Vacunarse es la mejor defensa contra el sarampión.

 Por: Diana Bello Aristizábal

 

DORAL, FL –  El 2019 comenzó con una noticia preocupante en el campo de la salud tras reportarse un brote de sarampión a nivel mundial que llegó a territorio nacional. De acuerdo con los Centros para el control y la prevención de enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), entre el 1 de enero y el 21 de febrero se confirmaron 159 casos individuales en 10 estados del país, entre los que figuran Nueva York, Texas y Washington.

Ante este panorama, entidades de salud como los CDC, la Administración de Drogas y Alimentos y los Institutos Nacionales de Salud han hecho un llamado a la población sobre la importancia de vacunarse como único recurso para combatir la enfermedad.

De acuerdo con Amanda Porro, Jefe de sección de los Centros de Cuidado Pediátrico de Nicklaus Children’s Health System, el aumento en los casos reportados está relacionado principalmente con el movimiento anti-vacunación.

“Muchas personas han dejado de vacunar a sus hijos por un estudio publicado hace muchos años que hablaba de un posible vínculo entre el autismo y las vacunas, lo cual a la fecha no tiene ningún fundamento científico”, asegura.

Por lo anterior, la pediatra recomienda a los padres documentarse correctamente antes de tomar la decisión de no vacunar a sus hijos. “Cualquier persona puede publicar algo en Internet. Por eso, es importante que se tomen el tiempo suficiente para hablar con profesionales realmente educados en el tema”, añade.

Advierte, además, que se trata de una enfermedad que puede exponer al paciente, en algunos casos, al desarrollo de otras como la encefalitis o, incluso, llevarlo a la muerte. “Todos queremos pensar que nuestro hijo será aquel que no se enferme, pero debido a que hay un riesgo latente, es mejor prevenir”, comenta.

Es preciso aclarar que las vacunas deben tomarse en el orden sugerido por el médico para que sean efectivas, pues muchos padres no lo hacen debido a la falsa creencia de que el cuerpo no está listo para recibir las dosis recomendadas, lo cual según la especialista es un mito.

En cuanto a las edades para vacunarse, usualmente la primera dosis se puede recibir entre los 12 y 15 meses de vida y la segunda, entre los 4 y 6 años. En caso de que se presente un brote puede solicitarse una vacuna adicional para protegerse.

La buena noticia es que en Miami es posible vacunarse gratis a través del ‘Florida Department of Health’ de Miami-Dade que presta este servicio a todos los niños que tengan entre 0 y 18 años. Para más información, se puede llamar a la línea 305-324-2400.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Send this to a friend