Los secretos de una buena salud oral en los niños

Hábitos de higiene, visitas al odontólogo y seguimiento de los padres

 

Por: Diana Bello Aristizábal

 

De acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por su siglas en inglés), aproximadamente 1 de cada 5 niños entre 5 y 11 años tienen al menos una caries sin tratar. Pese a este panorama, tanto las caries como otras enfermedades orales se pueden prevenir siguiendo algunas pautas básicas desde una edad temprana.

Por esta razón, con motivo del Mes Nacional de la Salud Dental en los niños, que patrocina la Asociación Dental Americana, es necesario recordarles a los padres que deben tomarse el tiempo suficiente para educarse sobre el tema, fomentar una alimentación saludable, tener a la mano un kit de higiene apropiado y aprender la forma correcta de utilizarlo.

De esta manera podremos ayudar a revertir estas cifras y evitar problemas en el futuro. “Hay que incluir a los niños en el mundo dental desde una edad temprana con el fin de crear en ellos conciencia sobre la importancia de una buena higiene”, explica Sandra Zuluaga, odontóloga y licenciada registrada en higiene dental de Doral Dental Studio.

A continuación compartimos algunos consejos de los dentistas.

 

Rutinas de por vida

La aventura de cuidar los dientes de los niños empieza desde el primer mes de vida. Contrario a lo que muchos piensan, no hay que esperar a que los niños comiencen a ingerir alimentos sólidos para limpiar la cavidad bucal, pues con la leche materna se acumulan placa y gérmenes que con el tiempo favorecen las caries.

En esos primeros meses, los padres deben limpiar las encías con una gasa humedecida en agua. Luego, a los seis meses o cuando brotan los primeros dientes se puede optar por un cepillo de cabeza pequeña apta para bebés con el fin de ayudar a eliminar las impurezas. No se recomienda usar crema dental a esa edad.

Lo que sí se recomienda es evitar dejar a los niños pegados al biberón mientras duermen porque está comprobado que este hábito tiene una gran influencia en la llamada ‘caries de biberón’. “He visto niños que llegan al dentista a los 3 o 4 años con una caries generalizada en toda la boca por esta práctica”, asegura Sandra.

El problema no está en la leche, sino en los endulzantes y sabores artificiales (por ejemplo el chocolate o los cereales) que con el tiempo dañan los dientes al estar en contacto con ellos por un tiempo prolongado.

Sandra Zuluaga, odontóloga y licenciada registrada en higiene dental de Doral Dental Studio.

Cuando los niños tienen entre dos y tres años, aproximadamente, se puede emplear una crema dental sin flúor mientras aprenden que no deben tragarla, lo cual sucede entre los 4 y 5 años. En este punto, es muy importante crear una rutina de aseo atractiva.

“El momento de lavarse los dientes debe ser agradable, educativo y divertido. Por eso, siempre recomiendo a los padres comprar una crema dental apropiada para la edad del niño, sin menta y con motivos infantiles. La cantidad de crema dental que apliquemos en el cepillo no debe ser superior al tamaño de una arveja”, comenta.

De igual forma, también hay que elegir un buen cepillo de dientes. Este debe ser del tamaño correcto según la edad del niño (lo cual se puede ver en la etiqueta del producto) y de cerdas suaves. Cabe recordar que el éxito del cepillado recae más en él que en la crema dental, por esta razón hay que mantenerlo limpio y cambiarlo cada 3 meses.

Hay que tomarse el tiempo para mostrarles cómo cepillarse, pues muchas veces los padres están encima de sus hijos pidiéndoles que se laven los dientes pero realmente nunca les han dado un ‘paso a paso’ para que incorporen este hábito en sus vidas exitosamente.

La forma correcta de hacerlo es primero realizar movimientos circulares en el diente y luego hacer un barrido girando el cepillo 45 grados para que las cerdas queden entre el diente y la encía.

“No se recomienda el movimiento de arriba hacia abajo porque al ser repetitivo daña la encía, lo cual puede causar sensibilidad al dejar descubierta la raíz”, advierte Sandra Zuluaga.

Lo ideal es que el cepillado dure dos minutos; un minuto en los dientes posteriores y otro en los inferiores. En este tiempo es importante abarcar tanto la superficie externa como la interna de los dientes, la zona oclusal (con la que se mastican los alimentos) y procurar que el cepillo siempre esté en posición horizontal.

El siguiente paso es usar el hilo dental que hace el 40 por ciento del trabajo. Este se debe pasar por lo menos una vez al día en toda la dentadura; algunos dientes pueden repasarlos los adultos y otros los niños para que aprendan a manejarlo poco a poco sin hacerse daño y de forma efectiva. Este paso se debe realizar, incluso, con los dientes de leche, pues aunque no sean permanentes pueden dañarse y presentar caries.

Luego del hilo dental, el siguiente paso es limpiar la lengua con un raspador de lenguas o empleando la parte de atrás de los cepillos de dientes que incluyen esta función. “La lengua está llena de papilas gustativas que observadas en un microscopio son como pelitos que atrapan bacterias y gérmenes”, explica Zuluaga.

Por último, es necesario terminar la rutina de higiene con un enjuague bucal que tenga flúor. Este se encarga de terminar de barrer todo lo que quede en la boca. Ideal usarlo todas las noches antes de dormir.

Seguir estas recomendaciones puede ahorrarles a los padres dinero y tiempo sin dejar de lado las visitas al odontólogo que deben ser cada seis meses. “Un paciente que hace una buena higiene en casa y además recibe control periódicamente es un paciente que rara vez se enfermará”, dice el Dr. Andrés Cuartas, odontólogo general y quien dirige Doral Dental Studio.

“En odontología es más barato prevenir que curar”, agrega el especialista. Explica que muchas veces los padres por ahorrarse unos cuántos dólares posponen la visita al odontólogo y solo acuden cuando ya tienen un problema que, por supuesto, implica un gasto mayor al de la visita de control.

Quienes deseen comenzar las visitas de control, pueden aprovechar el especial de febrero en Doral Dental Studio que por $49 dólares ofrece a sus pacientes una radiografía panorámica, radiografías intraorales, exámen completo del dentista y una limpieza regular.

Doral Dental Studio está ubicado en 2100 NW 107th Ave, Suite # 106, Miami FL.  Para citas puede llamar al 305.882.9260 o enviar un correo electrónico a  info@doraldentalstudio.com.

Doral Dental Studio Dr Andres Cuartas

 

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Send this to a friend