Sin estrés ni conflictos familiares, SOBREVIVIENDO AL PROM.

El prom se ha convertido es una especie de boleta de calificaciones de popularidad, basada en cómo van vestidas las jovencitas, lo cual les genera una presión social que transmiten a toda la familia

Edda Pujadas, @epujadas.-

El prom o baile de graduación, como se le conoce en español, es una tradición entre los estudiantes de último año de high school y es una forma de cerrar una etapa importante en la vida escolar, antes de ir a la universidad.  

El prom está basada en el antiguo baile de los debutantes, donde las jóvenes mujeres eran presentadas ante la sociedad. Las chicas de élite daban formalmente a conocer que estaban listas para salir con alguien, mientras un grupo de pretendientes cuidadosamente seleccionado observaba. Actualmente, tiene una connotación menos protocolar y se ha convertido en un gran festejo en el que chicos y chicas hacen gala de sus mejores atuendos. 

promJustamente en el hecho de que los jovencitos deseen verse lo mejor posible en esa noche soñada, es que comienza el estrés familiar que rodea al “prom”. La situación económica en muchos hogares no está como para andar de fiesta y menos para malgastar el dinero, en trajes que, rara vez, volverán a utilizarse.

Hay que reconocer que este baile puede salir muy costoso y para darse cuenta de ello, sólo hay que enumerar todo lo que se requiere. Para los chicos el traje, la camisa, la corbata y los zapatos de vestir. Para las chicas, el vestido, los zapatos, la cartera, los accesorios, el peinado, el maquillaje, las uñas… 

A estos gastos habría que agregarles algunos adicionales como las fotografías y hasta el transporte, pues hay chicos que desean llegar en limusina. Todos estos gastos pueden generar estrés a padres e hijos, pero hay muchas formas de ahorrar con tan sólo seguir algunos consejos básicos como,  por ejemplo, ponerse de acuerdo entre varios jovencitos que desean llegar en la limusina y pagarla entre todos. 

En la actualidad, la cultura de la fiesta de graduación tiene un estrés adicional: las redes sociales. En páginas como Instagram y Facebook, se pueden ver constantes publicaciones de fotos de los trajes, los arreglos, el maquillaje y el peinado. Estos álbumes fotográficos en línea son monitoreados con ansiedad, como si fueran barómetros de popularidad que dicen quién está “in” y quién está “out”, mientras que muchas chicas sopesan su valor personal con el número de “me gusta” que reciben en cada una de sus fotos.

A quienes les haga llegado el costoso momento del prom, pero son padres de un chico, la situación no es tan estresante, pues los varones, además de ser menos exigentes, requieren menor cantidad de accesorios y complementos. Por el contrario, a quienes tienen una bella hija preparándose para dicho baile, les recomendamos que se armen de paciencia y dedicación, pues ellas sí que son exigentes. 

Las chicas pretenden despilfarrar en vestidos y zapatos costosos, además del bronceado profesional, el peinado y el maquillaje, pues su idea del prom es emular un desfile por la alfombra roja de Hollywood, siendo una de las cosas más importantes, no escoger el mismo vestido que alguna de sus amigas. 

Es muy común, acercándose la fecha de la prom, ver como las jovencitas entran a los vestidores de las tiendas como más de 15 vestidos y al final, salen molestas, pues deciden que ninguno de ellos le queda bien. Lógicamente, son los padres quienes deben lidiar el resto del día con la frustración que generó en sus hijas no tener el cuerpo perfecto.

Así que antes de elegir el atuendo adecuado es recomendable tomar en cuenta factores como la edad, el tipo de cuerpo, los rasgos físicos y hasta el clima. Por ejemplo, para las delgadas se pueden elegir prendas ajustadas, mientras que aquellas que tienen mucho más volumen en el pecho y la cintura es mejor que lleven vestidos rectos. 

Las chicas deben recordar que su vestido debe hacerlas lucir femeninas y elegantes. El color debe estar acorde con el tono de piel y debe poner en evidencia la personalidad de la jovencita, pues cada quien tiene su propio estilo. Más allá de la belleza, la comodidad es muy importante, pues de nada servirá ser la chica más hermosa del baile si escasamente puede moverse. 

En resumen, el vestido tiene que ser formal y a la vez juvenil, sexy pero no vulgar, moderno y acorde a nuestro gusto. También tiene que estar dentro del presupuesto familiar y aunque esto parece una misión imposible, puede ser más sencilla y agradable si la búsqueda empieza a realizarse con tiempo. 

Las ofertas de Easter son una buena ocasión para comprar el vestido, los zapatos, la cartera y los accesorios a un excelente precio. Es muy importante, igualmente, verificar las políticas de devoluciones de las tiendas, pues también es bastante frecuente que las adolescentes cambien de parecer y el vestido que les pareció digno de una princesa, dos semanas después, no lo quieran utilizar ni como pijama.

En cuanto al maquillaje y el peinado, es aconsejable hacer las reservaciones en las peluquerías con suficiente antelación y estar al tanto de promociones de ciertas marcas de cosméticos que, en muchas ocasiones, ofrecen el servicio de maquillaje si usted adquiere sus productos. Estos especiales generalmente están disponibles en las tiendas por departamentos. 

Para las chicas que están dispuestas a colaborar un poco más con el presupuesto familiar, es una buena idea revisar videos en YouTube que las puedan ayudar con el maquillaje y el peinado y puede ser hasta divertido reunirse con las amigas para hacerlo juntas.

Pero para que esa noche especial esté llena de buenos recuerdos, lo más importante de todo es que los padres hablen con sus hijos sobre la importancia de mantener un buen comportamiento, obedecer las leyes, no consumir bebidas alcohólicas ni drogas y no ceder a presiones de otros compañeros para llevar a cabo actividades con las que no estén de acuerdo, como acciones violentas o encuentros sexuales irresponsables. Lo importante es pasarla bien, actuando responsablemente.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Send this to a friend