Doral se opone a la expansión del vertedero sanitario de Medley

 

Un total de 3500 direcciones residenciales y 80 direcciones comerciales están localizadas dentro de un radio de 2 millas de este relleno sanitario

 

Por: Edda Pujadas

 

DORAL, FL – Tanto residentes como comerciantes, trabajadores y autoridades de la ciudad Doral se oponen rotundamente a la expansión vertical solicitada por el vertedero sanitario de Medley.

La empresa Waste Management Inc. of Florida (WMIF, por sus siglas en inglés), que administra el vertedero sanitario ubicado en 9350 NW 89th Ave, en Medley, limitando al norte con la ciudad de Doral, está solicitando una modificación de su actual permiso para lograr su expansión vertical de 265 pies NGVD a 340 pies NGVD. Esto implicará también la ampliación de la vida útil del relleno sanitario en 10 años, permitiéndole operaciones hasta el 2036 en lugar del 2026.

Explica Maggie Santos que la Ciudad de Doral está solicitando al Departamento de Protección Ambiental de la Florida (FDEP, por sus siglas en inglés) que este permiso sea negado. “El Concejo Municipal aprobó la contratación de expertos ambientales para que nos asesoren legalmente y ya el abogado de la Ciudad presentó una petición que explica que este es un problema de calidad de vida y afecta a todos los ciudadanos que residen en Doral”.

La petición introducida ante el FDEP por el abogado de la Ciudad de Doral indica, entre otras cosas, los métodos ineficientes e inadecuados de gestión de residuos sólidos crean peligros para la salud pública, causan la contaminación del aire y los recursos hídricos, constituyen un desperdicio de recursos naturales, tienen un efecto adverso en la tierra valores y crean molestias públicas.

“La Ciudad de Doral también está solicitando que el FDEP deniegue cualquier permiso futuro de expansión de este relleno sanitario, vertical o de otro tipo, hasta que WMIF entre en cumplimiento de las normas existentes con respecto a la prevención o el manejo de los olores que emanan del vertedero”, agrega Santos.

Igualmente, la Ciudad de Doral requiere que WMIF realice inmediatamente un estudio para determinar la fuente específica de los olores que emanan de este vertedero para implementar estrategias de prevención de la contaminación y mejores prácticas de gestión para proteger la salud humana y el medio ambiente.

Ejemplos de estrategias de prevención de la contaminación y mejores prácticas de gestión en este vertedero incluyen, entre otros, una pared de lodo u otras maneras de contención o tratamiento entre la propiedad del relleno sanitario y los terrenos adyacentes y barrios residenciales; sistemas mejorados de recolección de gas; mejores programas de monitoreo en la fuente, perímetro y fuera del sitio; análisis de riesgos potenciales para la salud y desarrollo de un programa de comunicación con la Ciudad de Doral, sus residentes y comerciantes.

Para presentar esta petición la Ciudad de Doral se basó en el Estatuto de la Florida §403.707 que indica que una instalación de gestión de residuos sólidos no puede ser operada, mantenida, construida, expandida, modificada o cerrada sin un permiso apropiado y actualmente válido y que no debe significar una amenaza para el medio ambiente o salud pública.

La operación del relleno sanitario afecta negativamente a la ciudad de Doral y a sus 64 mil residentes y empresas por los olores nocivos que emanan del vertedero, que se exacerban con la lluvia, impactando negativamente la calidad del aire. Desde enero de 2016 hasta el 1ero. de agosto de 2019, la Ciudad de Doral ha recibido un total de 2542 quejas sobre el olor y los efectos negativos para la salud directamente relacionados con el vertedero.

La expansión no solo exacerbaría los olores nocivos, sino que también aumentaría los efectos negativos para la salud causados ??por la exposición al sulfuro de hidrógeno y otros componentes químicos, el incremento de la emisión de gases de efecto invernadero, incluido el metano, que inciden en el cambio climático.

También hay que tomar en cuenta que esta expansión limitaría las actividades al aire libre como trotar, andar en bicicleta, deportes grupales, caminatas, juegos en el parque con niños, mantenimiento de la propiedad, jardinería y parrillas, para evitar exponerse a este desagradable olor y al aire insalubre.

En el aspecto económico, el aumento esperado de estos olores nocivos reducirá el valor de las propiedades en Doral, afectando negativamente tanto a los dueños de vivienda como a los ingresos fiscales de la Ciudad de Doral que también se podrían ver impactos si empresas locales empiezan a abandonar nuestra jurisdicción por esta causa.

 

LA VOZ DE LA COMUNIDAD

Quienes conforman la comunidad residencial y laboral de Doral tampoco parecen estar muy felices con esta petición. Por ejemplo, Ann Ryan, quien además de vivir en Doral es una residente sumamente preocupada por el bienestar colectivo, considera que esta petición del vertedero sanitario de Medley es, sencillamente, ridícula.

“Yo creo que lo conveniente es que nos unamos para oponernos a está absurda solicitud. Este relleno no cumple con las regulaciones adecuadas a nivel ambiental, no colectan los líquidos de la basura, no tienen control de gases ni olores y trabajan con una tecnología de procesamiento de la basura que ya está obsoleta. No es justo que no sólo tengamos que convivir con este basurero en plena zona residencial, sino que ahora también pretendan expandirse.

Isis Alfonso no vive en Doral, pero trabaja en nuestra ciudad desde hace bastante tiempo y viene a diario. Para ella el mal olor se intensifica sobre todo cuando llueve, cuando las temperaturas son más elevadas o cuando hay mucho viento, provocando que los residentes se cohíban de realizar actividades al aire libre tan sencillas como salir a caminar con su perro, por lo que considera que la petición para el crecimiento vertical del basurero de Medley no debería ser aprobada.

“Sin embargo, creo esta solicitud del vertedero sanitario de Medley también nos debe servir para concientizarnos sobre el problema de la basura. La verdad es que los lugares destinados al procesamiento de desechos cada vez crecen más porque cada día nosotros generamos más basura. Está muy bien que todos nos unamos en contra de la expansión del basurero, pero con esa misma energía debemos unirnos para generar menos desechos. Reciclar, re-usar, son acciones que TODOS debemos incorporar en nuestras rutinas si queremos una ciudad más limpia, saludable y menos contaminada”.

Lorena Noguera vive en Doral y también trabaja aquí como agente de Real Estate, por lo que este tema le genera gran preocupación. “Con esta expansión aumentarían los olores, así como las incidencias en el ambiente y en nuestra salud. Una acción de este tipo afectaría negativamente a las inversiones residenciales en Doral pues alejaría a posibles compradores y causaría perdidas a los propietarios actuales que empezarían a ver una disminución en el valor de sus viviendas”.

Humberto Fernández es un comerciante de Doral, quien manifiesta oponerse totalmente a esta expansión. “Me opongo a la expansión y mantenimiento de este vertedero por el riesgo sanitario que representa. Genera malos olores, lo cual es muy desagradable para los habitantes y clientes de negocios y, por ejemplo, en caso de huracanes (sumamente comunes en la Florida) existe la posibilidad de que la basura se esparza por el condado, incluso en las playas, tal como sucedió en Fresh Kill Landfill en Nueva York. Realmente, no le veo ningún lado positivo a la expansión del basurero”.

Los más jóvenes también desaprueban esta solicitud. Geradinna Piccone y Ricardo Guercione, ambos de 19 años y residentes de la zona cerca del basurero de Medley, desaprueban esta solicitud.“No estoy de acuerdo con la expansión del basurero ya que está muy cerca de un área residencial, esto solo incrementaría el mal olor y el daño ambiental. Esto es pésimo para quienes quieran vivir o visitar la ciudad, la planta, además, produce gases dañinos para el medio ambiente y genera la proliferación de animales desagradables”.

Nataly Zambrano vive en Doral desde hace cuatro años y manifiesta estar en desacuerdo con la expansión del vertedero y, por ende, con la extensión de tiempo otorgado para sus operaciones. “Pienso que esta solicitud pienso se encuentra fuera del contexto de la planificación urbana y aumenta las probabilidades de problemas sanitarios en nuestra comunidad”.

En resumen, si el FDEP otorga la modificación del permiso de WMIF, la Ciudad de Doral sufrirá un daño irreparable, al causar lesiones graves a la salud física y emocional de sus residentes, trabajadores y comerciantes, pérdida de bienes y servicios que abandonen la ciudad y disminución de ingresos tributarios.

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Send this to a friend