La violencia al volante se incrementa en nuestras calles.

De cada 10 conductores, 8 han estado relacionados con casos de ira.

Hay agresiones entre conductores alterados que van más allá de los golpes y hasta involucran armas de fuego.

 

 Por: Edda Pujadas

 

DORAL, FL –   Tras el lamentable incidente en que el actor mexicano Pablo Lyle golpeó a un hombre de 63 años en medio de un percance automovilístico y la víctima falleciera, el tema de la violencia la volante se ha convertido en un tema de gran preocupación para los conductores y las autoridades de tránsito.

Y no es para menos, pues según la Asociación Americana del Automóvil (AAA), ocho de cada 10 conductores se vieron involucrados en casos de ira en la carretera al menos una vez en lo que va del año. Desafortunadamente, estos casos no sólo cada vez son más comunes, sino que, en algunos casos, involucran hasta armas de fuego.

Según la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras (NHTSA, por sus siglas en inglés) cerca de dos tercios de las muertes por accidentes de tráfico en Estados Unidos involucran un episodio de manejo agresivo, seguido de un ataque de ira. De acuerdo a este estudio, alrededor de ocho millones de choferes estadounidenses han protagonizado episodios extremos de furia detrás del volante, incluyendo casos tan alarmantes como chocar intencionalmente a otro vehículo o abandonar el carro para enfrentar violentamente a otro conductor.

Las estadísticas también indican que los conductores masculinos más jóvenes (entre 19 y 39 años de edad) son significativamente más propensos conductas a violentas. Igualmente, la agresión vial es más común en aquellos choferes que han tenido conductas poco seguras detrás del volante como conducir a exceso de velocidad o irrespetar las señales de tránsito.

Signos claros de violencia vial son tocar la corneta agresivamente, trancarles el paso a los otros carros y gesticular obscenidades, a los cuales la gran mayoría de los conductores están acostumbrados y no alarman a nadie, sin embargo, en muchos casos estas conductas pueden ser el inicio de episodios mucho más graves con desenlaces fatales.

RECOMENDACIONES

A pesar de que el tema de la violencia vial se ha ido incrementando progresivamente en los últimos años, el oficial de información pública del Departamento de Policía de Doral, Rey Valdes, explica que este no es un problema nuevo. “Hace más de 30 años yo mismo fui víctima de un incidente de ira cuando un conductor se bajó de su vehículo, abrió mi patrulla y me sacó por la corbata.”.

“Fue un momento de mucha presión porque temí que me robara el arma. Afortunadamente, pude controlarlo y detenerlo, pero esto es un ejemplo de todo lo que puede suceder a raíz de un ataque de ira en las carreteras. Definitivamente, las consecuencias pueden ser desastrosas e irreversibles.”, explica el oficial Valdes.

Explica Valdes que, en nuestra ciudad de Doral, el más reciente caso de ira al conducir fue registrado en febrero de este año, el cual se inició en la 36 calle con 93 Avenida, siendo registrado en video a la altura de la 87 Avenida. “El caso está en manos de la Fiscalía y afortunadamente, hoy contamos con la tecnología del video que nos ayuda a dilucidar estos casos.”.

Para Valdes, como miembro de la policía de Doral, es muy importante que los conductores tomen conciencia de lo importante que es evitar incidentes de violencia en las carreteras. “Geográficamente, nuestra ciudad está en el área metropolitana de Miami, por lo que, diariamente, vienen a trabajar, a estudiar o simplemente pasan por aquí unas 100 mil personas, por lo que mantener la condura al volante es vital.”.

A finales del mes de marzo de este año, el Departamento de Transporte de la Florida (FDOT, por sus siglas en inglés) inició una campaña de social media, de la cual formamos parte, para educar a los conductores en la importancia de evitar la ira al volante. “Esta campaña se basa en una serie de consejos para evitar conductas violentas, siendo el primero de ellos algo tan sencillo como salir a tiempo, pues la mayoría de estos episodios suceden cuando las personas están muy apuradas.”.

Generalmente, todo comienza con una infracción de tráfico que hace molestar a otro conductor e inicia la cadena de agresiones visuales y verbales. Conducir muy rápido, salirle el paso y/o trancar a otros vehículos, manejar muy pegado a otro carro, irrespetar las señales de tránsito y tratar de apresurar el paso, son acciones desencadenantes de episodios violentos en las carreteras.

En vista es esto, el primer paso es no incurrir en ninguna de estas acciones, conducir con precaución, respetando las normas y señales de tránsito y ser cortes con los otros conductores. “Ahora, si usted es víctima de otro chofer violento, es recomendable evitar el contacto visual, mantener las manos en el volante, seguir concentrado en la carretera e ignorar los gritos, groserías y gesticulaciones agresivas.”, señala el oficial Valdes

“En caso de que el conductor agresivo lo persiga, la recomendación de las autoridades es conducir hasta un sitio público o incluso hasta una estación de policía. Jamás vaya a su casa, trabajo, lugar de estudio o sitios a los que acuda con frecuencia. Si está en una autopista, bájese en la próxima salida, aunque esto implique desviarse de su camino, en ese momento, lo más importante es alejarse de la persona con conducta violenta.”.

Valdes considera que es de suma importancia que jamás se baje de su vehículo, en ese momento el carro es su refugio y si usted abandona su automóvil para enfrentarse a una persona en actitud violenta, nada bueno puede suceder. Si se siente realmente amenazado, trate de obtener la mayor información posible como marca, modelo, color y chapa del otro carro, pues esto le permitirá hacer una denuncia en caso de que fuese necesario.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Send this to a friend