Un llamado en contra de las estafas telefónicas.

 

Por: Diana Bello Aristizábal

 

Desde hace algunos años, en el Sur de la Florida se ha vuelto habitual escuchar historias de personas que han sido víctimas de fraude telefónico o recibir varias llamadas al día con fines fraudulentos. La escena es conocida por todos: Suena el teléfono, la persona atiende la llamada y su interlocutor solicita dinero a base de engaños suplantando la identidad de organizaciones gubernamentales o privadas.

En algunos casos, las potenciales víctimas no caen en la trampa pero contestan la llamada, lo cual hace que los delincuentes comprueben que se trata de un número real y sigan llamando para intentar lograr su cometido.

Debido a que se trata de una problemática conocida por la gran mayoría de personas que viven en la Florida y, especialmente en Miami, a continuación se explican las modalidades de fraude actual y cómo protegerse de ellas.

 

Cuide su bolsillo y su tranquilidad

De acuerdo con el Sargento Armando Borrego de la Policía de Miami-Dade y asignado al bureau de crímenes económicos, que Miami sea una ciudad cosmopolita facilita el trabajo de los delincuentes.

“Acá viven personas de todas partes del mundo que no saben cómo funciona el sistema estadounidense. De manera que si reciben una llamada aparentemente de la Policía en la que les solicitan dinero para, por ejemplo, pagar una fianza y liberar a un familiar, creen que si en su país de origen ese es el modus operandi acá será igual”, afirma.

De acuerdo con el Sargento, quienes cometen estos actos delictivos manipulan a sus víctimas para convencerlas de que la situación planteada por teléfono es real. Por esta razón, las personas más afectadas suelen ser los mayores de 60 años.

“Es común que llamen a un individuo alegando que su hijo sufrió un accidente de automóvil, debe ser llevado al hospital y necesitan dinero para cubrir sus gastos hospitalarios. Algunas veces, las víctimas proporcionan datos adicionales, como por ejemplo el nombre del hijo, lo que les ayuda a culminar con éxito la estafa”, añade.

Al respecto, hay que aclarar que cuando ocurre un accidente grave en cualquier lugar de Estados Unidos con víctimas, mortales o no, la Policía visita personalmente a los familiares registrados como contactos de emergencia en la licencia de conducción para dar un reporte oficial de la situación.

Por otra parte, ante una emergencia en cualquier hospital siempre será intervenido el paciente sin importar si cuenta con seguro médico o tiene los fondos para cubrir sus necesidades, un tema que se analiza después de comprobar que se encuentra estable.

Por eso, ante una llamada de este tipo el Detective Marcos Rodríguez de la Policía de Miami Dade, y también asignado al bureau de crímenes económicos, recomienda usar el sentido común. “Llame por teléfono a quien supuestamente está en problemas para comprobar si está bien. Además, pregunte por el nombre del hospital y contáctelos directamente para preguntar si su familiar fue ingresado”, asegura.

Así mismo, tenga cuidado con las tarjetas de regalo que solicitan los estafadores como medio de pago en situaciones como la descrita o representando, por ejemplo, a la IRS con la excusa de cobrar un impuesto atrasado. Es de anotar que ninguna organización solicita dinero por teléfono y menos tarjetas de regalo, pues las facturas se envían por correspondencia.

De acuerdo con la página web de la Comisión Federal de Comercio, las tarjetas de regalo se usan con frecuencia porque son similares al dinero en efectivo en razón de que no se puede recuperar lo invertido ni identificar a los beneficiarios de ellas. “Todo aquel que le exija un pago por medio de una tarjeta de regalo es un estafador”, se advierte en un comunicado de prensa de octubre de 2018.

Según se explica en el mismo, “la persona que lo llama le dirá que consiga la tarjeta en una tienda cercana, a menudo Walmart, Target, Walgreens o CVS (…), luego le exigirá el número y código que figura al respaldo”, se señala en el documento.

Si usted ha sido víctima de esta modalidad, infórmelo a la compañía que expidió la tarjeta o a la tienda donse se compró para dejarles saber que se empleó en una estafa. Si se actúa con rápidez es posible recuperar el dinero.

Otra modalidad de fraude telefónico muy común son las estafas de servicios públicos contra negocios pequeños. Normalmente, llaman a sus víctimas haciéndose pasar por entidades como la Florida Power Light con el fin de solicitar el pago de un dinero a cambio de no cortar el servicio.

Ante esto, la Comisión Federal de Comercio recomienda colgar el auricular, llamar a la compañía de servicio público y a la Comisión, y hablar con los empleados del negocio para que nadie caiga en la trampa.

“El problema de las estafas telefónicas o por otro medio es que todos los días los delincuentes están buscando nuevas formas de robar dinero. Por eso, hay que confiar pero verificar todo”, asegura el Sargento Armando Borrego.

Cada vez que reciba una carta o una llamada en representación de alguna entidad verifique en Internet que el número mostrado sea real. Si, por ejemplo, se trata de una carta por una infracción de tránsito, asegúrese que en la misma esté registrada la hora, una foto de la chapa y un enlace a un video donde se muestre el momento en que se cometió la infracción.

 

Bloquee su teléfono

Aunque no todas las llamadas de este estilo terminan en fraude, no deja de ser molesto recibir varias llamadas al día que interrumpen o alteran las actividades cotidianas. Por esta razón, conviene hacer uso de las diferentes soluciones que ofrecen las compañías de telefonía para protegerse de las estafas.

T-Mobile, por ejemplo, cuenta con el ‘Scam ID’ que permite identificar inmediatamente las llamadas de probables estafadores para evitar contestar; ‘Scam Block’ que las bloquea antes de que se comuniquen con el usuario y el ‘Identificador con nombre’ que registra el nombre y la ubicación de la persona que llama.

Apple, por su parte, le proporciona a sus usuarios la posibilidad de detectar y bloquear llamadas no deseadas a través de aplicaciones de proveedores independientes. Para descargarlas y configurarlas en el celular, se puede ingresar a la página web de soporte o llamar a la línea de atención al cliente.

Por último, existe la página www.donotcall.govde la Comisión Federal de Comercio en la que a través de unos sencillos pasos se pueden registrar varios números para que ingresen al ‘National Do Not Call Registry’ que ayuda a reducir el número de llamadas fraudulentas entrantes.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Send this to a friend