Buscando mejoras ambientales para Doral

El contrato entre el condado de Miami-Dade y la empresa Covanta Dade Renewable Energy Ltd para el procesamiento de la basura podrá renovarse en el año 2023 y tiene cuatro opciones más de renovación hasta llegar a los 20 años

 

Edda Pujadas

 

A pesar de que la planta procesadora de desechos sólidos ubicada en la 97 avenida de Doral asegura que cuenta con los sistemas más actualizados para controlar las emisiones generadas durante el tratamiento de la basura, los vecinos de la ciudad insisten en su preocupación por nuestro medio ambiente.

Es por esta razón que la concejal de Doral, Digna Cabral, sostuvo una reunión con el director del Departamento de Manejo de Residuos Sólidos de Miami-Dade, Michael J. Fernández, en la que analizaron las acciones que podrían tomarse para que el procesamiento de la basura deje de ser un problema para quienes viven y trabajan en Doral.

Hay que tomar en cuenta que, cada uno de los residentes del condado de Miami-Dade genera un promedio de 2000 libras de basura al año, por lo que, la primera pregunta que viene a la mente es qué podríamos hacer con estos residuos sin la existencia de los vertederos sanitarios y de las plantas procesadoras de desechos sólidos?

Por ejemplo, en la planta procesadora de desechos ubicada en Doral, administrada por la empresa Covanta Dade Renewable Energy Ltd, y en las que las instalaciones son propiedad del condado de Miami-Dade, se recibe más de un millón de toneladas de basura al año. Esta basura es tratada por un proceso de combustión que logra reducirla en un 90% y convertirla en ceniza.

Es precisamente la ceniza uno de los puntos comentados por la concejal Cabral durante la reunión al manifestar que este polvillo queda en el ambiente e incluso se puede percibir en las áreas comunes y los techos de las comunidades ubicadas al norte de Doral que, a pesar de que sean limpiados con frecuencia vuelven, rápidamente, a llenarse de estas cenizas.

“En esta reunión, hablo como concejal, representando las inquietudes de los pobladores de Doral, pero también como residente de la ciudad porque también me siento afectada por las operaciones de la planta, especialmente en lo que se refiere a los olores, que tienden a intensificarse durante los fines de semana y las cenizas”, comentó Digna Cabral.

Cabral señalo que entiende la importancia de las operaciones de la planta, pero que, ante la eminente renovación del contrato entre el condado de Miami-Dade y la empresa Covanta Dade Renewable Energy Ltd en el 2023 por cinco años más, le parece imprescindible considerar las implicaciones que esto tiene para los habitantes de Doral.

“Creo que debe tomarse en cuenta la posibilidad de mudar la planta de Covanta fuera del área residencial de Doral, hay incluso terrenos cercanos hacía el norte por la Turnpike que podrían considerarse. Creo que sería más útil que el condado invirtiera en trasladar la planta que en hacerle actualizaciones a las instalaciones existentes”.

La concejal de Doral, que ha expresado especial preocupación por el problema ambiental que genera el tratamiento de la basura, también le manifestó al director del Departamento de Manejo de Residuos Sólidos de Miami-Dade su curiosidad por saber cuáles son las inversiones que se piensan hacer en la planta para mitigar el impacto ambiental y los beneficios que traerían para los residentes, trabajadores y visitantes de Doral.

Recordó que, recientemente se llegó a un acuerdo con la empresa Waste Management, que administra las instalaciones del vertedero sanitario ubicado en la vecina ciudad de Medley para reducir la emisión de olores y mitigar el impacto ambiental: “En los próximos días, le daremos seguimiento al cumplimiento de las acciones acordadas”.

Por su parte, Michael Fernández destacó positivamente la importancia de esta reunión e hizo referencia a la importancia del trabajo que esta planta realiza en beneficio de toda la comunidad. “La empresa Covanta no sólo se deshace de la basura generada por los residentes de Miami-Dade, sino que además la convierte en energía, pues se reciclan los desechos y se transforman para producir 77 megavatios de electricidad las 24 horas del día, los siete días de la semana, suficiente para alimentar 29 mil hogares durante un año”.           

Michael Fernandez

Como director del Departamento de Manejo de Residuos Sólidos de Miami-Dade, Fernández explica que la empresa Covanta también recolecta al año 20 mil toneladas de metal para reciclar, suficiente para fabricar 13 mil automóviles. Con respecto a la ceniza, comenta que la misma se está tratando de utilizar como materia prima para la construcción.

“La basura tiene que ir a algún lado y mudar la planta no es una decisión sencilla ni unilateral, pues deben ser evaluadas las implicaciones ambientales, operativas y económicas de otra ubicación”, comenta Fernández. Indica que, además de mantener los desechos fuera de los vertederos, están comprometidos a garantizar operaciones seguras y minimizar los impactos ambientales.

Al considerar las implicaciones ambientales, es importante entender que, menos residuos en los vertederos sanitarios reducen las emisiones de gases de efecto invernadero en 870.000 toneladas de CO2 (dióxido de carbono) que sería como sacar 123 mil vehículos de la carretera durante un año.

En Covanta, la basura se descarga herméticamente, pues hay sistemas de puertas automatizadas que se abren para que entren los camiones de basura y hasta que las compuertas no se cierran totalmente, no se inicia el proceso de descarga de los desechos. Igualmente, se cuenta con equipos succionadores que absorben el aire durante el proceso de quema de la basura, así como con sistemas especializados para el control de olores.

Al destacar la importancia de las operaciones de Covanta en Doral, Fernández manifestó que la misma cumple con todos los requisitos legales y ambientales a nivel local, estatal y federal, es un componente indispensable del sistema de disposición final de desechos generados en Miami-Dade, genera empleos locales y en lugar de gastar energía, la ahorran y la producen.

Si bien la concejal Digna Cabral está consciente de los esfuerzo realizados por Covanta para mitigar el impacto sanitario, insistió en la importancia de buscar soluciones definitivas al problema del olor, mientras que Fernández recalcó que están comprometidos a garantizar operaciones seguras y minimizar los impactos ambientales, por lo que trabajarán en conjunto con la Ciudad de Doral para aplicar las medidas necesarias para proteger el medio ambiente.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Send this to a friend