Los accidentes de tránsito son la principal causa de muerte entre adolescentes.

Responsabilidad frente al volante.

……………………………………………………………..

Distracciones como manejar en compañía de otros jovencitos y usar el teléfono celular, así como el consumo de bebidas alcohólicas y el exceso de velocidad encabezan la lista de factores que pueden causar estos accidentes.

 

Por: Edda Pujadas

 

Quienes son padres de adolescentes saben que, en cualquier momento, tendrán que entregarle las llaves de un carro su hijo, pero antes de hacerlo es importante que sepan que los accidentes automovilísticos son la principal causa de muerte entre los jóvenes de 16 a 19 años, así que inculcarles responsabilidad frente al volante a los nuevos conductores es lo más importante.

Las estadísticas más recientes del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), señalan que, en Estados Unidos, más de 2 mil 500 adolescentes entre 16 y 19 años mueren al año en accidentes de tránsito y casi 300 mil son tratados en salas de emergencias por lesiones sufridas en choques vehiculares.

Económicamente hablando, las personas jóvenes de 16 a 19 años representaban el 6.9 % de la población de Estados Unidos, sin embargo, los accidentes de carros en los que ellos han estado involucrados cuestan más de 13 mil millones de dólares anuales (8.4 %) de los costos totales de las lesiones por choques de vehículos.

El riesgo de accidentes de tránsito es más alto entre adolescentes que en cualquier otro grupo de edad. De hecho, si se calcula por milla manejada, los conductores de 16 a 19 años de edad tienen casi tres veces más probabilidades de sufrir un choque mortal que los conductores de 20 años en adelante, por lo cual las pólizas de seguro para este grupo etario son más costosas.

Llevando estas estadísticas nacionales a un plano más local, nos preocupa que el número total de accidentes de tráfico en Doral aumentó un 16% en el 2018 en comparación con el 2017, según lo indica el Departamento de Seguridad de Carreteras y Vehículos Motorizados de la Florida (FDOT, por sus siglas en inglés). Si bien no hay cifras que indiquen que hubo adolescentes relacionados con estos incidentes es importante tomar en cuenta el gran número de conductores jóvenes que vemos en nuestra ciudad.

Incluso recordemos que, en una de nuestras ediciones anteriores hicimos referencia al incremento de personas manejando a exceso de velocidad en Doral. Desafortunadamente, el exceso de velocidad al manejar tiende a estar relacionado con la juventud de los conductores, ya que el 40% de las personas que manejan con gran rapidez involucrados en accidentes fatales son adolescentes o tienen menos de 24 años de edad.

Los números del CDC también demuestran que, cuando los conductores adolescentes viajan con otros pasajeros, el riesgo de sufrir un accidente automovilístico mortal se duplica. Mientras que, utilizar el teléfono celular también puede aumentar la probabilidad de un accidente y reducir el tiempo de reacción de un conductor joven al de una persona de 70 años.

La ingesta de bebidas alcohólicas también incide en los accidentes automovilísticos de adolescentes. De hecho, alrededor de una cuarta parte de los choques fatales entre los jóvenes involucran a menores de edad bebiendo y manejando con grados de licor en la sangre que superan los límites legales permitidos. Incluso, el 70% de los conductores jóvenes que murieron en accidentes ocurridos por el consumo de alcohol no tenían puesto el cinturón de seguridad.

La cantidad de accidentes de adolescentes también se incrementa en el caso de los conductores varones, igualmente entre aquellos que han recibido su licencia para manejar recientemente. La mayoría de los choques relacionados con jovencitos al volante (53%) ocurren entre viernes, sábado y domingo.

Otro punto importante es que tienden a manejar a exceso de velocidad y dejan una distancia más corta entre el frente del vehículo y el carro que va delante, si se compara con los conductores de edades mayores. Un factor adicional de riesgo es que, si se coteja con otros grupos de edad, los adolescentes tienen tasas de uso del cinturón de seguridad que están entre las más bajas (59%).

HABLANDO DE PREVENCION

Si bien, los choques vehiculares son la principal causa de muerte entre los adolescentes en Estados Unidos, afortunadamente, esos accidentes son prevenibles y hay estrategias de eficacia comprobada que pueden mejorar la seguridad de los conductores jóvenes en las calles.

Es más posible que los adolescentes subestimen o no puedan reconocer situaciones peligrosas, si se comparan con los conductores de edades mayores y es más probable que cometan errores críticos de decisión que lleven a choques graves, por eso es nuestro deber como padres inculcarles responsabilidad frente al volante.

La más básica y elemental estrategia de prevención mientras se conduce un vehículo es usar el cinturón de seguridad. Los estudios demuestran que los cinturones de seguridad reducen en aproximadamente la mitad las lesiones graves y las muertes relacionadas con choques vehiculares.

A pesar de que, manejar en compañía de otros jóvenes aumenta el riesgo de accidentes, es muy frecuente que los adolescentes se hagan acompañar por sus amigos, por lo que es muy importante conversar con ellos sobre la importancia de no distraerse. Explíquele lo que indican las estadísticas y muéstrele videos que llamen su atención sobre este tema.

Igualmente, llamar al adolescente a la reflexión es lo indicado en el caso del uso del teléfono celular y no se trata sólo del peligro de enviar mensajes de texto, está demostrado que los adolescentes también tienen un alto grado de distracción si conversan por teléfono mientras manejan.

No beber alcohol y manejar. Si su hijo ya tiene una licencia de conducir conoce perfectamente las leyes sobre la edad mínima para consumir alcohol y de “tolerancia cero” de licor en la sangre para los conductores menores de 21 años. Con respecto al exceso de velocidad, hay que hacerles ver que manejar con rapidez es sólo un asunto de películas donde el ambiente es controlado.

También se recomienda que su hijo comience a conducir con una licencia restringida. Manejar es una destreza compleja y debe ser practicada para aprenderla bien, así que es mejor que comience conduciendo con ciertos límites. Los programas de licencias restringidas proporcionan límites de horarios para manejar y requieren la compañía de adulto, lo que permite una mayor participación de los padres en el proceso de aprendizaje.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Send this to a friend