¿Qué son los gastos de cierre?

 

 

Si usted está comprando una propiedad, debe tomar en cuenta dentro de su presupuesto los gastos de cierre. El vendedor también paga gastos de cierre, los cuales le serán deducidos del precio de venta

 

Por: Edda Pujadas

 

En la industria inmobiliaria es muy común escuchar el término “gastos de cierre”, los cuales deben ser pagados, tanto por el comprador como por el vendedor en cualquier transacción de bienes raíces y significan un importante porcentaje del presupuesto de ambas partes.

Los gastos de cierre son los honorarios profesionales, costos del préstamo, servicios asociados y tarifas municipales y estadales que pagan el comprador y el vendedor cuando se vende una casa. Si bien es imposible determinar sus gastos de cierre con exactitud hasta haber escogido una propiedad en específico, se pueden estimar entre 2% y 5% (dependiendo si la compra es de contado o financiada) del precio de la transacción para el comprador y entre 7% y 8% para el vendedor.

Es importante señalar que los gastos de cierre incluyen los cargos prorrateados de los pagos de impuestos a la propiedad, desarrollo comunitario (CDD, por sus siglas en inglés) y asociación, en caso de que exista. También hay que aclarar que gran parte de los gastos de cierre se basan en el precio de la propiedad, pero las tarifas relacionadas con el costo de adquisición del préstamo, se sustentan en el monto del financiamiento.

 

COMPRANDO

En líneas generales, los gastos de cierre del comprador, pueden incluir la inspección de la casa que se paga por adelantado y sirve para determinar las condiciones de la propiedad a nivel de estructura, techo, electricidad y plomería, así como para obtener reportes necesarios para obtener la póliza de seguro.

De acuerdo a la localización de la propiedad, es muy probable que deba pagar una inspección de termitas y un certificado de inundación, para determinar si la casa está ubicada en una zona calificada como de alto riesgo de inundación. El seguro de la vivienda es también parte de estos gastos y por lo general, deberá pagar un año por adelantado al momento del cierre

Los gastos relacionados con las tarifas de cierre y el traspaso del título de propiedad, incluyen el levantamiento del plano de la propiedad para verificar sus límites (survey, por su denominación in inglés) y la búsqueda del historial de la propiedad para confirmar la titularidad actual de la casa, así como la verificación de permisos, reclamos o violaciones abiertas.

Es igualmente importante la generación de un seguro de título que protege al prestamista y al comprador de posibles reclamos futuros. El comprador debe pagar los honorarios a la compañía de título y/o al abogado por llevar el cierre, así como las tarifas municipales y estadales para transferir la titularidad de la propiedad de un dueño a otro, conocidos en inglés como recording fee y transfer tax.

Entre los gastos de cierre, relacionados con el préstamo podemos mencionar el informe de crédito para determinar el puntaje del comprador, los cargos por conceder, administrar y procesar el préstamo; los puntos de descuento para bajar la tasa de interés; el seguro del préstamo (solo se requiere si la inicial pagada por el comprador es menor al 20%) y el avaluó que se paga por adelantado.

Igualmente, podemos mencionar los intereses prepagados que cubren los intereses desde el día del cierre hasta el momento del pago de la primera mensualidad del préstamo y el depósito de garantía inicial, pues, por lo general los prestamistas requieren dos meses de pago de seguro, seguro de inundación e impuestos a la propiedad para tenerlos en reserva.

Si está comprado una vivienda nueva o en pre-construcción debe tomar en cuenta un gasto adicional por la tarifa que cobra el constructor, conocido en inglés como “developer fee” y tiende a ser el 1.75% del precio de compra. Es muy posible que la compañía que está edificando su futura casa ofrezca promociones que incluyen incentivos o créditos en los gastos de cierre o incluso, que ellos pagan la totalidad de los gastos de cierre. Es importante que su agente de Real Estate esté pendiente de estas promociones porque son por tiempo limitado.

 

VENDIENDO

Para los vendedores, los gastos de cierre se basan en el pago de las comisiones de Real Estate a los agentes inmobiliarios involucrados en la transacción. Esta comisión es negociada con el vendedor que pondrá su casa en el mercado y es por lo general compartida con el realtor que traiga al comprador de la casa.

Otros gastos del vendedor incluyen los impuestos, sellos y demás cargos relacionados con la transferencia de la titularidad de la propiedad y del pago total del préstamo actual de la vivienda que, de existir, debe cancelarse al momento del cierre.

Al igual que el comprador, el vendedor podría pagar gastos de cierre relacionados con la búsqueda del historial de su propiedad, pagar algún permiso o violación abierta que limite el proceso de cierre y por los servicios prestados por la compañía de título y/o los abogados por llevar a cabo la transacción.

En caso de presentarse alguna concesión en los gastos de cierre por parte del vendedor hacia el comprador (que, generalmente, surgen de negociaciones tras la inspección de la propiedad), esta se verá reflejada como un cargo a los gastos de cierre del vendedor y un crédito o descuento en los gastos de cierre del comprador.

Si bien esta guía puede ayudarlo a entender qué son y qué incluyen los gastos de cierre, la mejor manera de obtener una estimación más precisa es consultarlo con su agente de bienes raíces y/o asesor hipotecario, quienes se basarán en el tipo de vivienda que le interese, el precio, los requisitos de préstamo, los impuestos y demás características de la propiedad a adquirir.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Send this to a friend