Estacionando en Doral: Problemas y oportunidades de mejorar

 

Por: Diana Bello Aristizábal

 

DORAL, FL –  Si usted vive o trabaja en Doral, probablemente ha tenido que enfrentarse con varios problemas relacionados con el estacionamiento. Quizás con frecuencia no encuentra un espacio para ubicar su vehículo, está cansado de que muchos no cumplan con las normas establecidas o del caos que se genera alrededor de las zonas más problemáticas para estacionar.

El ‘por qué’ de esta situación puede verse desde diferentes perspectivas, aunque la mayoría coinciden en que es una consecuencia natural del crecimiento de la ciudad, de que cada día cuenta con más habitantes y de un sistema de transporte público que muchos califican como poco eficiente.

Pero como se trata de generar discusiones productivas y no quedarnos en la inconformidad, Doral Family Journal habló con miembros de la comunidad, representantes de la ciudad y autoridades competentes para aclarar el panorama y analizar cómo podemos contribuir a que el estacionamiento mejore en nuestra ciudad.

Pocos cupos, sobrepoblación y mala educación

Para muchos, estacionar en Doral es todo un desafío. Este es el caso de Isabel Martin, residente de Doral, activista comunitaria, realtor y asesora de seguros en salud, quien considera que el principal problema es que hay negocios que operan en lugares donde no hay suficiente espacio para estacionar.

Para Martin, esto se evidencia especialmente en las iglesias donde se acumula una cantidad de vehículos superior a la capacidad del lugar. “La gente termina estacionando en la calle y bloqueando avenidas principales”, denuncia.

Una opinión similar tiene Érika Montero, residente de Doral desde hace 8 años. “Muchos lugares cuentan con tan poco espacio que la gente se vuelve creativa y estaciona en donde sea”, comenta.

¿Y cuál podría ser la solución? Isabel Martin opina que se debería sancionar a las compañías que infringen las regulaciones de estacionamiento. “Creo que antes de otorgar un permiso a una iglesia, por ejemplo, se debe calcular el impacto de esta en la ciudad de acuerdo al posible número de feligreses y la capacidad del terreno”, asegura.

Por su parte, Érika Montero considera que el problema radica en que la ciudad es poco accesible para el paso peatonal. “Acá no puedes moverte sin vehículo y en la medida en que todo el mundo requiere de uno para desplazarse, se agotan los espacios de estacionamiento”, dice, quien añade que una solución a esto sería incrementar el número de áreas permitidas para parqueo en las zonas más problemáticas.

De acuerdo con Lilia Pozos, habitante de Doral desde hace dos años y especialista en comunicación, relaciones públicas y marketing digital, la falta de lugares para estacionar hace que muchos residentes no solo estacionen en áreas prohibidas sino, incluso, en zonas alejadas de su destino.

“Algunos centros comerciales se colapsan tanto que es necesario estacionar al frente en otro centro comercial. Si los estacionamientos fueran más grandes o se habilitara otro terreno para estacionar en esa zona, la gente no tendría que moverse”, comenta.

Pero para ella el tema no acaba ahí, pues considera que el sistema de transporte público empeora la situación. “Sé que contamos con el trolley, pero pienso que debería haber otras opciones para desplazarse a pie. En Brickell, por ejemplo, hay metro rail, buses y scooters, por lo cual no se requiere el uso del automóvil para moverse”, comenta.

Parking in DoralDe acuerdo con Isabel Martin, otro problema que impacta el estacionamiento es el hecho de que en una misma vivienda muchas veces habitan dos o hasta tres familias. “Las personas toman esta medida debido al alto costo de la renta y los condominios no tienen la capacidad de otorgar cupo a tantas personas”, explica Isabel Martin.

Por otro lado, le preocupa que muchos estacionan en lugares para personas con discapacidad. “Considero que la policía podría revisar con más rigurosidad los decal de ‘handicapped’ para asegurarse de que quienes los tienen en verdad los necesitan, pues conozco gente que los ha obtenido de forma ilegal”, opina. 

La Alcaldía responde

Teniendo en cuenta las inconformidades de los residentes, los departamentos de obras públicas y planificación y zonificación de la Ciudad de Doral respondieron algunas de las inquietudes de la comunidad.

Con respecto a la poca disponibilidad de cupos, el departamento de obras públicas comentó que el inconveniente principal es que el estacionamiento público actualmente no tiene restricción de tiempo, lo cual se evidencia en la zona del Downtown.

“No tenemos ordenanzas que restrinjan el uso de los parqueaderos en la calle, por lo cual las personas pueden estacionarse por el tiempo que deseen y no pasa nada. Por eso, queremos incentivar a la gente a estacionar por periodos cortos para que haya más rotación de vehículos”, explica Rita Carbonell, gerente de transporte de obras públicas.

Una forma de hacerlo es a través de parquímetros. Esta medida hace parte de un estudio que está realizando el departamento de obras públicas para mejorar el estacionamiento y que pondrá en conocimiento del Alcalde y el Consejo de Doral en octubre. De ser aprobada, contaríamos con parquímetros en la zona del Downtown.

Además de lo anterior, también está la poca disponibilidad de cupos en centros comerciales. Al respecto, Rita Carbonell explica que muchas zonas de la ciudad que actualmente presentan problemas de estacionamiento fueron aprobadas bajo los lineamientos del condado cuando Doral aún no se había constituido como ciudad.

“Esas zonas siguieron el criterio de Miami-Dade hace muchos años cuando la realidad de la ciudad era otra, por lo cual muchas veces no son compatibles con el crecimiento que está experimentando en la actualidad”, explica.

De acuerdo con Javier González, director de Acting Planning and Zoning, la asignación de cupos de estacionamiento que se hace a cada centro comercial está basada en la extensión del terreno en pies cuadrados y el uso de los locales.

“La única forma en que se aprueba la construcción de más cupos de estacionamiento es si se construyen más pies cuadrados en un determinado lugar porque no podemos controlar que un negocio sea exitoso, como es el caso de los restaurantes, y atraiga un mayor número de visitantes”, aclara.

Sin embargo, el departamento mantiene una lista de usos de cada centro comercial con el fin de ayudar a que la zona tenga más equilibrio con respecto al estacionamiento. “Cada vez que algún local nuevo quiere abrir, nosotros analizamos si el uso que está proponiendo mejoraría o empeoraría el estacionamiento”, asegura.

Con respecto al problema de estacionamiento que tienen algunas iglesias, Edgar Estrada, director de cumplimiento de código, asegura que tanto este tipo de establecimientos como cualquier otro que esté en la ciudad debe contar con una licencia ocupacional y un certificado de uso antes de abrir las puertas al público.

“Si no tienen estos documentos, se les envía una notificación de violación y se abre un caso que puede terminar en una multa. Sin embargo, no se abren casos solo por el hecho de que el estacionamiento se convierta en una dificultad”, aclara el profesional.

Lo que sucede con las iglesias, según el experto, es que muchas se construyen en zonas industriales que no están habilitadas para ese uso. “Estamos viendo que muchas comienzan a operar sin tener los permisos correspondientes”, dice.

Pero, entonces, ante este panorama, ¿qué soluciones propone la ciudad? De acuerdo con Rita Carbonell, la ciudad reconoce que hay desafíos en el tema del estacionamiento, por lo cual dentro del estudio que está diseñando obras públicas se incluirá una recomendación sobre construir garajes públicos controlados por la ciudad.

Por otro lado, se está tratando de implementar una ordenanza que permita prohibir el estacionamiento en áreas industriales donde actualmente se invade el espacio público y también se está contemplando otorgar etiquetas de estacionamiento a los residentes que no tienen dónde estacionar dentro de sus condominios en áreas públicas circundantes. 

Educación y enforzamiento de la ley

La Policía de Doral confirmó que tiene planeado reforzar al máximo las leyes de estacionamiento. “Sancionaremos a quienes estacionen en áreas para discapacitados, en donde hay señales de ‘no parquear’ y a quienes obstruyan el tráfico por estacionar mal”, asegura Fátima Nuñez, capitana de la Policía de Doral encargada de patrullas.

Con respecto a la práctica de obtener decals para ‘handicapped’ de forma ilegal, la policía explicó que no ha recibido denuncias al respecto, pero si monitorea constantemente que quienes estacionan en zonas para discapacitados tengan los permisos correspondientes.

Por su parte, Nancy Gómez-Fernandez, capitana de la policía encargada de los servicios de apoyo para el departamento, aclara que cada decal de ‘handicapped’ tiene un número que debe corresponder a quien está manejando el vehículo, por lo cual esta etiqueta es de uso personal e intransferible.

Hay que recordar que las multas más fuertes por estacionamiento recaen sobre quienes estacionan en zonas de discapacitados sin tener un permiso ($253 dólares), así como en zonas destinadas a la movilidad de personas discapacitadas que se reconocen por tener líneas blancas diagonales ($153 dólares).

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Send this to a friend