Residentes de Doral se unen para enfrentar la pandemia de COVID-19

 

Por: María Alejandra Pulgar

@marialepulgar

 

Marzo de 2020 será recordado siempre como el mes en que el mundo se detuvo.

Doral no es la excepción. La suspensión de las actividades escolares y el cierre progresivo de las empresas y oficinas públicas consideradas no esenciales para mantener la salud pública, ha impactado las vidas de los residentes y dueños de negocios.

El brote de Covid-19 fue declarado por la Organización Mundial de la Salud como una pandemia el 11 de marzo. Un mes después, a la fecha de cierre de esta edición, hay más de 1.800.000 personas afectadas en todo el mundo, 84 de ellas en la ciudad de Doral. Esos números incluyen solo a aquellos que han sido probados, y aumentan exponencialmente a diario a medida que hay más pruebas disponibles.

Mientras que en otros países el gobierno ha impuesto a todos sus ciudadanos limitaciones estrictas para controlar el brote, el enfoque en los EE.UU. se basa en el civismo y la responsabilidad social, guiados por medidas sugeridas por las autoridades locales y federales, en función de varios factores, como la densidad poblacional, la movilidad, la capacidad del sistema de salud e infraestructura, y otras características propias de sus localidades. Este enfoque busca mantener el delicado equilibrio entre preservar los derechos constitucionales y reforzar el cumplimiento de medidas extraordinarias que protejan la salud pública.

En esta emergencia ha sido evidente la influencia que tiene el “control y equilibrio” en las decisiones tomadas entre los gobiernos estatales y federales, ya que las autoridades locales son las que finalmente conocen las necesidades reales de sus comunidades. Por lo tanto, en muchos casos han tomado medidas de seguridad pública antes de que se hayan anunciado a nivel federal.

En medio del frenesí en las tiendas locales, donde los residentes buscaron suministros para preparar a sus hogares para un posible encierro voluntario u obligatorio, también aparecieron iniciativas orientadas a apoyar a los necesitados en la comunidad. Donde el distanciamiento social es ahora una regla, la responsabilidad social y la solidaridad surgieron, demostrando que la comunidad de Doral puede unirse para cuidarse mutuamente y superar la adversidad.

 Los ciudadanos emprenden iniciativas solidarias

Vecinos de Doral se han organizado para ayudar a los residentes mayores a realizar sus compras esenciales. Los padres guían a sus hijos en las asignaciones escolares virtuales. Un grupo de voluntarios hacen máscaras de protección para donar a los trabajadores de la salud. Otros residentes dieron consejos en los grupos en línea del vecindario sobre dónde encontrar papel higiénico, desinfectante o equipo de protección, o los lugares donde se ubican los centros de distribución de alimentos. Los residentes han utilizado sus talentos durante este tiempo libre forzado para ofrecer servicios que han demostrado ser esenciales en las circunstancias actuales.

Las redes sociales han sido herramientas poderosas para ayudar a las autoridades locales a mantener informados a los residentes, y para crear relaciones entre los productos y servicios disponibles en la ciudad que pueden ser entregados a domicilio o por conexiones remotas. Cuanto más apoyen los residentes de Doral a las empresas locales, más rápido se recuperará la economía de la ciudad cuando termine la emergencia y se empiecen a levantar las medidas de aislamiento social.

Aunque siempre hay excepciones, como quienes arrojan máscaras y guantes usados ??al piso en los estacionamientos, o el egoísta que compró todos los artículos de limpieza y papel higiénico disponibles en el supermercado, también hay muchas pruebas de empatía, solidaridad y consideración por el bien común entre las personas en Doral.

Mientras más rápido los residentes adopten las medidas de seguridad recomendadas por las autoridades para controlar la infección, menos casos aparecerán en Doral en las próximas semanas. Juntos podemos salir triunfantes al final de estos tiempos complicados. La paciencia y la prudencia son las virtudes que se deben fomentar para lograr ese objetivo común.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Send this to a friend