Decidiendo ir a la universidad.

 

Por: Belinda Gonzalez-Leon, Ed. D., MBA

Premier Educational Consulting, LLC

Ph: (305) 494-9389

bleon@bleon-pec.com

 

Los estudiantes del último año de secundaria están comenzando a recibir cartas de aceptación de las universidades y ahora deben tomar la decisión sobre qué oferta aceptar.

Después de trabajar tan duro para este momento especial, algunos estudiantes pueden encontrar que tomar la decisión sea abrumadora. Sin embargo, si ha investigado y aplicado a las escuelas adecuadas, la decisión no debería ser tan difícil.

¿El factor más importante en la elección de una escuela? El instinto.

Sí, tu instinto… La voz en tu cabeza, la forma en que sientes tu corazón o tu estómago. Cuando entraste al campus, ¿Sentiste felicidad? Energetizado? ¿Emocionado? Te hizo sentir bienvenido? ¿Cómodo? Vas a pasar cuatro años muy importantes de tu vida en un lugar donde no solo estudiarás sino que también obtendrás experiencias de vida personal que te definirán como adulto. Si eliges una escuela que no te hace feliz, no estarás a gusto y tal vez ni siquiera te gradúes.

Este factor de toma de decisiones asume que has visitado las universidades a las que te postulaste. Si no lo hiciste, no tomes ninguna decisión hasta que la visites. La visita a la universidad es vital. Camina alrededor de los edificios, dormitorios, áreas comunes, cafetería, y la biblioteca. Habla con los estudiantes. ¿De qué se trata la vida en ese campus?  Yo tuve un futuro estudiante de medicina que fue aceptado en la prestigiosa Universidad John Hopkins sin haberla visitado nunca. Cuando finalmente hizo un recorrido por la escuela, no le gusto. Terminó asistiendo a la Universidad de Stanford porque era lo que más le convenía. ¡Recuerda, Harvard no es para todos!

Muchos padres argumentarán que el costo de la universidad es un determinante clave para elegir una escuela. Sí, pero los costos de matrícula no deben ser solo la razón, ni la razón principal para elegir una universidad. Siempre comience con los académicos de la escuela antes de mirar los costos. ¿La universidad enseña lo que quieres estudiar? ¿Es un buen programa? Si te sientes bien y es un programa académico sólido, debes sentarte y analizar tu carta de concesión de ayuda financiera. Pídelo tan pronto como recibas la carta de aceptación. Algunas universidades lo publican en línea antes de enviarte una copia impresa. Compara lo que las diferentes universidades te están ofreciendo.

La carta de adjudicación financiera no mostrará el plan 529 de la universidad ni tu cuenta prepaga de Florida, pero debería mostrar tu beca Bright Futures. ¿Tienes alguna otra beca externa? Muchas universidades incluyen préstamos estudiantiles y empleo en su paquete de ayuda financiera y eso NO es dinero gratis. Si no estás satisfecho con su oferta de ayuda financiera, llama a su oficial de ayuda financiera y pregúntale si tienen más ayuda disponible. ¡Expresa cuánto realmente querrías asistir a su escuela! Si su segunda o tercera opción te ofrece más dinero, indíquelo en la conversación.

Finalmente, ¿tienes alguna situación personal que pueda afectar tu vida universitaria? ¿Necesitas estar cerca de casa debido a la familia? ¿No estás listo para vivir por tu cuenta? ¡Quizás no puedas asistir a una escuela donde hay clima frío! Piensa en cómo cambiará tu situación actual en el próximo año y puedes vivir con esa situación en la universidad a la que decides asistir. Tal vez puedas diferir por un semestre o un año antes de comenzar en esa escuela.

Si no ingresaste a la universidad de tu elección, no te desesperes. Tal vez cometiste errores en el proceso de solicitud. Es perfectamente aceptable tomarte un tiempo y volver a intentarlo. Inscríbete en uno de los colegios locales y comienza con algunos cursos básicos. Miami Dade College y Florida International University son asequibles; ofrecen una variedad de cursos; y permiten una fácil transferencia a otras universidades. Usa el tiempo para estudiar y visitar otras universidades mientras completas el proceso de solicitud nuevamente. Es mejor tomar el tiempo para postularte que cometer un error e invertir cuatro años de tu vida en una escuela que no te guste o que te costará muchos dólares de matrícula.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Send this to a friend