Semáforos inteligentes: La apuesta por el tráfico en Miami-Dade

 Doral fue una de las primeras zonas del condado en utilizarlos

 

Por: Diana Bello Aristizábal

 

Quienes vivimos en el condado de Miami-Dade sabemos que el tráfico puede llegar a ser un problema, pues cinco minutos pueden convertirse en diez fácilmente. ¿El resultado? Estrés y citas atrasadas. Pensando en esto, desde marzo de este año inició un proyecto de $169 millones de dólares de semáforos inteligentes que a largo plazo promete reducir los tiempos de viaje hasta en un 15%.

Bajo el nombre ‘Advanced Traffic Management System’ (ATMS), su objetivo principal será reemplazar la tecnología de los semáforos actuales del condado, que data de la década de los 80, por tecnología inteligente del 2016 o D227 que controlará el tráfico con una precisión y detalle nunca antes vistos.

Hasta el momento, se han puesto 340 semáforos inteligentes en todo el condado, de los cuales alrededor de 16 han sido situados en Doral a lo largo de la calle 36 a la altura de la Avenida 72 hasta la entrada de la Turnpike.

“En los próximos siete años, tendremos alrededor de 3,000 semáforos con esta tecnología en el condado”, anuncia Frank Aira, jefe de la división de señales de tránsito del departamento de transporte y obras públicas de Miami-Dade.

El proyecto estaba programado para iniciar en septiembre del año pasado, pero debido a la pandemia del coronavirus el trabajo comenzó en marzo de este año y ya se ha visto una mejoría del 10% en los tiempos de viaje en las zonas donde han sido situados.

 

Más luces verdes por trayecto

El valor principal de este proyecto es que los conductores tendrán la posibilidad de encontrar muchos más semáforos en verde en sus trayectos. “La meta nuestra es que siempre hayan entre 4 y 5 luces verdes seguidas por trayecto. Lo que queremos con esta nueva tecnología es que los conductores encuentren entre 8 y 9 por viaje para que las personas lleguen mucho antes a sus destinos”, aclara Frank Aira.

¿Y qué hay detrás de esta tecnología? Los semáforos tienen la capacidad de cambiar y ajustarse cada dos o tres minutos aproximadamente en función de la demanda real de tráfico del momento con la ayuda de detectores de tráfico y vehículos en las intersecciones. A esto se le conoce como ‘Tecnología de señal adaptable’.

Los semáforos reciben información sobre cuántos vehículos se están acercando, cuántos están esperando en una luz roja, cuántos han girado a la izquierda, cuántos han avanzado y cuántos vienen en dirección opuesta de tal forma que éstos pueden activarse en luz roja o verde por tiempos coordinados en pro de que haya una mejor afluencia de carros.

Por otra parte, también tienen la capacidad de ayudar a crear un ambiente más seguro en las calles al preveer y contrarrestar situaciones de peligro. Por ejemplo, en algunas intersecciones podrán prolongar una luz roja para que nadie cruce por delante en los momentos en que un vehículo que viene en otra dirección se esté aproximando demasiado rápido y haya sospecha de que vaya a pasarse una luz en rojo.

“De esta manera, el sistema comienza a ser inteligente siendo capaz de tomar decisiones más allá de lo que es la programación básica”, explica Frank.

Todo esto con el propósito de que la circulación en Miami-Dade deje de ser un dolor de cabeza para los miles de conductores que a diario se enfrentan con múltiples paradas y carriles que no avanzan. Al final, se espera que haya una mejoría general de al menos un 10% y hasta de un 15 o 20 por ciento en zonas específicas.

“En algunas áreas es más difícil que se vea una mejoría significativa debido a la configuración, tamaño y movimiento de la calle. Sin embargo, creo que en un año y medio más o menos los residentes del condado empezarán a ver cambios notorios en el tráfico en muchos lugares”, advierte Aira.

 

Doral: semáforos inteligentes + educación en la vía

Localmente, los semáforos inteligentes pueden representar un avance importante para la comunidad que a diario se queja no solamente de embotellamientos en la vía, sino de conductores agresivos e imprudentes que hacen giros prohibidos, se detienen donde no deben, no respetan las señales de tránsito, conducen con exceso de velocidad o, por el contrario, demasiado lento.

Este hecho sumado a que en Doral no hay tantas vías principales, como en otras zonas del condado, en las cuales puedan moverse sus residentes, hace de los semáforos inteligentes una óptima alternativa para mejorar el tráfico.

“Doral solo tiene unas pocas carreteras principales que deben mover a todos sus residentes, mientras en otras áreas urbanas altamente pobladas hay mayor conectividad entre las calles, por lo cual los conductores pueden tomar rutas alternativas. Como resultado de esto, casi todo el mundo llega a los mismos puntos y el desplazamiento se hace más difícil”, explica Aira.

Por esta razón, además de los aproximadamente 16 semáforos inteligentes que ya se han ubicado en Doral, una de las primeras en el condado donde se empezó a aplicar la nueva tecnología, la proyección es que a futuro haya cerca de unos cientos de ellos a lo largo y ancho del territorio. “Probablemente se construirán más de los que pensamos porque Doral sigue creciendo”, advierte Aira.

Los avances ya se comienzan a notar, pues en los puntos donde se han puesto, concentrados en la calle 36, se ha registrado una mejoría del 10% en el tráfico. Sin embargo, contar con la cooperación y buena educación de los conductores en la vía ayudaría a que este porcentaje subiera todavía más.

“Los residentes tienen que aprender a conducir con paciencia y con un espíritu de cooperación pero lo que vemos es que hay demasiadas personas manejando de forma agresiva, haciendo giros prohibidos, cerrando a los demás, deteniéndose donde no se debe o desplazándose más rápido de lo que va el tráfico. Como resultado, los tiempos de todos se atrasan en varios minutos”, explica Aira.

Por esta razón, la recomendación es no solo aprender a respetar las señales de tránsito y manejar con prudencia, sino planear los trayectos anticipadamente antes de subirse al vehículo utilizando para ello aplicaciones móviles como Waze, Google Maps y Maps de Apple.

Si los conductores aprender a planificar sus tiempos no estarán tan frustrados al volante y serán capaces de conducir de forma más paciente, lo cual mejoraría el tráfico en general y, por ende, la calidad de vida de todos los habitantes.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Send this to a friend