¿Conoce realmente a su proveedor de atención médica?

Su salud y bienestar siempre deben estar en primer lugar. Por eso nunca se ponga en manos de profesionales que no cuenten con una licencia válida y activa.

 

Por: Diana Bello Aristizábal

 

DORAL, FL – Estamos en el mes de los cambios y los nuevos propósitos. Por esta razón, en esta temporada muchas personas están pensando en realizarse procedimientos estéticos, ponerse al día con los exámenes médicos pendientes o tratarse esa molestia que los persigue desde el año pasado.

Si este es su caso, lo primero que hay que saber es que además de buscar un profesional competente que satisfaga sus demandas y necesidades, es vital que este cuente con una licencia válida y activa para tratarlo sin importar el campo en el que opere (médico o estético).

Aunque lo anterior puede parecer obvio para muchos, la realidad es que el Programa de Actividades sin Licencia (ULA por sus siglas en inglés) del Departamento de Salud de la Florida, a través de la Unidad de ‘Medical Quality Assurance’, recibe e investiga constantemente denuncias por este hecho.

Esta unidad se encarga de regular las licencias de los profesionales de la salud en la Florida, así como de investigar denuncias, estándares de cuidado, desviaciones y deficiencias de los profesionales autorizados. Esto quiere que usted como paciente no solo debe verificar que quien lo atienda cuente con una licencia sino también que lo haga de forma responsable y bajo los parámetros que exige la ley.

Como sabemos que se trata de un tema delicado, a continuación le contamos todo lo que necesita saber para detectar y reportar a un profesional no autorizado. Ejercer sin licencia se considera un delito grave de tercer grado que tiene como consecuencia, entre otras cosas, una multa de al menos $ 1,000 dólares y un año de encarcelamiento.

 

Observe, analice y pregunte

De acuerdo con el Departamento de Salud de la Florida, cuando se trata de determinar si un proveedor de servicios de atención en salud está operando sin una licencia válida y activa, hay que considerar varios aspectos.

El primero de ellos es la forma en que el centro médico o estético y/o el profesional de la salud promocionan sus servicios. En este sentido, quienes no cuentan con una licencia, generalmente no hacen mucha publicidad de su negocio, exhiben carteles o letreros que por su apariencia parecen ser temporales, no tienen una página web ni publicidad en línea o publican anuncios en páginas web de dudosa reputación.

Do you really know your healthcare provider?

Por eso, es común que estos lugares consigan a sus clientes o pacientes a través de referencias personales o lo que se conoce como el ‘voz a voz’. Por supuesto, esto no quiere decir que los profesionales de la salud autorizados no puedan darse a conocer de esta manera, pero estos generalmente combinan el ‘voz a voz’ con la utilización de otros medios de promoción más visibles y masivos.

Con respecto a este punto, es preciso aclarar que un proveedor de servicios en salud está obligado a incluir el número de su licencia en cualquier pieza publicitaria que utilice para promocionar sus servicios.

Además de lo anterior, otro aspecto a considerar es el lugar en el que se ofrecen los servicios, así como las condiciones en que este se encuentre. Sospeche de un proveedor si opera en una vivienda o garaje o en cualquier otro establecimiento no convencional.

También prenda sus alarmas si no hay a la vista suministros o equipos médicos o hay muy pocos; si observa que utilizan artículos domésticos comunes (por ejemplo de Home Depot, Lowes u otras ferreterías), si no hay licencias, diplomas, inspecciones o certificados sin expirar colgados en las paredes, y el personal es evasivo cuando se pregunta por ellos, y si el lugar se ve sucio y desordenado.

Hay que aclarar que de acuerdo a los requerimientos del Departamento de Salud de la Florida, los proveedores de servicios de salud deben exhibir licencias de este estado y no de otros.

Por otra parte, hay que considerar algunas prácticas que pueden indicar la ausencia de una licencia en nichos específicos del mercado de la salud. En el dental, por ejemplo, es una señal de alarma que los proveedores busquen personalmente a sus pacientes para darse a conocer o utilicen equipo dental portátil.

En el caso de las farmacias, tenga cuidado si el establecimiento no cuenta con un farmacéutico licenciado dentro de su personal, recomendación que también aplica para los centros quirúrgicos que a veces son atendidos por asistentes quirúrgicos en lugar de médicos.

En cuanto al sector de la medicina estética, de acuerdo con la Sociedad de Cirujanos Plásticos de Miami es conveniente hacerse varias preguntas antes de seleccionar al profesional adecuado.

Algunas de ellas son: ¿Está el profesional certificado por el American Board of Plastic Surgery?, ¿en qué hospital se realizan los procedimientos? y ¿tiene dicho hospital un teléfono en el que se pueda verificar la veracidad de lo que indica el proveedor de servicios?

Según indica la organización, el valor de un médico certificado por la American Board of Plastic Surgery radica en que quien tiene tal certificación reúne estándares reconocidos a nivel nacional en cuanto a su educación, conocimiento, habilidades y experiencia.

De esta manera, el profesional no solo cuenta con una licencia para operar sino que además tiene capacitación médica y de seguridad especializada, reconocimiento de sus pares y la experiencia necesaria para que el paciente reciba el mejor resultado posible de forma segura.

En este campo es vital analizar el costo de los procedimientos, pues si parece ser demasiado bueno para ser verdad es porque probablemente lo es. Desconfíe de los procedimientos cuyos precios estén muy por debajo de los precios promedio del mercado.

Otras señales de alarma que aplican en general a todos los servicios de atención en salud son: Aceptar únicamente efectivo para el pago de los tratamientos, no aceptar ningún tipo de seguro médico y tener personal que no se vista de forma profesional.

Si usted sospecha que un determinado centro de prestación de servicios en salud o un individuo no cuenta con una licencia real, activa y vigente, el primer paso es verificar si su sospecha es cierta o no a través de la página web del Departamento de Salud de la Florida en el apartado ‘Licensing & Regulation’.

Recuerde verificar no solo la licencia de los centros de salud, sino de los individuos que prestan los servicios, pues muchas veces algunos lugares son legítimos y emplean a médicos con licencia, pero otros proveedores dentro del establecimiento no cuentan con licencia como, por ejemplo, aquellos que operan equipos radiográficos, Botox, tratamientos con láser o dispensan medicamentos.

Para reportar individuos o negocios que operan sin licencia, llame a la línea 1-877-HALT-ULA (425-8852), envíe un correo electrónico a HaltULA@FLHealth.gov o ingrese a las páginas web www.FLHealthSource.gov/ULA y www.flhealthcomplaint.gov/

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Send this to a friend