¿Cuál es La Verdad Sobre las Tradiciones Navideñas?

Mucho más que  creencias y regalos

 

Por: María Alejandra Pulgar

@marialepulgar – NAHJ #37172

 

Con tantas tradiciones navideñas como familias y países existen, es difícil para los padres responder con la verdad cuando los niños preguntan cómo aparecen los regalos debajo del árbol de Navidad, porque la realidad es que no hay una verdad absoluta. Todo depende de lo que cada persona elija creer para preservar sus tradiciones y para crear recuerdos poderosos y alegres para las generaciones futuras.

Sea el Niño Jesús, Papá Noel, Santa Claus, La Befana o Los Reyes Magos quienes entreguen los regalos, la parte importante de las tradiciones familiares en las fiestas decembrinas reside en preservar la alegría sincera de compartir momentos especiales e inolvidables, que perduren como los recuerdos más felices de la infancia.

La Navidad es la festividad cristiana, cuando los creyentes celebran el nacimiento de Jesús. Es decir que, como dicen, “Jesús es la razón de la celebración”. La secularización de las festividades ha llevado a que, con el tiempo, se dé más importancia al intercambio de regalos, por encima de las reuniones de familiares y amigos para participar en servicios religiosos y celebrar juntos durante esta época del año.

Hay muchas otras personas que no celebran la Navidad, pero eso no significa que no puedan participar en compartir el Espíritu Festivo. Al final del día, lo que importa es dedicar un tiempo especial durante el año para compartir experiencias y momentos con aquellos que más importan, independientemente de gastar mucho dinero en regalos o fiestas.

La ciencia explica el Espíritu Festivo.

En 2015, los científicos en Dinamarca demostraron que lo que llamamos Holiday Cheer o Espíritu festivo, existe y de hecho se puede medir con experimentos sobre emociones. Cuando se les presentaron estímulos relacionados con las fiestas (música, imágenes, decoraciones, etc.), las personas que los celebraban tenían ciertos circuitos en el cerebro activados, y esto no sucedió en aquellos que no creen ni celebran las fiestas.

Además, el Dr. Patrick Keelan, psicólogo en Canadá, explicó en un artículo para UNILAD en el Reino Unido, que las personas durante las festividades tienen sentimientos de felicidad porque “es un momento que enfatiza la unión familiar”, cuando muchos celebran la religión y la espiritualidad.

En sus estudios sobre la felicidad, Peterson y Seligman, de la Universidad de Pennsylvania, determinaron que las creencias y prácticas religiosas y espirituales “producen otras virtudes como el altruismo, el voluntariado, la bondad y el perdón”. Esas son virtudes que mejoran la sensación de bienestar de una persona.

En conclusión, unirse a la celebración y fomentar el espíritu festivo termina siendo beneficioso para la salud. Eso explicaría por qué el corazón del Grinch creció el triple cuando se unió a los Whos para celebrar la Navidad.

¿Es Espíritu Festivo o Miedo a las fiestas?

Sin embargo, hay personas que se sienten ansiosas o deprimidas durante las fiestas. El Espíritu festivo  se convierte para ellos en “Holiday Fear” o “Holiday Blues”.

La mayor parte del tiempo, el estrés relacionado con las vacaciones aparece cuando las personas intentan estar a la altura de las expectativas de la sociedad: asistir a celebraciones sociales, gastar en regalos o fiestas, visitar a familiares o amigos que no han visto durante mucho tiempo, etc.

Tratar de estar a la altura de lo que la sociedad define como los estándares perfectos para las fiestas, a veces les roba a las personas su sentido de bienestar, paz y autocontrol. Esto les impide centrarse en lo que es realmente importante: apreciar su salud y prosperidad y disfrutar el tiempo con quienes más les importa.

Al centrarse en lo que no tienen, se pierden lo que tienen alrededor. Esa falta de conciencia conduce a sentidos de frustración, y es cuando surgen la depresión y la ansiedad. Es especialmente notable en aquellos que no tienen un conjunto fuerte de creencias que les ayuden a sobrellevar los eventos estresantes de la vida.

La generosidad aumenta la felicidad.

Un estudio realizado en la Universidad de Lubeck en Alemania, descubrió en 2017 los mecanismos del cerebro que vinculan los comportamientos generosos con el aumento de la felicidad, lo que a su vez motiva una mayor generosidad. Significa que hay más alegría y placer en dar que en recibir, y es una espiral que crece para mejorar el sentido de bienestar de una persona.

En el caso de los niños, aquellos afortunados de recibir regalos durante las fiestas se beneficiarían enormemente de tener experiencias que fomenten su altruismo y generosidad. En este mundo actual con tantas necesidades, abundan las oportunidades para que los padres encuentren actividades donde sus hijos puedan sentir la alegría de compartir el tiempo, los regalos y la risa con otras personas necesitadas, sin recibir nada a cambio.

La crianza de niños socialmente responsables y generosos hará una diferencia en las sociedades futuras, cuando los adultos felices y equilibrados se hagan cargo. Independientemente de las creencias que tenga una familia, los valores más importantes para inculcar a la juventud deben ser el amor, la generosidad, el perdón y el respeto. Lo que importa durante las fiestas no es quién trae los regalos, sino cómo los padres y otros adultos importantes están presentes en las vidas de sus hijos; esto asegurará que la alegría y las experiencias de la temporada vivan para siempre en sus recuerdos y sus corazones.

¡Con amor, de parte de todas nuestras familias en Doral Family Journal, deseamos una Feliz Navidad y Felices Fiestas a todos los residentes de nuestra Ciudad de Doral!

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Send this to a friend