad y por género y así empacarlos adecuadamente. Para evitar propagar el coronavirus, la idea es que cada niño llegue y recoja su juguete”, aclara Francisco.

No obstante, más allá de obsequiar juguetes, ofrecer tutorías y actividades deportivas, la fundación tiene otra misión que es igual de importante. Se trata del proyecto ‘Disney on Wheels’, a través del cual 16 niños del condado de Miami-Dade en condiciones médicas especiales visitan los parques de Disney durante tres días con todos los gastos pagos.

El proyecto nació en el 2018 y, desde entonces, cada año un grupo de niños que nunca han visitado los parques ni tienen los recursos para hacerlo son elegidos para viajar a Orlando junto a sus familias.

“Raúl es dueño de una compañía pequeña de ambulancias y destina ocho ambulancias para transportar a los niños porque muchos están en sillas de ruedas, necesitan oxígeno o están entubados”, explica Francisco.

Asegura que el proyecto es bonito pero triste al mismo tiempo. “El primer año que viajamos, una de las niñas beneficiadas murió una semana después de regresar. Sus padres nos manifestaron que ella estaba esperando ir a Disney antes de partir y nos dieron las gracias por cumplirle su deseo”, recuerda Francisco.

La posibilidad de cumplir sueños y brindar felicidad a niños que están en condiciones médicas serias es su mayor motivación y sus valores religiosos la base sobre la cual orienta sus acciones. 

“Raúl y yo estudiamos en una escuela cristiana católica en la que nos enseñaron que debemos convertirnos en personas de servicio y amor para los demás sin esperar nada a cambio. Nos estimula saber que los niños han llegado a la próxima etapa de su vida y que hemos sido una pequeña luz para ellos”, comenta.

El próximo viaje, que será el cuarto programado por la fundación, se llevará a cabo los días 12, 13 y 14 de marzo del 2021 y aún necesitan de la contribución económica de todos para poder llevarlo a cabo.

Quienes quieran donar dinero a esta causa o llevar juguetes a la fundación pueden comunicarse con Francisco al número (305) 479.5140 o visitar la página web www.lilabnerfoundation.com

 


 

Otros lugares para donar juguetes o dinero en esta Navidad

– Fundación Ismael Cala: https://calafoundation.org/

– Amigos for kids: www.amigosforkids.org / Teléfono: 305-297-1155

– YWCA South Florida: Se pueden llevar donaciones al Marta Sutton Weeks Center localizado en la 351 NW 5 Street, Miami, Florida 33128 hasta Diciembre 16.

– Miami Rescue Mission: http://www.miamirescuemission.com/toys

– Nicklaus Children’s Hospital Foundation: https://give.nicklauschildrens.org/ways-to-give/donate-items/toy-drive

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Send this to a friend