Regreso a clases: Un nuevo desafío ante la variante delta

 

Por: Diana Bello Aristizábal

 

Este año escolar, que iniciará el próximo 23 de agosto en Miami-Dade, coincidirá con el auge de la variante delta del coronavirus que hoy es responsable de más del 80 por ciento de todas las infecciones en Estados Unidos. Ante este panorama, muchos padres se preguntan si sus hijos estarán a salvo en las escuelas y si las medidas implementadas por el distrito escolar son las más adecuadas.

Esta inquietud nace del hecho de que cada día los hospitales se llenan más con pacientes jóvenes, mientras crece el número promedio de nuevos casos de coronavirus reportados. Tan solo en los últimos 10 días casi se han duplicado las cifras.

A nivel local, el panorama es todavía menos alentador. Florida se posiciona como uno de los estados con más casos de coronavirus a nivel nacional habiendo sido responsable en una ocasión por cerca de uno de cada cinco casos reportados en Estados Unidos.

Por otro lado, de acuerdo con el Departamento de Salud de la Florida, solo el 38 por ciento de los niños en el estado entre los 12 y los 19 años se han vacunado, mientras los niños menores de 12 años continúan sin ser inoculados, pues aún no se ha definido cuándo tendrán acceso a las vacunas contra el COVID-19.

Pero entre los adultos la tasa de vacunación tampoco ha llenado las expectativas. Anthony Fauci, el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, reveló recientemente que aún hay 100 millones de personas en el país elegibles para ser vacunadas que no han recibido ninguna dosis de las vacunas disponibles.

“El 90 por ciento de las personas hospitalizadas por COVID-19 que estamos viendo en la región que va desde Broward hasta Martin County no han sido vacunadas y creemos que la variante delta es la predominante en el momento. También estamos viendo más niños ingresados que antes”, explica la Doctora Lysette Cardona, directora del departamento de enfermedades infecciosas de la Cleveland Clinic.

Pero, ¿por qué es tan importante vacunarse? Porque mientras más personas estén vacunadas menos oportunidades tendrá el coronavirus de seguir mutando e infectando a la población.

Esto es especialmente relevante cuando se trata de la variante delta considerada por los expertos como la más agresiva y transmisible que se ha encontrado desde que comenzó la pandemia.

“La preocupación es por toda la comunidad educativa, desde niños, maestros, personal de escuela y padres de familia”, dice la Doctora Cardona a propósito del regreso a clases en el marco de esta variante.

Según explica, el riesgo está en que incluso quienes no desarrollen la condición más severa de la variante aún pueden transmitir el virus a otros que, de acuerdo con diferentes factores, podrían presentar complicaciones de salud más serias.

Por eso, considera que ante la gravedad que esto implica los padres deben prepararse para el nuevo año escolar manteniendo limpio y ventilado su hogar, llevando a sus hijos a los controles médicos de rigor, proporcionando una alimentación equilibrada y promoviendo la vacunación entre todos los miembros de la familia elegibles.

Teniendo en cuenta lo anterior, ¿qué nos espera en el nuevo año escolar de cara a las medidas ya aprobadas por el distrito escolar para evitar una propagación mayor del virus?

 

El uso de las mascarillas, un tema debatible

Las autoridades educativas del condado de Miami-Dade han estado constantemente monitoreando las cifras, hablando con profesionales de la salud, estudiantes, padres y maestros así como monitoreando las guías de los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades (CDC) a medida que crece la preocupación por delta.

“Estamos haciendo todo lo posible por tener un año escolar normal y por procurar que tanto estudiantes como maestros puedan estar en un ambiente de aprendizaje seguro. La salud siempre será nuestra prioridad”, dijo a este medio Christi Fraga, representante de la junta escolar de Miami-Dade por el distrito 5.

Así las cosas, hasta el momento se han tomado varias medidas siendo el protocolo sobre la utilización de las mascarillas la que encabeza esta lista. Al respecto, el Superintendente Escolar, Alberto Carvalho, anunció hace algunas semanas que el uso de las mascarillas en las aulas será opcional y responsabilidad de los padres aunque no se trata de una decisión definitiva.

Esta postura difiere con la de la alcaldesa del condado, Daniella Levine Cava, que a finales de julio aseguró que las cubiertas faciales serán obligatorias en todos los edificios de Miami-Dade y con la del vecino condado de Broward, cuya junta escolar votó a favor de implementar un mandato de mascarillas para todos los estudiantes y maestros en espacios interiores.

También va en contravía con las guías actualizadas de los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades (CDC) en las que se afirmó que todas las personas, incluyendo a quienes cuentan con un esquema de vacunación completo, deberían emplear una mascarilla en las escuelas K-12. Esta misma recomendación fue hecha por la Academia Americana de Pediatría.

Lo que si está confirmado en lo que respecta a Miami-Dade es que estudiantes y personal deberán emplear mascarillas dentro de los autobuses escolares. “Las mascarillas son lo mejor que tenemos en este momento para protegernos contra el virus además de la vacunación y el distanciamiento social. Estas son importantes para quienes tienen alguna enfermedad y en entornos donde no hay certeza sobre quiénes están vacunados y quiénes no como las escuelas”, afirma la doctora Cardona.

Pero además de las mascarillas, el distrito ya se pronunció sobre otras cuestiones de cara al nuevo año escolar. En primer lugar, se estableció que se hará distanciamiento social en las cafeterías y se utilizarán lugares alternativos para comer cuando sea posible.

Por otro lado, habrá una sala de controles de salud en todas las escuelas, se mantendrán los más estrictos protocolos de limpieza y desinfección, se mejorará la tecnología del aire con la utilización de purificadores y otros sistemas de ventilación, se cambiarán los protocolos de cuarentena que ahora no estarán dirigidos a clases enteras sino a las personas directamente afectadas por el virus y se habilitarán cuartos de aislamiento.

En cuanto a la educación virtual, se ofrecerán dos opciones: Miami-Dade Online y Miami-Dade Virtual para aquellos padres que deseen optar por un modelo de educación completamente en línea.

De acuerdo con un comunicado de las Escuelas Públicas de Miami-Dade, dos semanas antes de que inicie el nuevo año escolar se tomarán decisiones definitivas particularmente en lo que respecta a la política de las mascarillas.

 

La voz de los padres

A juzgar por comentarios en redes sociales, muchos opinan que las medidas adoptadas por el distrito han estado más en línea con la postura del gobernador Ron DeSantis, quien promueve el uso opcional de las mascarillas, que con la evidencia científica.

“Siento que las decisiones de la junta escolar no están sustentadas en el bienestar de los niños sino en no perder fondos al no seguir las recomendaciones del gobernador. Por eso, desde agosto del año pasado mis hijos están en un colegio privado”, afirma Vicky Garfield, madre de tres niños de 9,7 y 4 años.

Aunque cree en la educación pública, seguirá manteniendo a sus hijos en una escuela privada mientras no cambie la política con respecto a las mascarillas. “Es demasiado pronto para quitarlas. Todos mis hijos tienen menos de 12 años lo que significa que no están vacunados”, asegura.

Una opinión similar tiene la madre y enfermera pediátrica, Ana Christina Pérez, quien como profesional de la salud considera que las mascarillas no protegen si solo son empleadas por una pequeña porción de la población. “Si la mitad de una clase las usa y la otra no, no estamos haciendo nada”, afirma.

Además, cree que son esenciales para los niños pequeños que no solo no están vacunados sino que no son hábiles cubriendo sus nariz o boca cuando estornudan y tosen.

Su postura es que las cubiertas faciales no son solo para proteger a los niños sino a toda la comunidad al ser delta altamente contagiosa. “El distanciamiento social y el lavado de manos no son suficientes”, asegura.

Al respecto, Vicky Garfield dice que no ve posible un distanciamiento social adecuado teniendo en cuenta que los colegios regresarán a su capacidad máxima. “¿Qué va a pasar en las comunidades menos favorecidas que no tengan recursos para comprar vidrios plexiglás o máquinas de nebulización?”, se cuestiona.

Entre tanto, Ana Christina se pregunta si el distrito está dispuesto a asumir la responsabilidad de afectar a toda la comunidad, incluyendo maestros, niños, gente mayor y personas sin vacunar.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Send this to a friend