UN ESTILO DE VIDA SALUDABLE PUEDE PREVENIR LA DIABETES.

Noviembre es el Mes de Concientización de la Diabetes

Dra Montes de Oca

Un buen control de los niveles de azúcar es posible mediante las siguientes medidas básicas: una dieta planificada, actividad física, toma correcta de medicamentos y chequeos frecuentes del nivel de azúcar en la sangre

 

Edda Pujadas, @epujadas

 

La diabetes es una de las enfermedades crónicas más frecuentes en Estados Unidos y en el mundo entero, representando un serio problema de salud pública. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que en el mundo hay más 382 millones de personas con diabetes y que es muy probable que, para el 2035, esta cifra aumente en un porcentaje significativo.

Para el 2035, 592 millones de personas o una de cada de diez personas tendrá diabetes. Otros 316 millones de personas, actualmente, corren riesgo de desarrollar diabetes y se espera que está cifra aumente hasta 500 millones dentro de una generación. De acuerdo a las estadísticas del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), en Estados Unidos, más de 29 millones de personas tienen diabetes y otros 86 millones de adultos tienen prediabetes, que se presentan cuando los niveles de azúcar en la sangre son más altos de lo normal, pero no lo suficientemente elevados como para ser clasificados como diabéticos.

Si hacemos referencia a la parte económica, el problema no es menos grave porque según el CDC, el costo estimado de la diabetes en los Estados Unidos es de 245 millones de dólares y los costos médicos directos ascienden a 176 millones de dólares. El promedio del gasto médico de las personas con diabetes diagnosticada es 2.3 veces más alto que en las personas sin diabetes, mientras que los costos indirectos asociados con la enfermedad (discapacidad, pérdida laboral o muerte prematura, por ejemplo) se ubican en 69 millones de dólares.

Estas cifras reiteran la importancia de una acción urgente y realmente, la mayoría de los casos de diabetes pueden ser prevenidos, así como las complicaciones serias asociadas con esta enfermedad, con estilos de vida y ambientes saludables que fomenten un comportamiento y una alimentación sana.

Así lo señala la doctora Jenny Montes De Oca de Kendall Family Medicine Clinic en Doral, quien explica que la clave para prevenir la diabetes es “comer sano y vivir sano para tener una mejor y larga vida”. Este criterio es el mismo que utilizó la Federación Internacional de Diabetes para escoger el tema del Día Mundial de la Diabetes desde el 2014 hasta el 2016: “Vida Saludable y Diabetes”.

El Día Mundial de la Diabetes empezó a celebrarse en 1991, en respuesta a la preocupación por el incremento continuo de la enfermedad a escala mundial. Se escogió el 14 de noviembre como fecha de este evento por ser el aniversario de Frederick Banting quien, junto con Charles Best, concibió la idea que les conduciría al descubrimiento de la insulina. Este día se celebra en más de 140 países y está a cargo de las asociaciones miembro de la Federación Internacional de Diabetes (FID).

Desde el 2014 y hasta el 2016, el tema de este día será la vida saludable como forma de prevenir y tratar la diabetes, por lo que los mensajes clave de la campaña tienen como objetivo crear conciencia sobre la importancia de alimentarse sanamente y ejercitarse con frecuencia. Estos mensajes se centran en: “Hagamos que los alimentos saludables sean la opción fácil”, “Alimentación saludable: infórmate y decide” y “Una alimentación saludable comienza con el desayuno”.

Ante la importancia del tema alimenticio en la prevención y control de la diabetes, la doctora Montes De Oca señala que hay que disminuir la ingesta de carbohidratos y tratar de mantener una dieta diaria que se mantenga dentro las 2 mil calorías, distribuidas en 20 % de grasas, 40% de proteínas y 40% de carbohidratos.

“El día a día en la actualidad es muy ocupado y generalmente, comemos lo más accesible que no es, necesariamente, lo más saludable. Adicionalmente, tendemos a ingerir más carbohidratos en la noche porque nos sentimos cansados y de esta forma nuestro cuerpo recupera energía más rápido. Lógicamente, esto es un error”.

La doctora Montes de Oca también señala que es importantísimo aprender a leer las etiquetas de los alimentos. “No es sólo fijarnos en cuantas calorías tiene el producto, sino también en las cantidades de azúcar y sustancias químicas que posee, pues esto también va generar un efecto en nuestra salud”.

Si hacemos una reflexión sobre el estilo de vida actual, nos damos más cuenta que “consumimos más y gastamos menos”. Para la doctora Montes de Oca, esto quiere decir que ingerimos más calorías, comemos más carbohidratos y sin embargo, somos más sedentarios, por lo que quemamos menos calorías”.

Así que, el ejercicio cardiovascular es otro factor de gran importancia en la prevención y tratamiento de la diabetes. “Es preciso tener una rutina de, al menos 30 minutos al día y tres veces a la semana, de algún tipo de actividad deportiva que puede ser caminar, correr, nadar o jugar tenis, por ejemplo, lo importante es evitar el sedentarismo.

LA DIABETES

La diabetes es un desorden del metabolismo, el proceso que convierte el alimento que ingerimos en energía. La insulina es el factor más importante en este proceso. Durante la digestión se descomponen los alimentos para crear glucosa, la mayor fuente de combustible para el cuerpo. Esta glucosa pasa a la sangre, donde la insulina le permite entrar en las células.

En personas con diabetes, uno de dos componentes de este sistema falla: el páncreas no produce o produce poca insulina (Tipo I) o las células del cuerpo no responden a la insulina que se produce (Tipo II), por lo que hay dos tipos principales de diabetes. Al tipo I, dependiente de la insulina, a veces se le llama diabetes juvenil, porque normalmente comienza durante la infancia (aunque también puede ocurrir en adultos). En el tipo II, el cuerpo sí produce insulina, pero no produce suficiente o no puede aprovechar la que produce.

“Lo más importante es conocer la diabetes”, asegura la doctora Montes De Oca, “el conocimiento de la enfermedad, le permite al paciente tener un control sobre ella y prevenir complicaciones cardiovasculares que son las más graves. Las personas que sufren esta enfermedad deben, además de tomar sus medicamentos, hacerse un chequeo con su médico cada tres meses”

Manifiesta la doctora que los pacientes con diabetes debe estar conscientes de sus niveles de azúcar y estar seguros de mantenerlos controlados a través del ejercicio y de la buena alimentación, además de los cuidados médicos. Igualmente, deben vacunarse todos los años contra la influenza y cada cinco años contra la neumonía, así como, visitar regularmente al podiatra para evitar complicaciones en los pies.

Definitivamente, el método para cuidar la salud de las personas afectadas por este desorden, es controlarlo: mantener los niveles de glucosa en la sangre lo más cercanos posibles los normales. Un buen control puede ayudar enormemente a la prevención de complicaciones de la diabetes relacionadas al corazón y el sistema circulatorio, los ojos, riñones y nervios.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Send this to a friend