Mitos comunes en la salud.

 

Charles Lascano, MD CAQSM.

Especialista en Medicina Deportiva. Centros Médicos Sanitas

 

 

MITO 1: Los suplementos y las hierbas medicinales son seguros para usar.

Desafortunadamente muchos de los suplementos y hierbas medicinales poseen riesgos potenciales para la salud en términos de efectos adversos y de interacciones con otros medicamentos. Muchos suplementos de venta libre se les han detectado contenidos farmacéuticos no identificados en la lista de ingredientes. Ejemplos incluyen productos vendidos como suplementos para bajar de peso (que contienen sibutramina o fenolftaleína, que son dos medicamentos retirados del mercado por la FDA), suplementos para mejor actividad sexual (que contienen el componente del Viagra), y suplementos para ganar masa muscular (que contienen esteroides anabólicos). Los que fabrican los suplementos no se les requiere que prueben la eficacia, seguridad, o calidad de sus productos antes de sacarlo a la venta y tampoco son obligados a reportar los efectos adversos a la FDA.

 

MITO 2: Los suplementos de vitaminas son una buena fuente de energía para el ejercicio físico.

Indiferentemente de la fuente de energía que use el cuerpo en el ejercicio, el resultado final es la producción de ATP.  El ATP es extraído de los alimentos que consumimos (grasas, carbohidratos, y proteínas) y ese ATP es requerido para las reacciones envueltas en la contracción muscular. La intensidad y duración de la actividad determina que clase de alimentos se necesitan.

Las vitaminas son un grupo de sustancias que se necesitan para la función normal de las células, crecimiento, y desarrollo, pero no son la fuente de energía para el ejercicio. Existe una diferencia entre obtener suficiente de estos nutrientes (que es saludable) y obtener mucho (lo cual puede ser dañino). Consumiendo una dieta saludable es la mejor manera de obtener las cantidades de vitaminas y minerales necesarias.

 

MITO 3: La osteoartritis se puede curar con hierbas, suplementos, vitaminas, y minerales.

El desgaste de la osteoartritis no es reversible con ningún tratamiento existente, sin embargo los síntomas pueden ser manejados efectivamente. Tratamientos de primera línea para la osteoartritis de rodilla incluyen ejercicio, terapia física, y el Tai Chi. Las hierbas, los suplementos, las vitaminas, y los minerales no son usados rutinariamente para esto debido a que se carece de evidencia demostrando su efectividad.

 

MITO 4: Si la gripe o el resfriado no mejora, es tiempo de usar antibióticos.

Antibióticos son medicamentos que destruyen o enlentecen el crecimiento de las bacterias. Estos incluyen un rango de medicinas fuertes que son usadas para tratar condiciones causadas por bacterias. Los antibióticos no sirven para tratar infecciones virales como la gripe o el resfriado.

Antes que la bacteria se multiplica y causa los síntomas, el sistema inmune puede usualmente matar esas bacterias. Las células blancas atacan las bacterias, incluso si ya hay síntomas, y el sistema inmune puede luchar la infección. Sin embargo algunas veces esto no es posible. En este caso los antibióticos son útiles. Los antibióticos actúan parando la formación de la pared de la célula o de sus contenidos, o evitando que la bacteria se multiplique.

En otras palabras el antibiótico debilita a la bacteria para que las células blancas vengan y maten las bacterias. La estructura del virus es diferente por lo tanto sería inútil tratar el antibiótico para esto, ya que el único efecto sería someter al cuerpo a los efectos adversos potenciales del antibiótico. Contrario a lo que muchos piensan, los antibióticos no actúan haciendo al cuerpo más fuerte.

 

MITO 5: La resonancia magnética es necesaria para diagnosticar la causa de los dolores musculo-esqueléticos.

La presentación clínica (que consiste en los síntomas y la historia de cómo empezó el dolor) y el examen físico apropiado del profesional de la salud, son las herramientas más importantes para diagnosticar cualquier dolor musculo-esquelético (dolor que afecta músculos, ligamentos, tendones, y huesos). En la gran mayoría de los casos, el diagnóstico clínico es todo lo que se necesita.

Cuando los estudios de imágenes son necesarios, las radiografías son usualmente el examen de primera elección ya que está disponible más fácil, y es más barato que la resonancia magnética. Es incorrecto asumir que las radiografías solo sirven para mirar si hay fractura. Las radiografías sirven también entre otras cosas para mirar si hay alguna calcificación, observar el espacio articular, buscar signos radiográficos de infección, o para localizar cuerpos extraños.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Send this to a friend