HAWKBOARD: Evaluando los riesgos de su uso.

HAWKBOARD

El modelo de patineta denominado Hawkboard o Smart Balance Wheel puede alcanzar una velocidad entre 12 y 20 millas por hora, por lo que evaluar los riegos de su uso es un factor muy importante antes de permitir que sea empleada por los niños

Edda Pujadas, @epujadas

Treinta años después de que Michael J. Fox, interpretando al personaje de Marty McFly en la mítica película de ciencia ficción “Volver al Futuro”, se desplazara en una patineta voladora, el mercado de las patinetas está siendo revolucionado por una patineta que, si bien no vuela, es bastante futurista porque funciona con energía eléctrica.

La Hawkboard o Smart Balance Wheel, cuya marca más reconocida es Segway PT es, originalmente, un vehículo de transporte ligero giroscópico eléctrico de dos ruedas, con auto-equilibrio inventado por Dean Kamen y presentado en diciembre del 2001. Sin embargo, una nueva versión manos libres de esta patineta se ha empezado a comercializar en el 2015, teniendo un gran éxito en el mercado infantil y juvenil.

Quizás podamos describirla como una especie de patineta eléctrica e inteligente que se maneja según los movimientos del pie y algunos modelos traen control remoto y hasta dispositivos Bluetooth. Si bien su precio, el cual oscila entre 300 y 1,000 dólares no sea la característica más atractiva de este producto, la sensación que ha causado en los últimos meses permite pronosticar que sea uno de regalos navideños más populares.

El Segway PT original es producido por Segway Inc, una empresa de New Hampshire y su nombre se deriva de la palabra “segue”, que significa transición suave, mientras que PT es una abreviatura de transportador personal en inglés. Computadores simples, sensores y motores eléctricos en la base mantienen el dispositivo funcionado de manera rápida y tecnológica.

Utiliza sensores giroscópicos y sensores de nivelación a base de un acelerómetro para detectar los cambios resultantes en su ángulo de paso y para mantener el equilibrio, que impulsa las ruedas hacia delante o hacia atrás, según sea necesario. En el proceso, el usuario establece y luego mantiene una velocidad. Funciona mucho mejor en zonas pavimentadas.

Hay que recordar que la versión original de estas patinetas lleva un manubrio y se utiliza con fines laborales, especialmente para el desplazamiento de agentes policiales en las ciudades, vigilantes de centros comerciales o empleados de algunos parques temáticos, por citar algunos ejemplos. Sin embargo, esta versión sin comando manual, se comercializa con fines de entretenimiento.

Esta patineta eléctrica está diseñada para que los usuarios hagan menos esfuerzos y su experiencia de conducción sea más sencilla y divertida con un tiempo mínimo de aprendizaje. Aunque tiene neumáticos sólidos, no es 100 % resistente al agua, por lo que no es recomendable usarla para atravesar charcos.

En cuanto a la seguridad que ofrece esta patineta, la mayoría de los modelos incluyen protección de la inclinación, protección del límite de velocidad y protección de la batería baja. Alcanza una velocidad entre 12 y 20 millas por hora y cubre una distancia por carga entre nueve y 12 millas.

Las instrucciones para su uso son bastantes básicas, pues sólo indican que debe ajustarse la gravedad del cuerpo, mantener el equilibrio al igual que en una patineta tradicional y realizar los giros de forma lenta las primeras veces. Ante cualquier inconveniente, la recomendación lógica es saltar fuera de la patineta.

RIESGOS Y RECOMENDACIONES

Si bien la inquietud de muchos padres frente al “boom” comercial generado por estas patinetas sea la posibilidad de que su uso incremente el sedentarismo infantil, pues para emplearlas no se requiere ningún esfuerzo físico como en las patinetas tradicionales, los pediatras parecen estar más preocupados por el aumento de las caídas.

Los pediatras Georges Saliba y Jorge A. De Diego coinciden en señalar que, si bien las caídas son algo muy común en el uso de las patinetas, estos modelos electrónicos incrementan el peligro pues el jovencito no emplea la fuerza de su cuerpo para controlar la patineta, lo que limita la autonomía que el niño tiene sobre la misma.

“Creo que con estas patinetas los muchachos están más propensos a caerse que con las patinetas tradicionales. Si bien aún no existen estadísticas registradas respecto al uso de este novedoso sistema de desplazamiento, considero que el riesgo es mayor porque se controla de forma electrónica y no con el propio cuerpo y fuerza de quien la está utilizando”, comenta el doctor Saliba.

Para el doctor Saliba es vital que se tomen las mismas precauciones que cuando se monta en la patineta tradicional. “Me preocupa que, como esta patineta es más bien vista como un aparato electrónico, los muchachos se monten en ella a la ligera y sin protección. Eso es un error, es vital que usen casco, muñequeras, coderas y rodilleras para evitar lesiones”.

El también pediatra Jorge A. De Diego coincide con su colega al señalar, “ciertamente, estas patinetas electrónicas podrían aumentar el sedentarismo, pues no implican el más mínimo esfuerzo físico, sin embargo, me parece que lo que es realmente preocupante sobre ellas es el peligro de caerse, pues los niños no tienen un total control sobre las mismas”.

Comenta el doctor De Diego que en la patineta tradicional, el jovencito maneja los movimientos con su propia fuerza, sin embargo, en el modelo electrónico la patineta tiene más autonomía y como hay muchos modelos que incluso vienen con control remoto, es muy posible equivocarse al seleccionar la función que se desea. “Hay que estar muy alertas y prevenidos para evitar caídas en estas patinetas”.

Resumiendo la opinión de los especialistas, podríamos indicar que la mayor preocupación en torno a estas patinetas es el riego de lesiones graves, debido al poco control humano sobre este dispositivo, sin embargo, la facilidad de desplazamiento que permite, aunado a sus características tecnológicas, la han convertido en un producto muy atractivo para los más jóvenes.

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Send this to a friend