Igualdad de Derechos para las Mujeres: Una Historia Sin Fin

¿Llegará alguna vez el día?

 

Por: María Alejandra Pulgar

 

 

El Día Internacional de la Mujer se ha celebrado el 8 de marzo durante más de un siglo, y cada año se asumen compromisos en todo el mundo para realizar cambios en las cuestiones de prejuicios y desigualdad de género. Pero el cambio definitivo no llega nunca.

Estamos en el siglo XXI y todavía hay niñas en el mundo sin  acceso a escuelas, mujeres que no ganan el mismo salario que sus pares masculinos por el mismo trabajo o que son ignoradas para ascensos o puestos de liderazgo. En el país más poderoso del mundo, apenas este año una mujer se convirtió en vicepresidenta por primera vez. Todavía hay muchos techos de vidrio que romper.

Celebrar los logros de las mujeres es fundamental, pero no suficiente. La sociedad necesita acelerar su evolución para comprender que, independientemente del género de quienes las toman, las decisiones deben ser justas y las oportunidades deben estar abiertas para todos los seres humanos porque eso es lo correcto. Depende de las familias criar a sus hijos con esa conciencia para lograr pronto una conclusión a la historia interminable de la lucha por la igualdad de género.

 

Problemas que enfrentan las mujeres hoy

Este año el tema del Día Internacional de la Mujer es #ChooseToChallenge, con el objetivo de desafiar a la sociedad y generar conciencia sobre los principales problemas que aún enfrentan las mujeres en todo el mundo, asumiendo la premisa de que cuando se discuten los asuntos es más probable llegar a soluciones.

Según un reciente estudio de Pew Research, los puntos de igualdad de género más importantes son: equidad salarial; discriminación de la mujer en oportunidades de promoción, contratación y educación; mejor remuneración para manutención y licencia por maternidad / paternidad; representación en el liderazgo legal, político y empresarial; Derechos reproductivos; acoso sexual y violencia; equilibrio sobre los roles tradicionales de género en la sociedad; valor y reconocimiento de las contribuciones sociales; papel de la mujer en las fuerzas armadas y una participación equitativa en las responsabilidades del cuidado de los niños.

El estudio también muestra que la mayoría de quienes consideran que EE. UU. no ha avanzado lo suficiente en la igualdad de género piensan  que los principales obstáculos son las diferencias legales en los derechos que tienen las mujeres en comparación con los hombres, así como la falta de suficientes mujeres en los puestos de toma de decisiones, y las expectativas que la sociedad deposita en los roles y responsabilidades de mujeres y hombres en la familia.

Las mujeres pueden votar en los Estados Unidos apenas desde 1920 cuando se adoptó la 19ª enmienda. Todavía se considera el mayor logro en los derechos de la mujer, porque abrió las puertas para que ocuparan cargos públicos y apoyaran la aprobación de leyes para mejorar su propia protección. El derecho al voto llegó después de medio siglo de marchas, protestas, violencia y detenciones contra quienes lo promovieron. Los hombres han sido líderes predominantes en la sociedad desde el comienzo de la civilización y eso ha dificultado que las mujeres obtengan a lo largo de los siglos una posición de influencia equivalente en sus comunidades.

La creación de un mundo más inclusivo donde todas las personas tengan las mismas oportunidades de avance, sin prejuicios de género, depende de un esfuerzo mundial sostenido para crear conciencia sobre los problemas y celebrar los logros que demuestran las capacidades y habilidades de las mujeres; de ahí la importancia de celebrar el Día Internacional de la Mujer.

 

Liderazgo y apoyo a las políticas de igualdad de género

La Comisión de las Naciones Unidas sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer (UNWomen) fue creada para acelerar el progreso en la implementación de medidas para satisfacer las necesidades de las mujeres en todo el mundo, estableciendo metas y apoyando iniciativas de los países para crear leyes, políticas, programas y servicios en beneficio de mujeres y niñas.

En 2015, los líderes mundiales adoptaron 17 objetivos dentro de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Entre esos objetivos se encuentran la eliminación de la pobreza y el hambre; acceso a educación de calidad, agua potable y servicios de salud; protección del medio ambiente y la conservación de la paz e instituciones sólidas para apoyarlo.

Alcanzar la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer garantiza los derechos a la educación, justicia y economías que funcionen para todas las personas y un medio ambiente saludable ahora y para generaciones futuras. La eliminación de las desigualdades de género permitiría el trabajo de todos los talentos hacia el progreso mundial previsto en la Agenda 2030.

 Se esperaba que 2020 fuera el año en que los líderes mundiales acelerarían esos esfuerzos de igualdad y, lamentablemente, la pandemia de COVID interrumpió los planes. UNWomen informa recientemente que “las mujeres y niñas se enfrentan ahora a graves dificultades, incluidas tasas más altas de pobreza, mayores cargas de atención y una mayor exposición a la violencia. También se prevé que aumente el matrimonio infantil”.

El mundo ha dado un paso atrás en los esfuerzos por la igualdad de género y eso es trágico. El “logro de la paridad de género en la vida política está lejos”. Solo diez países tienen una mujer Jefe de Estado y 119 países nunca han tenido una mujer líder. De continuar esa tendencia, se estima que se necesitarán al menos 130 años más para lograr la igualdad en el acceso a posiciones de poder en todo el mundo.

¿Qué se puede hacer? Educar, movilizar y responsabilizar a los líderes con respecto al respeto, apoyo y empoderamiento del avance de las mujeres hacia los roles de toma de decisiones, y fomentar entornos y oportunidades seguros para que las niñas y mujeres prosperen en la escuela, el hogar, el trabajo y todos los roles en la sociedad.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Send this to a friend