Un paso adelante en la lucha contra el cáncer de mama

 

Por Diana Bello Aristizábal

 

Llegó octubre, el mes de sensibilización sobre el cáncer de mama, y con el la oportunidad de volver a generar conversaciones alrededor de esta enfermedad, recordar a quienes se han ido a causa de ella, honrar a los sobrevivientes y evaluar en qué se ha avanzado y cuáles son los retos de cara al futuro.

De acuerdo con la American Cancer Society, en el 2018 habrá un estimado de 268,670 casos nuevos y 41,400 muertes en Estados Unidos en hombres y mujeres, mientras solo en el estado de la Florida habrán 135,170 y 45,030 respectivamente.

Pese a estas cifras, según Breastcancer.org, las tasas de incidencia en Estados Unidos comenzaron a disminuir en el año 2000 después de haber aumentado en las dos décadas anteriores a ese año. Solo entre el 2002 y el 2003 disminuyeron en un 7 por ciento, siendo la población de mujeres mayores de 50 años la que ha experimentado el cambio favorable más representativo.

Se cree que la disminución en la incidencia de casos se debe a los nuevos tratamientos que han surgido a lo largo de los años, la detección temprana y el aumento de la sensibilización en la población general.

Sin embargo, las alarmas siguen prendidas y ahora es cuando más se deben unir esfuerzos para luchar contra la enfermedad, pues se sabe que 1 de cada 8 mujeres estadounidenses desarrollarán cáncer de mama invasivo en el curso de su vida y este es el que más comunmente se diagnostica en las mujeres después del de piel.

La recomendación médica

Cuando se habla de cáncer de mama son muchos los factores a considerar para abordarlo de la mejor forma posible y minimizar riesgos. Al respecto, el doctor Pedro A. Serrano-Ojeda, radiooncólogo y CEO del Caribbean Radiation Oncology Center, asegura que el factor tiempo es uno de los más importantes.

Dr. Pedro A. Serrano-Ojeda

“Entre más temprano se detecte el cáncer, más fácil será curarlo, habrá un riesgo menor y el tratamiento será menos mutilante, lo cual conlleva a que haya una mejor calidad de vida y al final del día, un menor costo”, afirma.

Por otro lado, también es vital entender la enfermedad y las particularidades de cada caso, pues lo que funciona en una persona no necesariamente aplica para otra y es deber del médico identificar los riesgos individuales y leer al paciente.

“Nos estábamos moviendo hacia algo menos invasivo hasta que Angelina Jolie se hizo la doble mastectomía y este procedimiento se volvió muy común”, dice el doctor Serrano-Ojeda.

En el caso de la actriz, de acuerdo con varios especialistas fue una decisión acertada. Sin embargo, es preciso aclarar que antes de optar por esta vía o sugerirla al especialista se debe saber con certeza de qué manera se está comportando el cáncer que se padece y de qué tipo es.

“Hoy en día es posible medir la agresividad de la enfermedad genéticamente a través de diferentes exámenes en los cuales se puede predecir cuán agresivo va a ser el tumor con cierta exactitud, tanto así que, por ejemplo, uno puede recomendar al paciente que no reciba la quimioterapia más agresiva”, añade el especialista.

Por esta razón, en su opinión profesional el médico tiene la obligación de presentarle al paciente todas sus opciones, incluyendo las ventajas y desventajas de preservar la mama, respetando el libre albedrío y proporcionando información objetiva que esté enfocada en los rasgos específicos de la patología para poder realizar una recomendación apropiada.

Por otro lado, agrega que el médico debe verificar el trabajo de los otros especialistas involucrados en cada caso porque se trata de un trabajo en equipo, siendo el paciente el miembro más importante de este.

Además de lo anterior, es clave el factor sicológico. “Uno como médico no debe quitar sino, al revés, aportar. Se debe trabajar lo malo de la enfermedad pero sin estar enfocándose solamente en eso sino rescatando lo bueno para no desmoralizar al paciente”.

Añade que “hay que educarlo y tratarlo de tal manera que entienda que uno es su aliado y que debemos trabajar juntos, hombro a hombro, para su recuperación”.

En cuanto a cómo está el mundo en el tratamiento de la enfermedad, el doctor Serrano considera que aunque se ha avanzado en algunos aspectos como, por ejemplo, en la disponibilidad de nuevos medicamentos y alternativas de diagnóstico, se ha dado un paso atrás en otros como la forma de abordar a las personas mayores de 60 años.

“El hecho de que un paciente de 70 años tenga una enfermedad benévola no significa que no se deba tratar aunque muchos restringen el tratamiento porque en un tiempo se pensaba que la enfermedad en ellos evolucionaría muy lento y el paciente se moriría de otra cosa, pero cada vez somos más longevos. Aunque esto ha mejorado, durante un tiempo se aumentó la mortalidad por no recomendar un tratamiento más agresivo localmente”, afirma.

Aún así, aclara que lo que viene para el cáncer de mama en los próximos años es favorable y se espera la aprobación del gobierno de nuevos procedimientos que revolucionarían el curso de la patología.

Mientras eso sucede, desde la comunidad se puede seguir sensibilizando y educando respecto no solo al diagnóstico, tratamiento y recuperación del cáncer de mama sino a la forma de prevenirlo.

“Si nosotros elimináramos el tabaquismo, la obesidad y la inactividad eliminaríamos casi un 80% todos los cánceres”, concluye el doctor Serrano-Ojela agregando que también se debe tener cuidado con el alcohol en exceso, especialmente las mujeres con cáncer de mama.

 

Con el fin de rendir un homenaje a las personas que han salido adelante pese a tener un diagnóstico negativo, recogimos la historia de tres mujeres que viven en los Estados Unidos y decidieron no rendirse frente al cáncer de mama… He aqui su testimonio: https://doralfamilyjournal.com/la-vida-despues-del-cancer-de-mama/

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Send this to a friend