Claves para mantenerse seguro durante la temporada navideña.

Prevención, cautela y vigilancia

  

Por Diana Bello Aristizábal

 

Diciembre, además de ser un mes de celebración, es en el que aumentan las compras en los centros comerciales y las visitas a restaurantes, parques y demás lugares públicos, lo cual conlleva a que se incremente la posibilidad de ser víctima de algún delito o vivir una emergencia. Por esta razón, en esta época es preciso reforzar la seguridad personal evitando dejarse llevar por el pánico o contagiar a otros de él.

De acuerdo con la Capitana de Operaciones del Departamento de Policía de Doral, Nancy Gomez-Fernandez, la ciudad no tiene una alta incidencia de delitos. Sin embargo, debido a la afluencia de personas que circulan en esta temporada, pueden presentarse algunos entre los que se destacan los robos y asaltos.

“Los crímenes de propiedad son los más comunes. Suceden cuando una persona, por ejemplo, ingresa a un automóvil sin permiso para llevarse algo o toma un bolso en un centro comercial mientras su dueño está distraído”, explica la capitana Gomez-Fernández.

El problema de estos delitos es que normalmente están relacionados con otros, pues quienes se llevan un bolso también utilizan las tarjetas de crédito que encuentran para realizar compras.

Por otro lado, durante esta época también pueden ocurrir asaltos, aunque en Doral son menos frecuentes. Estos se refieren a una amenaza física con un arma o fingiendo tener una para generar miedo en la víctima.

Tanto los crímenes de propiedad como los asaltos suceden generalmente por una oportunidad que se le presenta al delincuente cuando sus víctimas no toman precauciones de seguridad poniéndose a sí mismas en una situación vulnerable.

Además de lo anterior, algunas personas no solo no se protegen sino que confían demasiado en las publicaciones que circulan en medios sociales sobre hechos delictivos difundiéndolas sin comprobar su veracidad o tergiversan información que luego comparten como sucede con las falsas alarmas en los centros comerciales.

“Las redes sociales tienen un lado negativo y es que han sucedido incidentes en los que las personas, a través de ellas, aseguran haber visto a un hombre disparar cuando eso no se comprobó creando pánico. Por eso, hay que tener cautela con lo que se lee”, aconseja Rey Valdes, Oficial de Información Pública de la Policía de Doral.

Por esta razón, para evitar riesgos y salvaguardar el bienestar personal, antes que seguir las tendencias y noticias que están en línea lo más importante es atender las recomendaciones de los especialistas que se detallan a continuación.

 

Todos podemos disminuir la delincuencia

La mejor arma contra la delincuencia es estar preparado. “Debemos asegurarnos de no convertirnos en víctimas, de no dejarles las cosas fáciles a quienes están al acecho, pues muchas veces no somos precavidos y luego nos lamentamos”, comenta Rey Valdes.

Rey Valdes

El primer paso para protegerse es estar siempre atento a los alrededores. Esto no significa estar paranoico o vivir con miedo, sino utilizar los cinco sentidos y, más aún, el sexto que se refiere a la intuición.

“Se trata del brinco en el vientre que nos avisa que algo no es correcto y hay que seguirlo. Por ejemplo, si vas hacia el automóvil y piensas que alguien te está siguiendo, vete a un lugar público y alumbrado y si todo falla, llama a la policía”, dice Valdes.

Así mismo, es importante estar acompañado especialmente durante la noche, en lugares oscuros o donde haya pocas personas como, por ejemplo, un estacionamiento en donde es clave buscar el lugar más iluminado para estacionar y no dejar nada a la vista.

“Hay que cerrar siempre con seguro, subir las ventanas y esconder las pertenencias, tal y como lo decimos en el mensaje de nuestra campaña de seguridad: ‘Escóndalas, cierre el auto o piérdalas’”, afirma Cap. Nancy Gomez-Fernandez.

Otra recomendación en los estacionamientos es tener las llaves del automóvil en la mano antes de llegar hasta él con el fin de no perder la atención mientras se abre el bolso para buscarlas, pues los delincuentes buscan a quienes están distraídos.

Durante las compras navideñas es aconsejable no portar todas las tarjetas de crédito e identificación sino planear con antelación qué tiendas visitar, identificar las tarjetas que se usarán y dejar las demás en casa para que en caso de robo no sea tan complicado cancelar o recuperar los documentos

Por otra parte, también hay que tener cuidado con las compras en línea. De acuerdo con Nancy Fernández, el principal riesgo es que muchas veces las empresas de entrega de paquetes los dejan en la puerta de la casa corriendo el riesgo de que alguien se los lleve.

Para prevenir esto, se recomienda activar la opción de solicitar firma, en la página web, cuando el paquete sea entregado, indagar en la misma sobre qué alternativas hay en caso de pérdida o robo o encargarlo a una persona de confianza que pueda recibirlo.

Si el comprador no confía en el sitio en línea, lo mejor es no usar tarjetas débito sino únicamente de crédito debido a que las primeras están conectadas con la cuenta bancaria, lo cual quiere decir que si llega a suceder un robo el banco la congelará mientras resuelve el caso.

Además de lo anterior, mientras se realizan compras es clave identificar cualquier comportamiento sospechoso y notificarlo. “Todo depende del contexto pero si, por ejemplo, hay una temperatura de 90 grados y alguien tiene un abrigo, eso podría ser sospechoso”, destaca la capitana Fernández, quien hace un llamado a marcar a la línea de emergencias 911 y a la línea de no emergencias 305 4 POLICE según sea el caso.

Si alguien ha sido víctima de asalto o robo debe llegar primero a un lugar seguro antes de llamar al 911. Cuando pueda hacerlo debe proporcionar la mayor cantidad de detalles en la descripción sobre el delincuente como, por ejemplo, placa de un automóvil, rasgos físicos, tatuajes y relojes, entre otros.

“Mientras más rápido se reporte lo que pasó, habrán más oportunidades de iniciar una investigación que resulte en un arresto”, asegura la Cap. Gomez-Fernandez.

 

¿Qué hacer durante una emergencia?

Además de los delitos mencionados, debido a la gran cantidad de personas que acuden a los centros comerciales y demás espacios públicos durante esta temporada, pueden presentarse situaciones de emergencia como asaltos masivos, incendios o tiroteos para los cuales conviene estar preparado, aunque su incidencia es menor.

Según información del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) ante un tiroteo hay que seguir tres pautas básicas: correr, esconderse y, como último recurso, pelear.

La primera hace referencia a irse lo más lejos posible de la amenaza, la segunda a buscar protección en cualquier lugar como una tienda, un baño o un armario hasta que llegue la policía para salirse de la vista del individuo.

La última opción es neutralizar al atacante con cualquier objeto o método que se tenga. “Lo que importa es sobrevivir, de modo que si tienes una silla o un teléfono, lánzalo. No se recomienda utilizar armas de fuego, pues aunque muchas personas las portan de forma legal, en una situación así pueden ser contraproducentes”.

Esto se debe a que en el momento en que la policía llega al lugar de la emergencia no sabe quiénes son los atacantes y quiénes las víctimas, por lo cual si ve disparar o sacar un arma a alguien que se está defendiendo puede confundirlo con un criminal.

Si se trata de una emergencia no relacionada con un acto delictivo como una alarma por fuego, se debe evacuar atendiendo las indicaciones del personal a cargo. Lo más importante es caminar de forma ordenada y sin causar daño, pues muchas veces las personas presas del pánico se pasan unas por encima de otras para lograr salir.

De esta manera, ante el peligro se debe actuar con cautela, seguir las instrucciones de los policías o encargados que estén deteniendo la amenaza, mantener la calma y no dejarse llevar por las emociones.

De acuerdo con Érika Angulo, terapeuta en salud mental, en una emergencia de cualquier tipo las emociones juegan un papel fundamental puesto que condicionan la forma en que reaccionan las personas. Por lo cual, es importante estar en contacto con ellas para manejarlas y protegerse en un momento amenazante.

“Como se trata de un suceso inesperado, sale a relucir el cerebro primitivo que no piensa sino que reacciona. La principal herramienta para regularlo y enfrentar cualquier evento traumático es la respiración profunda y consciente que nos permite calmarnos física y emocionalmente”, aconseja Angulo.

Al respirar se es capaz de elegir la mejor opción durante una emergencia, sea correr o esconderse. “Cuando las personas saben respirar tienen una mayor conciencia sobre lo que sienten y pueden despejar el pensamiento para tomar una decisión”, añade.

Sin embargo, como se trata de una destreza que se adquiere con el tiempo, se recomienda encontrar otros mecanismos para enfrentar emociones fuertes y practicarlos constantemente como, por ejemplo, orar, contar hasta 10 o meditar para que en una situación difícil las emociones se dominen de forma automática.

Hay que destacar que las personas más útiles durante una emergencia son aquellas que están en control de sus emociones, pues no solo se ayudan a sí mismas sino que pueden asistir a quienes entren en pánico enseñándoles a respirar para que bajen los latidos del corazón, haya un mejor contacto con la realidad y, finalmente, desaparezca el pánico.

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Send this to a friend