La Generación Z está entrando al mercado de vivienda

La Generación Z se  vislumbra como los nuevos inversionistas inmobiliarios.

De acuerdo a una encuesta realizada por realtor.com, el 40 % de los miembros de la Generación Z aseguran que quieren tener una casa antes de cumplir los 25 años de edad

 

Por: Edda Pujadas

 

DORAL, FL – Muchos de ellos aun no tienen la edad legal para tomarse un trago de licor, pero ya están pensado en comprar su primera casa. Estamos hablando de la Generación Z, ese grupo de jovencitos nacidos entre los años 1996 y 2010, quienes están entrando en el mercado de la vivienda a jugar el rol de inversionistas.

Los más viejos de la Generación Z ahora tienen más de 20 años y muchos están comenzando a ingresar al mercado inmobiliario por primera vez, por lo menos así lo evidencian los datos del buró de crédito TransUnion que muestran que la compra de viviendas entre estos jóvenes se está disparando.

Un nuevo informe de TransUnion evidencia que el número de consumidores de la Generación Z que obtuvieron una hipoteca aumentó en un 112% desde el segundo trimestre del 2018 hasta el segundo trimestre del 2019. Esto quiere decir que, en el 2018, un total 150 mil jovencitos habían adquirido un crédito para comprar una vivienda y el año pasado esta cifra se elevó a 319 mil.

Una encuesta realizada por realtor.com entre miembros de la Generación Z, demostró que ellos aspiran tener una casa antes de cumplir 25 años de edad y la principal razón de esta ambiciosa meta es que quieren ser inversionistas. Están comprado propiedades económicas, no para vivir en ellas, sino para rentarlas, de tal manera que se paguen solas, mientras ellos siguen viviendo en la casa de papá y mamá.

Por ejemplo, el precio promedio de una propiedad comprada por los jóvenes de la Generación Z es de $160 mil dólares, dan una inicial del 10% ($16 mil dólares) y seguramente, no le ganan nada de momento, pero se paga sola con la ganancia de la renta y en unos 15 años, ya tienen la vivienda pagada más la apreciación del inmueble.

Y es que esta nueva generación tiene una inclinación empresarial. Muchos de ellos están evitando una carrera profesional tradicional, optando por un trabajo independiente, que les permita tener más opciones que las generaciones mayores que han tenido que vivir y luchar contra crisis financieras.

Esta inclinación empresarial de la Generación Z se apoya mucho en su masivo uso de la tecnología. La era de internet ha abierto formas para que las personas se sumerjan en la inversión inmobiliaria sin tener que abandonar su hogar, sin embargo, este plan para abrirse paso como inversionistas, tiene tres grandes obstáculos: los Millennials (la generación que los precede y nacieron entre 1981 y 1996), los Baby Boomers, nacidos entre 1946 y 1964; y el descenso de las tasas de intereses inmobiliarios en los últimos meses.

Por qué?  Los Millennials, que han sido criticados por entrar tarde al mercado inmobiliario, están despertando ahora, representando el 34% del total de las ventas de viviendas realizadas en el 2019. Si bien, vivieron muchos años rentados en zonas más orientadas al entretenimiento, como Brickell o Miami Beach, ahora prefieren los suburbios y sectores más económicos para comprar y vivir, por lo que están entrando en una lucha con los miembros de la Generación Z por el inventario de viviendas disponibles que cada vez es menor, especialmente en el rango de precios que buscan los más jóvenes.

Por su parte, los Baby Boomers también están interfiriendo en los planes empresariales de los más jóvenes (muchos de ellos sus propios nietos), pues no se quieren mudar. Ya pagaron sus casas, están cómodos porque sólo deben pagar los impuestos a la propiedad (sobre los cuáles tienen exenciones), el seguro y la asociación de propietarios, así que ya no están interesados en vender, lo que también está limitando el inventario de viviendas.

Los intereses para la compra de viviendas han descendido a los niveles más bajos en los últimos 50 años, llegando a límites de 2.98% para préstamos a 30 años. Esta abismal bajada de intereses ha hecho que aumente el número de compradores, limitando cada vez el inventario de viviendas existentes y por ende, disminuyendo las opciones para los jóvenes inversores que, ahora, deben estar dispuestos a realizar ofertas más sólidas si de verdad quieren comprar una propiedad.

 

 ¿QUÉ BUSCAN LOS JOVENES COMPRADORES?

Los miembros de la Generación Z tienden a ser enérgicos, entusiastas y dispuestos a escuchar y aprender, lo que puede compensar su falta de experiencia. También son expertos en tecnología, prácticos y detestan perder tiempo y dinero, así que, para ellos, la mejor forma de buscar algo es online.

Los Millennials y la Generación Z tienen una edad cercana y tienen estilos de comunicación similares, valorando la educación continua, la libertad, la flexibilidad y la estabilidad, por lo que, cuando buscan algo (que puede ser desde un lápiz hasta una casa) realizan controles diarios en plataformas digitales como Instagram, Snapchat y YouTube y confían en las revisiones, comentarios y recomendaciones de compradores previos.

Para ambos grupos generacionales comprar una vivienda es una buena inversión. Así lo asegura una encuesta realizada por el sitio web Porch, según la cual 86.4% de Millennials y 85.6% de los jóvenes de la Generación Z consideran el sector inmobiliario una productiva inversión que, además, está en crecimiento.

Estos dos grupos de adultos jóvenes buscan similares características en sus inversiones inmobiliarias: que sean económicas, que no haya que realizarle arreglos ni renovaciones porque no tienen tiempo ni dinero extra para ocuparse de esto y que tengan pocos gastos de mantenimiento.

Como, a diferencia de la Generación Z, los Millennials están buscando propiedades para habitarlas, también quieren que estas viviendas tengan espacios al aire libre, dispositivos inteligentes (termostatos de programación automática, cámaras de seguridad inalámbricas y cerraduras de entrada controladas por teléfonos inteligentes, por ejemplo) y eficiencia energética (están dispuestos a pagar entre un 2% y un 3% más por las mejoras que reducirían sus facturas de electricidad).

Si bien, el sector inmobiliario continúa siendo la oportunidad de inversión más lucrativa entre el público, su futuro depende de que los miembros más jóvenes del mercado se mantengan interesados, comprometidos y activamente moviendo su dinero, lo que ha se ha estimulado en los últimos tiempos por las significativas bajas en las tasas de interés hipotecarias.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Send this to a friend