Problemas en cadena de suministros afectarán la temporada festiva 2021

¿Escasez en la “Tierra de Abundancia”?

 

Por: María Alejandra Pulgar

 

Tierra de Abundancia: Una utopía que cubre todas las necesidades.

 

América, la Tierra de la Abundancia, está experimentando escasez debido a la interrupción en la cadena de suministro, que está provocando retrasos en la fabricación, transporte y entrega de productos en todo el mundo.

Para los inmigrantes latinoamericanos y otros, que han sufrido escasez de productos en su país de origen, ver estantes vacíos es un espectáculo dolorosamente familiar; pero para los estadounidenses es una situación inquietante que solo sucede durante la preparación para emergencias o que ocurrió al comienzo de la pandemia, cuando la gente se volvió loca comprando papel higiénico y productos de limpieza. Desafortunadamente, la reciente escasez de bienes y suministros, y el aumento de los precios, están aquí para quedarse por más tiempo de lo que nadie podría haber previsto. Y no hay nada que los consumidores puedan hacer para solucionarlo. Las fiestas de fin de año definitivamente serán diferentes.

 

¿Qué afectó la Cadena de Suministro global?

Una definición simple de Cadena de Suministro sería: “la secuencia de procesos involucrados en la producción y distribución de un producto básico”. Los procesos de la secuencia son planificar, obtener, fabricar, distribuir y devolver. La gestión de la cadena de suministro es un campo complejo, sobre todo en los mercados globalizados actuales. Basta apenas un retraso de uno de esos pasos para que toda la secuencia se desincronice con terribles consecuencias.

“La escasez que estamos viviendo es resultado directo de la confluencia de una mayor demanda con una menor oferta, sumado a una cadena logística a nivel mundial que tiene puntos débiles en el camino que llevaron a una desaceleración en la llegada oportuna de mercancías”, explicó Iván Jiménez, Director de Finanzas del portal Buskeros.com

“El origen del problema fue inducido por la pandemia”, dice Jiménez. “Eso llevó a un comportamiento del consumidor que resultó en escasez. Los picos en la demanda muy por encima de los promedios históricos llevaron a una escasez percibida”.

El control de inventarios en las naciones desarrolladas a nivel mundial se basa en el modelo ‘justo a tiempo’”, donde las industrias dedican sus recursos financieros a obtener sus productos y suministros cuando los necesitan; “Se percibió como ineficiente tener un exceso de inventario, sin mencionar el costo de almacenamiento, […] Por lo tanto, tener un exceso de inventario no era parte de nuestro modelo económico […] Con la pandemia experimentamos algo mayormente reservado a las naciones en desarrollo: escasez. Como resultado, parte del atraso que estamos presenciando es el resultado de una mayor demanda para compensar cualquier brecha potencial en la cadena de suministro en los próximos 12 meses”, explicó Jiménez.

“La precisión de la cadena de suministro es como el oxígeno, nadie se da cuenta a menos que falle. Lo que estamos experimentando es el resultado directo de una rápida interrupción, a lo largo de múltiples puntos de contacto, de la cadena de suministro”.

La pandemia solo mostró cuán globalizada está la economía mundial y cuánto dependen los países del bienestar de los demás. Mientras que en los países desarrollados el despliegue de la vacunación y otras medidas de salud pública han sido eficaces para ayudar a abrir las economías, los países más pobres todavía están rezagados. “Aunque hemos recorrido un largo camino desde el comienzo de la pandemia, todavía estamos a medio camino del objetivo final de lograr la inmunidad colectiva global. […] Eso implica debilidades estructurales en la fuerza laboral que genera retrasos. A diferencia de muchos otros sectores de la economía, ahora nos damos cuenta que la logística es bastante compleja”.

 

Flexibilidad y contexto para hacer frente a la escasez

Con las fiestas de fin de año acercándose, los consumidores deben prepararse mentalmente para no tener disponibles productos típicos de la temporada. “Esperen falta de suministros” es el sombrío consejo que Jiménez puede dar a los consumidores.

“El cuarenta por ciento de las importaciones de China a los Estados Unidos llegan a través de los puertos de California; hay un enorme retraso en el puerto de entrada, en parte debido a la escasez de conductores de camiones”. Los juguetes, aparatos electrónicos y otros artículos todavía están empacados en contenedores, ya sea en barcos de carga o en los puertos esperando que los camiones los recojan. “Esperen falta de disponibilidad, por ejemplo en los juguetes fabricados en China”.

Los principales minoristas se han esforzado por sortear los cuellos de botella contratando sus propias soluciones de transporte, trayendo los productos por vía aérea o mejorando la capacidad de su almacén para tener la mercadería disponible para los consumidores. Esa medida coincide con la opinión de Jiménez de que es probable que los consumidores decidan hacer sus compras en los minoristas en persona, para evitar retrasos en los envíos. “Las compras por Internet funcionan solo si pueden entregar el producto a tiempo”.

Si las compras en línea del año pasado salvaron las fiestas, parece que este año las tiendas físicas lo harán, siempre que logren traer los productos a tiempo.

Sin embargo, los consumidores deben estar preparados cuando el producto que buscan no esté disponible. “La flexibilidad y el contexto compensan cualquier escasez que no implique subsistencia”, dice Jiménez. “Flexibilidad en lo que respecta al tiempo y a otras ofertas. Si existe la dificultad de disponibilidad en lo que buscas, consigue otra cosa […] Contexto: acabamos de perder en el último año más personas que las que murieron en las guerras de la historia reciente, un pequeño inconveniente [falta de juguetes u otros bienes] dado ese contexto no es gran cosa ”.

 

¿Cuánto tiempo va a durar?

“Las interrupciones logísticas deben continuar durante los próximos 12 a 18 meses, a medida que la demanda mundial aumente aún más y la cadena logística se desenrede. Debe ser una mejora gradual y continua”, dice Jiménez. “Estados Unidos ha vivido lo que puede considerarse casi una experiencia anti estadounidense: estantes vacíos. Mientras exista competencia en los EE. UU., Lo que conduce a incentivos para la ejecución oportuna en múltiples sectores de la economía, deberíamos ver que las cosas vuelvan a la normalidad”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Send this to a friend