Más Allá del Color de Piel

Corregir Racismo, Segregación, Discriminación y Abuso para Transformar la Sociedad

 

Por: María Alejandra Pulgar

@marialepulgar

“Que el blanco sea blanco
Que el negro sea negro…
Depende ¿de qué depende?
De según como se mire, todo depende”

Pau Donés

 

El racismo es hijo de la ignorancia y el miedo, y sus consecuencias son la segregación, la discriminación, el odio y el abuso. Esos conceptos son difíciles de abordar en cualquier entorno social, especialmente en privado.

Sin embargo, es exactamente en privado donde deben discutirse primero y en profundidad, para educar a la nueva generación y acelerar el proceso de curación de las heridas intergeneracionales infligidas a la población afroamericana desde el momento en que los primeros africanos fueron traídos contra su voluntad a un puerto en Virginia, comenzando uno de los capítulos más sombríos de la historia estadounidense que, más de 400 años después, tiene consecuencias en la sociedad.

El problema no es que un grupo de vidas importe más que los demás; El punto es que si no se alcanzan pronto soluciones efectivas a la discriminación racial, la segregación social y la administración desigual de la justicia, casi el 15% de la sociedad estadounidense continuará sufriendo, y eso no es correcto. Las soluciones efectivas se alcanzarán solo a través de mejoras en la administración de justicia y educación y con participación cívica de todos los ciudadanos, siendo solidarios entre sí,  sin importar el color de su piel.

Reconocer los comportamientos racistas para iniciar el cambio.

Solo el 3% de la población en Doral y el 16% en el condado Miami-Dade se identifican como negros. Miami es una burbuja donde el 71% de las personas son de origen hispano, y en su mayoría no se consideran racistas ni reconocen racismo prevalente en sus países de origen.

Un informe de 2019 del Centro de Investigación Pew para Tendencias Sociales y Demográficas, sobre el estado de los diferentes grupos raciales en Estados Unidos muestra que el 67% de los hispanos opina que el problema más grande que enfrenta la sociedad es que las personas no ven la discriminación racial donde realmente existe.

Muchos hispanos que llegaron a Miami en los años 50 y 60 recuerdan la segregación de espacios y los letreros que decían “No se aceptan ni perros, ni negros, ni cubanos”.  Eran tiempos complicados para la sociedad de Miami; sin embargo, aún hay hispanos que traen prejuicios raciales de sus países que necesitan corregir para poder ayudar a sanar la sociedad estadounidense.

Algunos comportamientos, expresiones, comentarios y vocabulario que los hispanos usan en su vida diaria contradicen el antirracismo que dicen apoyar. La esclavitud en América del Sur y el Caribe fue extensa y complicada; sólo en el Brasil colonial había 5 millones de negros esclavos. Los comportamientos racistas, la segregación y la discriminación están presentes en los países de América Central y del Sur, y es un tema muy difícil de admitir y abordar. Podrán negarlo, pero existe.

58% de hispanos en los EEUU opinan que  han sido víctimas de discriminación racial o  enfrentaron obstáculos para el avance socioeconómico debido a su origen étnico. Por eso, educarse sobre cómo acabar con el racismo, apoyar soluciones a las luchas de las comunidades negras, de origen hispano o no, y mantenerse solidario es un deber para los hispanos como población minoritaria en los Estados Unidos.

El diccionario Webster define el racismo como “una creencia de que la raza es el determinante principal de los rasgos y capacidades humanas y que las diferencias raciales producen una superioridad inherente a una raza en particular”. La definición incluye prejuicio racial o discriminación, sistemas basados ??en ideas de superioridad racial y doctrinas o programas políticos donde las diferencias raciales determinan sus reglas y ejecución.

El primer paso para encontrar soluciones reales al racismo y los problemas que los afroamericanos aún enfrentan es reconocer la falta de conocimiento sobre los detalles de la situación. Aprender es un proceso que lleva tiempo; Todos los miembros de la sociedad tendrán que estar a la altura del desafío y aplicarse. Los acontecimientos recientes han demostrado la urgencia de aprender sobre este asunto.

Sin embargo, la creación de soluciones al racismo debe evitar las posiciones políticas extremas, que tienen el objetivo subyacente de destruir instituciones en lugar de mejorar el sistema, y ??están haciendo esfuerzos de base para aprovechar los eventos recientes y ganar poder en las elecciones del próximo noviembre. El acceso a información y hechos confiables evitará ese riesgo y proporcionará herramientas para hacer cambios positivos para toda la sociedad.

Un resumen de la historia Afroamericana

El Mes de la Historia Afroamericana se observa cada mes de febrero en los EE. UU. desde 1970. Es una celebración de los logros de los afroamericanos después de la Guerra Civil hasta la actualidad. Se discuten muy pocos detalles sobre los orígenes de la esclavitud, el sufrimiento que tuvieron que soportar sus víctimas y el impacto que aún tiene en el avance social y económico de la población negra en Estados Unidos.

El 20 de agosto de 1619 es la fecha documentada de llegada del primer grupo de personas secuestradas en África y vendidas como esclavos en suelo estadounidense. El 400 aniversario del evento se celebró en 2019 en varios estados, aunque algunos historiadores fijaron la fecha en unos 80 años antes, cuando los conquistadores españoles tenían esclavos africanos en lo que ahora es Florida.

Independientemente de cuándo sucedió, lo importante es que estas personas fueron traídas de África contra su voluntad a las colonias americanas; fueron comerciados como ganado, separados de sus familias, prohibidos de libre tránsito, brutalmente castigados y obligados a trabajar sin compensación. Durante 245 años, fueron considerados como carentes de inteligencia o capacidad para llevar una vida independiente y productiva libremente, hasta que la Enmienda 13 aprobó la abolición de la esclavitud. Ningún ser humano debería haber sido tratado de esa manera.

Un informe de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) documenta que había 4 millones de esclavos de origen africano en Estados Unidos en 1860 cuando comenzó la Guerra Civil, y que valían “el equivalente de $ 3 mil millones de la moneda del día” para sus dueños. Poseer esclavos era importante para la economía de los estados del sur y su emancipación los afectó severamente.

Los “Códigos Negros” fueron leyes estatales y locales creadas en el Sur después de la emancipación para detallar cuándo y cómo los antiguos esclavos podían trabajar y ser compensados. Fueron el origen de las “Leyes Jim Crow”, legislaciones más fuertes que marginaron a los afroamericanos, les prohibieron vivir en barrios blancos, forzaron la segregación en lugares públicos y escuelas, y muchos otros controles. Esas leyes fueron respaldadas por un sistema de justicia que dificultó a los afroamericanos ganar casos judiciales y aplicó penas más largas a los delincuentes negros.

A los afroamericanos les tomó 100 años más después de la emancipación para incorporarse completamente a la sociedad cuando, en la década de 1960, el Movimiento de Derechos Civiles finalmente ganó las reformas que proporcionaron un marco legal para el avance económico y social de la población negra en Estados Unidos. Sin embargo, muchos problemas persisten en la administración de justicia que continúa impactando a los afroamericanos.

 

El racismo sistémico es real

El racismo institucional se definió por primera vez por Stockey y Hamilton en 1967 como “casos de discriminación racial, desigualdad, explotación y dominación en contextos organizacionales o institucionales”. Un ejemplo de ello es el racismo sistémico.

Derrick Johnson, presidente de NAACP (Asociación Nacional para el Avance de las Personas de Color), definió el racismo sistémico como “sistemas y estructuras que tienen procedimientos o procesos que perjudican a los afroamericanos”.

Muchos de esos sistemas que han mantenido desigualdades para los afroamericanos tienen su origen en las Leyes Jim Crow explicadas anteriormente, que impidieron que las personas negras en muchos estados se mudaran a mejores vecindarios, asistieran a mejores escuelas o lograran mejores empleos, lo que retrasó aún más el avance social esa población. El racismo sistémico también se refiere a otras leyes a lo largo de los años que han impactado la administración de justicia para la población negra, como la Ley de Delitos de 1994 que condujo al encarcelamiento masivo de afroamericanos.

Todavía hay quienes consideran que otros son de menor valor para la sociedad solo por el color de su piel. El informe de delitos de odio del FBI de 2018 muestra que hubo 3.285 delitos con prejuicios de odio contra personas no blancas, el 48% de ellos contra personas afroamericanas. Esa es una estadística vergonzosa para un país donde la libertad y la justicia para todos son un valor.

El Informe de investigación de Pew sobre la raza en Estados Unidos para 2019 descubrió que el 45% de los estadounidenses de raza blanca considera que ser blanco los ha ayudado a salir adelante en la sociedad, mientras que el 52% de los estadounidenses de raza negra consideran que ser negro ha afectado sus posibilidades de mejorar sus vidas a través de una mejor educación o mejores trabajos.

Las instituciones y la sociedad necesitan identificar y corregir las lagunas que mantienen el racismo sistémico. Las mejoras en la legislación y los procedimientos tienen que suceder pronto para satisfacer esa necesidad de la comunidad afroamericana.

El cambio sucede con educación y participación, no con violencia.

Los Fundadores de este país, a pesar de ser dueños de esclavos, imaginaron una Nación donde todos los hombres serían tratados por igual, donde los derechos de Vida, Libertad y Búsqueda de la Felicidad estarían protegidos por las leyes descritas en la Constitución.

El sistema de gobierno fue diseñado para que el balance de poderes apoyara el constante crecimiento y evolución de todos en los Estados Unidos. No en vano, la parte posterior del billete de dólar tiene una pirámide inacabada, que representa la construcción interminable del país.

El respeto y la aplicación de las leyes están en la base de esa pirámide. La mejora del sistema judicial y de la aplicación de la ley solo se puede lograr mediante la educación en temas sociales y la modificación de las estructuras cuando sea necesario para garantizar la igualdad de trato a todos los estadounidenses.

Desmantelar o eliminar recursos a los cuerpos de seguridad o recurrir a la violencia, el saqueo y la destrucción puede parecer a algunos como una vía rápida para lograr el cambio, pero en ningún caso traería soluciones reales y permanentes y solo socavaría los esfuerzos para concienciar sobre los importantes problemas de Comunidades negras. Los cambios positivos permanentes en la historia son el resultado de la persistente participación cívica. La violencia crea más violencia, dolor y destrucción, y nunca es la solución.

La historia afroamericana en Estados Unidos no se puede cambiar, pero la historia futura puede ser más brillante a través de la educación constante de toda la sociedad sobre los problemas raciales y la participación cívica persistente e informada para resolverlos. La educación para crear conciencia y participación, y generar cambios, es el método correcto para lograr una sociedad mejor.

 

 

Dónde puedo comenzar a educarme sobre el racismo?

La siguiente lista contiene recursos para leer y aprender sobre la historia afroamericana y sobre el racismo en EEUU:

https://www.britannica.com/event/American-civil-rights-movement

https://www.history.com/topics/early-20th-century-us/jim-crow-laws

https://www.smithsonianmag.com/history/158-resources-understanding-systemic-racism-america-180975029/

https://www.pewsocialtrends.org/2019/04/09/race-in-america-2019/

https://www.law.cornell.edu/wex/civil_rights

https://www.pewsocialtrends.org/2019/04/09/how-americans-see-the-state-of-race-relations/

https://projects.iq.harvard.edu/files/deib-explorer/files/sociology_of_racism.pdf

https://www.usatoday.com/story/news/investigations/2019/02/08/1619-african-arrival-virginia/2740468002/

https://www.childline.org.uk/info-advice/bullying-abuse-safety/crime-law/racism-racial-bullying/

http://homelesstrust.org/library/miami-dade-coc-2018-racial-disparities-assessment.pdf

https://www.washingtonpost.com/nation/2020/06/08/understanding-racism-inequality-america/?arc404=true

http://www.usccb.org/issues-and-action/human-life-and-dignity/racism/upload/racism-and-systemic-racism.pdf

 

One thought on “Más Allá del Color de Piel

  • June 22, 2020 at 10:00 pm
    Permalink

    En EEUU hay racismo contra negros contra blancos y contra latinos. Yo soy blanca y fui objeto de discriminación por gente de color en Massachusetts. Se dice de Baltimore que el racismo contra blancos es común. Si yo fuera de color y norteamericana, no me gustaría que me llamaran afrodescendientes, a menos que a los otros hijos de inmigrantes los llamaran europeodescendiente o chinodescendiente… me sentiría discriminada. He leído que las estadísticas sobre crímenes contra personas de color, dicen que la mayoría de los agresores son de color…. He visto que muchos blancos creen que concediendo privilegios a gente de color hacen muy bien … y más bien creo que nadie debería tener privilegios. He visto que se culpabiliza a los blancos por la esclavitud pero resulta que quienes esclavizaban a los de color en Africa eran otros de color pero más fuertes y luego vendían a sus esclavos como esclavos. Los blancos fueron también esclavizados. El imperio romano esclaviza o convirtió en siervos a todos los pueblos que conquistó. Y no ha sido un lamento eterno: fue una situación que provino de la fortaleza de unos y la debilidad de otros y de la cultura imperante. Creo que en EEUU antes de hablar de racismo sistémico contra personas de color, hay que científicamente poner cada situación en una verdadera perspectiva y corregir entonces

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Send this to a friend