La Utopía del “Buen Ciudadano de Doral”

Reflexiones sobre las elecciones, pasado y futuro de nuestra ciudad

 

Por: María Alejandra Pulgar

 

 

 

 

En enero 2021 cumpliré 20 años viviendo en Doral. Desde el principio me propuse entender el sistema, conocer quién era quién en el área y averiguar cómo se toman las decisiones que impactan a la comunidad. En mi país de origen, la flagrante falta de participación ciudadana propició el surgimiento de un gobierno con malas perspectivas; por ello era importante estar alerta por si surgiera alguna amenaza para la estabilidad de mi familia; Quería sentir realmente que pertenecía aquí, así que comencé a involucrarme.

En mi esfuerzo por conocer el entorno, encontré crónicas de la comunidad en el único periódico local distribuido en ese entonces. En esos artículos aprendí sobre el funcionamiento del gobierno local y las necesidades de los ciudadanos. Eso fue mucho antes de que aspirantes a políticos improvisados crearan periódicos cretinos solo para la temporada de elecciones, usándolos para difundir caliches y engañar a gente ingenua.

En aquel entonces, la West Dade Federation of Homeowners Associations y One Doral eran las dos organizaciones que trabajaban en el objetivo común de la incorporación municipal. Esos activistas eventualmente se convirtieron en fundadores de la Ciudad de Doral y crearon la comunidad que disfrutamos hoy. Algunos todavía están activos y a lo largo de los años han servido como oficiales electos.

Como residente, celebré con ellos la votación de incorporación en 2003 y la elección del primer Concejo Municipal. Entender la cultura, me permitió ver la importancia ser parte de la historia al presenciar el nacimiento de Utopía, con valores de honestidad y respeto mutuo, donde las familias y negocios podrían prosperar. Al involucrarme, entendí el sistema y me convertí en verdadero ciudadano de Doral y de este país.

La pasada temporada electoral me mostró que una parte cada vez mayor de los residentes de Doral tiene una necesidad urgente de educación sobre el origen y conceptos básicos del gobierno en la ciudad. Conocer esa información es fundamental para que la generación futura de aspirantes a líderes comunitarios esté mejor preparada para el trabajo, y sean personas que no hagan promesas vacías que evidencien su ignorancia y socaven la confianza de la comunidad en el liderazgo que la creó.

 

Autonomía y gobierno en Doral

La Liga de Ciudades de Florida describe la autonomía municipal (“Home Rule”) como “el poder más preciado que tiene una ciudad en Florida”, pues permite a una comunidad “establecer su forma de gobierno a través de sus estatutos y promulgar ordenanzas, códigos, planes y resoluciones sin la aprobación previa del estado”. El gobierno local es no partidista por definición, para garantizar que se atiende las necesidades de la gente, no los intereses de particulares o de un partido.

Tal nivel de toma de decisiones y autogobierno local requiere que los elegidos para liderar la comunidad exhiban valores sólidos, como honestidad, responsabilidad, compromiso y trabajo; si también tienen experiencia previa en el servicio público, aún mejor, pues experiencia y contactos apoyarán su desempeño en el puesto. Exigir determinadas calificaciones o conocimientos para oficiales electos sería ilegal,  pero los ciudadanos responsables de la comunidad deben mostrar sentido común al elegir a quién apoyar en una elección.

La Carta Constitutiva de Doral define al gobierno local como gobierno de Alcalde- Concejo-Administrador, donde un equipo electo, compuesto por un Alcalde y cuatro concejales, es el cuerpo legislativo que selecciona y nombra un Administrador de la Ciudad, quien supervisa la operación del municipio. El alcalde tiene los mismos privilegios legales y de voto que el resto del concejo, representa a la ciudad a nivel estatal, nacional e internacional y es la voz oficial de la ciudad frente a la comunidad. El alcalde no es un dictador sino uno más del equipo del Concejo.

 

Educar a los “Buenos Ciudadanos de Doral” para el liderazgo futuro

Los funcionarios electos del Concejo Municipal de Doral sirven un término de cuatro años, con la opción de reelección. Pueden postularse nuevamente después de un período completo fuera de la posición. Si una persona es reelegida, la responsabilidad de la cantidad de tiempo que esa persona sirve depende de quienes decidieron elegirla, pues la constitución no establece límites sobre la cantidad de veces que alguien puede postularse para un cargo dentro de las reglas de término.

El pasado noviembre, los resultados y la experiencia de los titulares convencieron a la mayoría de los electores de Doral que el ‘status quo’ es la mejor opción en este momento para la ciudad. Sin embargo, la cantidad de votos obtenidos por los contendientes no es en absoluto despreciable y debe ser un llamado a la acción para que el Concejo tome en consideración sus observaciones y necesidades.

Los líderes buenos y eficaces tienen motivación, templanza, autoconfianza y conocimiento.  Afortunadamente, el equipo que compone el Ayuntamiento de la Ciudad de Doral para los próximos cuatro años exhibe esas características y tiene la experiencia para seguir liderando a la comunidad en el camino del progreso y consolidación como ciudad modelo para todo el país.

El momento para que los líderes emergentes comiencen a prepararse para postularse para cargos públicos en el futuro es ahora. El utópico “Buen ciudadano de Doral” puede estar listo para liderar, a través de la educación sobre el gobierno, participación activa, y servicio efectivo a la comunidad. El resto de la comunidad también tendrá que educarse para saber cómo elegir sabiamente y no dejarse convencer por caras bonitas o promesas vacías.

 

 

One thought on “La Utopía del “Buen Ciudadano de Doral”

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Send this to a friend