Las bondades de educar niños bilingües

 

 

Por: Diana Bello Aristizábal

 

Octubre es el mes en el que se celebra al niño bilingüe en Estados Unidos donde a pesar de que el inglés es el idioma predominante, un gran número de residentes maneja al menos un segundo idioma. Por esta razón, este mes es una buena oportunidad para destacar las ventajas del bilingüismo, brindar pautas a las familias bilingües y derribar algunos mitos alrededor del tema.

 

De acuerdo con Johns Hopkins All Children’s Hospital, ser bilingüe implica entender y expresarse bien así como transmitir los pensamientos con claridad en dos idiomas, mientras ser plurilingüe significa cultivar estas habilidades en más de dos idiomas.

 

Este proceso se traduce en moverse entre dos mundos porque cada idioma viene acompañado de una gran riqueza cultural sin contar con que en el cerebro se activan diversas funciones cuando un individuo utiliza dos o más idiomas de forma frecuente.

 

De acuerdo con la Dra. Melissa Baralt, psicolingüista aplicada y profesora asociada del Departamento de Lenguas Modernas de FIU, el impacto del bilingüismo es tal que puede darles a los niños una ventaja en la función ejecutiva cuando nacen prematuramente, según investigaciones de la universidad.

 

“Casi toda la investigación que existe es en niños nacidos a término. Sin embargo, se cree que el bilingüismo mejora el funcionamiento ejecutivo, que es el director general del cerebro, regulando lo relacionado con la atención, la planificación y la realización de una tarea de los niños nacidos antes de tiempo”, agrega.

 

Otra bondad vinculada con el aspecto cognitivo es que alarga la expectativa de vida en aquellas personas que genéticamente están inclinadas a sufrir de demencia o Alzheimer. “Si eres susceptible a sufrir de estas enfermedades y utilizas dos idiomas todos los días, esto te da cinco años más de tiempo antes de que esas deficiencias mentales se establezcan”, explica la Dra. Baralt.

 

Adicionalmente, en los niños adquirir un segundo o tercer idioma les ayuda a tener un mejor desarrollo social y emocional porque están mucho más conectados con sus familias y su herencia y se convierten en seres con inclinaciones democráticas, lo cual no tiene que ver con política sino con la capacidad para aceptar la diversidad, es decir, que existen diferentes formas de pensar y estilos de vida.

 

Así mismo, ser bilingüe mejora las perspectivas de trabajo y de generar mayores ingresos. Por ejemplo, en el área de Miami una gran mayoría de puestos laborales requieren el uso del español y del inglés.

 

“Enseñarle a un niño dos idiomas es como darle dos títulos universitarios porque cuando crezca, vaya a la universidad y luego aplique a un trabajo tendrá una ventaja competitiva sobre un candidato monolingüe que tenga sus mismas calificaciones”, afirma Anita Arguello, profesora del programa a nivel nacional ESOL (English to Speakers of Other Languages) de una escuela primaria K-6.

 

¿Cómo promover el bilingüismo en casa?

 

Aunque manejar dos idiomas abre un mundo de posibilidades, existen muchos mitos alrededor del tema que a veces dificultan este proceso. Uno de ellos es que en una familia donde ambos padres son monolingües no se puede promover el bilingüismo, lo cual es falso. De hecho, esto puede convertirse en una oportunidad para que todos en casa aprendan juntos.

 

En este caso, es probable que los niños deban aprender más del idiomas de sus padres, pues normalmente están más inmersos en el inglés debido al número de horas que pasan en la escuela, mientras los adultos deberán esforzarse por sumergirse en el inglés.

 

“Lo importante es mostrarles a los menores que se sienten orgullosos de tener una identidad bilingüe como familia. Yo recomiendo que modelen un interés y una motivación hacia el aprendizaje del inglés sin tener que alcanzar un nivel alto, 50 palabras es mejor que nada”, comenta la Dra. Baralt.

 

Sin embargo, en las familias hispanas, por ejemplo, es aconsejable tratar de conservar el idioma original en el hogar, especialmente cuando hay niños en edad preescolar, ya que está demostrado que pueden aprender mejor inglés si primero adquieren habilidades fuertes en español.

 

Y, ¿es válido hablar español e inglés al tiempo en casa? De acuerdo con la Dra. Baralt no se les puede forzar a solo hablar español cuando naturalmente se sentirán inclinados a usar el otro idioma. No obstante, si responden en inglés, hay que invitarlos con cariño a que digan lo mismo en castellano.

 

“Para que un pequeño aprenda español tiene que tener suficientes oportunidades para escuchar y hablar la lengua durante el día, de lo contrario no lo hará. Esto se puede lograr fomentando interacciones sociales y creativas de inmersión en la lengua frecuentemente como, por ejemplo, ver un programa de televisión pero también tener conversaciones con ellos en un ambiente seguro y acogedor”.

 

Pero tenga cuidado con el uso del Spanglish porque esto es confuso para los niños e impide que alcancen un nivel alto en español. “Es válido a veces hablar en inglés y a veces en español pero no combinarlos en la misma frase y en el mismo momento. Si le responden en Spanglish, pídales sin corregirlos que elijan un idioma para comunicarse pero sea consistente”, aconseja Anita Arguello.

 

Por último, para que tengan un nivel alto en el idioma nativo, sea español o cualquier otro, se recomienda promover el estudio de la lengua a través de clases formales y la lectura de libros para que no solo puedan comunicarse verbalmente sino que también aprendan a escribir correctamente.

 

 

 

One thought on “Las bondades de educar niños bilingües

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Send this to a friend