Trabajo a distancia: entre la efectividad y el aislamiento

 

Por: Edda Pujadas

 

DORAL, FL – La pandemia del COVID 19 cambió tanto nuestras vidas que también impuso nuevas modalidades de trabajo. Ahora, son muchos quienes cumplen sus obligacionales laborales desde la comodidad de su hogar, pero alejados de las personas con las que compartían diariamente.

Si bien una encuesta de la Asociación Nacional de Economía de Empresas asegura que el 80% de las compañías en Estados Unidos trataran de mantener el trabajo a distancia, hay que tomar en cuenta que la presión por ser efectivos es aún mayor desde la casa y para muchos el tiempo de trabajo se multiplicó, pues combinan las obligaciones domésticas con las laborales.

Para muchos empresarios ha quedado claro que sus empleados no tienen que estar en las oficinas para ser eficientes. Han comprendido que, en muchas ocasiones, su personal es más productivo al tener que cumplir metas y objetivos, que ciñéndose a estrictos horarios de trabajo en los que están obligados a permanecer en una oficina.

El trabajo a distancia también está empezando a generar cambios en dos importantes sectores: laboral y residencial. Laboral, porque las nuevas ofertas de trabajo ya no están restringidas al sitio donde viva el aplicante a un cargo, pues mientras tenga conexión a internet, poco va a importar el lugar donde residan.

Esto, obviamente, también iniciará cambios en el sector de la vivienda, pues las personas ya no estarán limitadas a rentar o comprar su casa cerca del lugar donde trabajan. Podrán escoger su sitio de residencia de acuerdo a su presupuesto y a la localidad que les guste, sin importar que tan lejos o cerca estén de las empresas para las que trabajan, por lo que, las zonas de los suburbios pueden ir adquiriendo mayor valor.

 

SOCIALIZACION

“El cerebro es un órgano social, desde el punto de vista evolutivo y biológico”. Así lo explica Christina Balinotti, experta en psicología de familia, quien, ante el surgimiento y masificación del trabajo desde casa, resalta la importancia de la socialización para el ser humano y nuestra salud mental.

Christina Balinotti

Balinotti sostiene que lo ideal son las relaciones y la socialización y si bien no podemos generalizar porque cada dinámica familiar es diferente y los hijos y los otros miembros de la casa forman parte de nuestro entorno, no podemos olvidar que nos hemos desarrollado en grupos desde el inicio de los tiempos.

Otro factor importante a considerar es las condiciones del trabajo desde la casa, pues hay muchas personas que deben cumplir sus funciones laborales desde la mesa del comedor y con los hijos jugando al frente a quienes, además, deben ayudar con sus obligaciones escolares, lo cual genera muchas situaciones de estrés.

Ante estos escenarios, Balinotti recomienda mantenerse en contacto con las amistades y compañeros de trabajo a través de las redes sociales y otras herramientas virtuales, así como tratar de tener aunque sea un momento de soledad durante el día, que les permita liberar tensiones. “Basta con salir al patio, al balcón, leer un libro, caminar un rato o tomar un poco de sol”.

Para Balinotti las parejas también deben hacer un trabajo adicional, pues permanecer juntos todo el día, tratando de trabajar y de cuidar a los niños a la vez, es una misión muy difícil. “Durante los periodos de cuarentena se estima que, los divorcios han aumentado en un 30%, así que es importante que las parejas encuentren momentos de intimidad, se traten bien, se acaricien y se abracen”.

 

EMPRESARIOS: ADAPTANDONOS A LOS CAMBIOS

Jesús Quintero

Jesús Quintero, presidente de la empresa JQ Group of Companies, señala que, aunque la presencia física y el contacto con el personal ayuda en la creación de la fidelidad y sentido de pertenencia del empleado con la empresa, la nueva situación le ha dado una perspectiva diferente. “El COVID-19 ha cambiado los negocios y la dinámica social general, pero también ha brindado la oportunidad para probar que la responsabilidad y el compromiso de una fuerza de trabajo pueden hacer la diferencia cuando se trata de superar las adversidades”.

“La adaptabilidad es una característica requerida para el éxito y creo que ahora hemos demostrado que la lealtad de tu personal depende más de la fuerza de tu estructura organizativa, del compromiso de tus empleados y de su eficiencia en el cumplimento de sus funciones, que de un horario con presencia física. El verdadero sentido de la productividad va mucho más allá del lugar donde te encuentres.”, manifiesta Quintero.

Ernesto Vega

Ernesto Vega es el líder de la empresa de inmobiliaria Canvas Real Estate que aglutina a más de mil agentes de bienes raíces y a un importante número de personal administrativo. Para Vega, cuya compañía mantuvo operaciones remotas durante el mes de abril y la mitad de mayo, la tecnología ha sido fundamental en este proceso.

“Afortunadamente, siempre hemos ido de la mano con los recursos tecnológicos en el día a día de nuestro negocio, lo que nos ayudó mucho en estos momentos y nos ha permitido adaptarnos rápidamente a los cambios actuales. También nos hemos preocupado por mantener el calor humano entre nosotros y semanalmente, tenemos reuniones a través de Zoom para ponernos al día y saludarnos”, señala Vega.

 

TRABAJADORES: ENTRE LA COMODIDAD Y EL AISLAMIENTO

Nelly Girado

Nelly Girado, quien forma parte del personal administrativo de una fábrica de persianas, asegura que prefiere trabajar desde la casa. “Lo prefiero por muchas razones: no gasto gasolina ni desgasto mi carro, evito exponerme a un accidente de tránsito y no tengo que lidiar con el tráfico. Por otra parte, no tengo roces con mis compañeros de trabajo y como estoy en la casa me alimento mejor y hasta ahorro dinero”.

Por el contrario, Miriam Abraham prefiere trabajar en la calle. “Siempre he sido una mujer independiente, con mucho ímpetu y salir a la calle me genera la sensación de ser útil, de ganarme el pan honradamente y de mantenerme activa mental y físicamente. Salir a trabajar te da un sentido de vida, de que tienes un propósito porque luchar y te permite alcanzar metas y sueños. Ahora, sí de tiempos de pandemia hablamos, trabajar desde casa ha sido una gran opción para poder seguir generando los ingresos necesarios para nuestro sustento diario”.

Lisbeth Gonzalez

Lisbeth González considera que, en estos momentos, uno no sé siente seguro en ningún sitio sino en su casa, así que le gusta más trabajar desde la tranquilidad de su hogar. “Trabajas con mejor disposición pues no te sientes en riesgo porque no tienes personas ajenas a tu alrededor. Igualmente, puedo realizar tareas diversas, combinando las responsabilidades de la casa con las profesionales, incluso, creo que uno trabaja más, porque al estar encerrado en casa la única distracción es el trabajo y eso te mantiene activo y útil”.

Ricardo Guercione

Para Ricardo Guercione, trabajar desde la casa también es una buena opción. “Hoy en día muchas cosas pueden ser hechas remotamente gracias a la tecnología. El tráfico, especialmente en Miami, es abrumador y consume mucho tiempo que podría ser productivo, así que, como empleado de una empresa donde mis responsabilidades no dependen de alguien más y pueden ser hechas a distancia, prefiero quedarme en mi casa, donde puedo trabajar mejor, más tranquilo y con menos riesgo de enfermarme”.

Andrea Da Re

Andrea Da Re asegura haber experimentado ambas modalidades de trabajo y considera que la preferencia entre una u otra se basa más en la necesidad/conveniencia de cada quien, el momento y las circunstancias. “Por ejemplo, mientras estuve cerca de mi casa, creo que pocas veces me quejé de trasladarme a mi lugar de trabajo, por el contrario, me gustaba el ambiente y compartir con mis compañeros, sin embargo, cuando el trabajo queda lejos es más difícil cumplir con el horario. En estos momentos, cuando estoy a punto de ser madre, definitivamente prefiero cumplir mis labores profesionales desde casa, aunque extraño muchísimo a mis colegas”.

Luis Guilermo Feo

Luis Guilermo Feo, quien es agente de Real Estate, considera que, en los actuales momentos, lo más recomendable es quedarse en casa, para todas aquellas personas que tienen la posibilidad de poder ejercer su profesión desde el hogar. “En mi caso particular, me puedo dar ese lujo y me gusta porque me rinde más el tiempo y no tengo que cumplir códigos de vestimenta, sin embargo, interactuar con mis colegas en un ambiente profesional y poder compartir con otros es sano para cualquiera. Me gusta poder trabajar en casa cuando quiera, pero necesito salir y tener una rutina que me permita socializar y relacionarme, así que esperemos que esta situación pase pronto y el trabajar desde casa, sea una alternativa y no una obligación”.

Laura Casteluche

Laura Casteluche opina que trabajar desde la casa requiere de una disciplina extrema, informar a todos los miembros de la familia sobre nuestro horario y respetar los espacios de cada quien. “El trabajo desde la casa me resulta agotador, pues no te concentras al ciento por ciento en lo que estás haciendo, requiere de un tiempo y un espacio que se nos diluye cuando estamos en el hogar y más aún cuando no contamos con el espacio físico para acondicionar una parte de la casa como sitio de trabajo.  Tener todo en un mismo ambiente no me parece sano, además necesitamos salir de las cuatro paredes, sentir el sol, ver gente e interactuar con nuestros compañeros de trabajo. Trabajar desde la casa invade y atenta contra la privacidad del hogar”.

Alexander Girado

Alexander Girado asegura que prefiere trabajar desde su oficina. “Mi novia cumple sus funciones laborales desde la casa y se siente muy aburrida y encerrada. Trabajar en la empresa me da la oportunidad de salir de la casa y realmente, no siento que estoy en peligro de enfermarme porque estoy siguiendo todas las precauciones posibles, al usar mi mascara y mantener los seis pies de distanciamiento con las otras personas”.

José Pérez

José Pérez, definitivamente, prefiere el trabajo desde casa.” No tengo que lidiar con el tráfico y ahorro el tiempo de desplazamiento a la oficina. Ahora bien, el trabajo desde casa supone superar varios obstáculos: distracciones, falta de comunicación o interacción social con los compañeros de equipo, sedentarismo y malos hábitos alimenticios. Personalmente, me ayuda mucho mantener un horario, vestirme como si fuera a la oficina, escribir los objetivos diarios y usar herramientas como Trello o Zenhub, que me ayudan a mantener las tareas, proyectos y fechas de entrega bajo control”.

Isis Alonso

A Isis Alonso le gustan ambos espacios. “En la oficina todo es más estructurado, hay horarios para comer, para tomar café, puedes relacionarte más con las personas y sentir que todo está en orden y que la productividad marcha a tope. Aunque no siempre es así, porque las interacciones e interrupciones me afectan mucho, pues, aunque me gusta socializar, para lograr ser realmente productiva necesito paz y concentración y eso donde mejor lo consigo es en la casa. Cuando trabajo desde casa, además, me ahorro de dos a tres horas de tráfico al día, las cuales puedo dedicar a compartir con la familia, en especial con mi pequeña bebe, que pasa todo el día en la guardería”.

Dexiel Díaz

Dexiel Díaz, quien es prestamista hipotecario, no tiene la menor duda de que prefiere trabajar en la oficina. “Aunque mi trabajo requiere mucha concentración, pues debo analizar números, necesito salir de casa. Socializar con la gente, con mis colegas y clientes es indispensable para mí. Creo que el contacto humano directo es vital para nuestro desarrollo personal y profesional”.

 

Lo cierto es que, si bien la pandemia del coronavirus nos ha hecho cambiar hasta la forma en que trabajamos, hemos podido evaluar los pros y los contras de cada escenario y reconocer, tanto las ventajas y comodidades del trabajo desde casa, como la necesidad humana de compartir con amigos y compañeros de trabajo.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Send this to a friend