La salud al alcance de los residentes

 

Por Sophia Lacayo

Aun se me destroza el corazón, al repasar las escalofriantes imágenes del colapso del edificio Champlain Towers South, en Surfside. Confieso, que el día cero, cuando recataban al niño sobreviviente entre los escombros albergué un rayo de esperanza que comenzó a menguar, cuando el reloj irremediablemente no se detuvo.

 En ese momento crucial, difícil, se saca lo mejor de los seres humanos comprometidos y también se valora el papel de las instituciones u organizaciones. Uno de los primeros centros en movilizarse fue el Sistema de Salud del Jackson. Los médicos partieron con neveras portátiles cargadas de sangre para transfusiones en el lugar, bolsas para emergencias y la convicción de no descansar para salvaguardar vidas. El doctor Howard Lieberman, cirujano de traumatología, subrayó en ese instante: “Cada vez que se producen estos sucesos de víctimas en masa, a menudo se nos llama para que los médicos que están en la escena ayuden.

La comunidad de Miami tiene que saber que estamos disponibles para hacer estas cosas, con suerte, nunca (seremos) necesarios, pero siempre disponibles”. Esas palabras me hicieron dar gracias, conforme quizás porque en algún proyecto se invierte el dinero que pagamos usted y yo. Sí, cada año nosotros, los contribuyentes donamos más de 400 millones de dólares en fondos locales para ofrecer servicios médicos a todos los habitantes del condado de Miami Dade, sin importar su estatus migratorio o capacidad de pago. La misión del sistema de salud Jackson, es tratar a toda persona que llega a emergencias sin preguntar si tienen capacidad de pagar o no.

Eso es una máxima que desconocen personas de bajos recursos o indocumentados. O en nuestros países, cuando los testaferros de la izquierda radical se jactan en asegurar, sin argumentos que en los Estados Unidos si no tienes la capacidad monetaria te dejan morir: mentira. Por eso me congratula, la inauguración del nuevo campus médico, inaugurado recientemente en el Doral, en mi distrito. Eso permitirá, de manera inobjetable, expandir la atención médica a algunas de las comunidades residenciales y comerciales de más rápido crecimiento en el sur de Florida.

Así que, residentes del Doral, Westchester, Sweetwater, Hialeah y Miami Lakes, hagamos uso de esta joya de la medicina en nuestro terruño, que es nuestra. Recuerde siempre que NOSOTROS, en mayúsculas, ayudamos a financiarlo. Para algo sirve nuestro medio centavo (aunque eso es tema para un análisis más profundo).

 

 

Artículo pagado por ‘Mujer Empodérate’

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Send this to a friend