Karina Rodriguez: Pasión por el Arte y talento único

Finalista en la exposición de la Herencia Hispana en Doral

 

Por: María Alejandra Pulgar

@marialepulgar – NAHJ #37172

 

La finalista más joven de la Exposición de la Herencia Hispana 2018 en Doral es Karina Rodríguez, de 15 años. Ella participó con una hermosa pintura realista que creó el año pasado como parte de su portafolio de aplicación al programa de Arte de la Secundaria de Diseño y Arquitectura (DASH)

Su talento es impresionante y lo demostró en las obras del portafolio que le permitieron lograr uno de los pocos puestos disponibles en la admisión de DASH para 10mo grado. 

Karina siempre ha sido artística, pero encontró su pasión por la actividad trabajando en el portafolio. “Quise mostrar algo único, mis pensamientos y sentimientos. Soy una persona callada pero bastante creativa.”

Sus cuadernos de trabajo son impresionantes, llenos de exploración, introspección y expresiones de su mundo interior. “Algunas obras son asignaciones, pero otras son cosas que me parecen interesantes y tienen sentido para mi”

La pintura que participó en la exhibición en Doral es muy importante para Karina. Su padre era peruano, ya fallecido, y su madre estadounidense; Karina ha crecido expuesta a ambas culturas. Cuando niña viajó con su madre a Colombia, Brasil y Costa Rica en viajes de misión. En este último país se tomó la imagen que pintó.

El verano pasado participó en un programa intensivo en Barcelona, España, donde descubrió a Dalí, a Gaudí y  se interesó por la arquitectura y el diseño de modas.

Karina tiene una pintura muy colorida que es una expresión “del mundo en mi cabeza. Quise que fuera surrealista, divertido. Un mundo solamente para mi”

Con frecuencia Karina se incluye en sus pinturas y también escribe textos en un lenguaje especial que ella creó: “Incluyo patrones, números y fechas que me gustan; ese lenguaje nadie más lo puede comprender.” Su objetivo con eso es inspirar a quienes miran sus obras a tener su propia interpretación de los textos escritos, haciéndolos partícipes de la obra que observan.

Hasta el año pasado Karina era gimnasta competitiva. Cuando descubrió su talento y pasión por el arte vio el futuro abierto. “Hay tanto que puedo hacer con el arte. Puedo expresarme realmente, más que con cualquier otra cosa. Tengo más confianza, he encontrado que soy buena en algo que me hace feliz. El arte me hace feliz y me hace encontrarme a mí misma.”

Transformada por su pasión por el arte, Karina ha encontrado su voz y se ilumina cuando habla de su trabajo. “Soy una persona callada, pero no temo expresar mi personalidad. Soy una persona feliz. Mi tarea escolar es hacer obras de arte y eso es muy divertido.”

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Send this to a friend