Simanof: Un ejemplo del poder transformador de la música.

 

Por: Ocarina Espinoza

 

En solo seis años de establecida en la ciudad de Doral,  Siman of Orchestra Fundation (Simanof) ha sido nominada dos veces al Grammy como programa educativo musical.  Susan Siman,  fundadora de esta iniciativa, cree en la enseñanza de la música como una forma inequívoca de forjar mejores hombres y transformar la sociedad.

 

 “El arte debería ser un derecho”. Con esta frase, Susan Siman, creadora y directora de Siman of Orchestra Fundation (Simanof), resume su filosofía de vida. Ella se ha dedicado desde los ocho años a la música y desde los 20 a la docencia en esta área. Su escuela fue el maestro José Antonio Abreu, creador del Sistema de Orquestas de Venezuela, ejemplo en el mundo de formación de músicos profesionales, cuyo ícono en los últimos años es el director Gustavo Dudamel.

Siman es hija de padres inmigrantes, que huyeron de la guerra civil española. Su progenitor llegó a Los Ángeles, donde ella nació, pero a pesar de ser estadounidense vivió la mayor parte de su vida en Venezuela y ahora está radicada en la ciudad de Doral.

Susan Siman

“Creo que el trabajo logrado con la Orquesta no solo es un homenaje a  lo que el maestro José Antonio Abreu nos enseñó,  sino que también es una forma de visibilizar tanto talento venezolano cuando el país vive momentos difíciles. Estamos diciéndole al mundo que Venezuela es una cantera de talentos por descubrir y por eso y mucho más es una nación que vale la pena”.

Y no es poca cosa lo que han emprendido desde la Fundación, que en seis años ha sido nominada dos veces a los Grammy como ejemplo de sistema de formación de músicos jóvenes en el mundo. Cuando comenzó en Doral apenas contaban con 12 alumnos y hoy en día hay más de 300 jóvenes que le dan vida a esta iniciativa.

Susan Siman explica que la Orquesta constituye un aporte social importantísimo toda vez que permite apartar a los niños de males como el bullying y las drogas, y permite además ofrecerles herramientas para generar buenos hábitos como la disciplina, responsabilidad, respeto, solidaridad, el compromiso con los estudios, el reconocimiento por los esfuerzos o méritos y el trabajo en equipo. Es sobre todo “una forma de empoderar a los jóvenes y de despertar distintos tipos de liderazgo”.

Una relación de ganar-ganar

Las giras y los reconocimientos recibidos hablan por sí mismos del importante trabajo de la Fundación. Luego de ganar los concursos de exigencia internacional, la Orquesta de la Fundación viajó en 2016 para presentarse en el Vaticano, en 2017 los países visitados fueron Holanda, España y Francia, este año fue el turno de ciudades como Washington, Nueva York y países como Corea del Sur. La agenda está copada hasta 2023 y los países confirmados son Corea del Sur nuevamente, Italia, Egipto y Emiratos Árabes Unidos.

Aunque la directora de la Fundación destaca todo el apoyo recibido por parte de la Alcaldía de Doral y algunos patrocinadores como Walmart, Publix e IBM, reconoce que el mayor esfuerzo económico ha salido de su bolsillo y de los padres de los niños.

“Buscamos siempre ayuda, se puede apadrinar a un solo niño o hacer donaciones para toda la Fundación, la cuota para ingresar a la Fundación son 60 dólares de inscripción y 45 dólares la mensualidad, lo que en realidad es un pago simbólico”, explica Siman.

“Yo estoy en contra de mercantilizar la educación, recibí formación gratuita en la época de bonanza venezolana y para mí la educación, incluido el arte, incluida la música, es un derecho y así deberían entenderlo la empresa privada y todo aquel que pueda patrocinar un talento o una iniciativa como esta”, agrega la directora de la Fundación.

“Estamos encantados con lo  logrado pero para proyectarnos más hace falta sin duda ese apoyo, que estoy segura llegará porque se trata de una relación de ganar-ganar, quién no querría asociarse a la imagen de una orquesta con estos niveles y además descargar un poco el peso de los impuestos”.

La Fundación ofrece cinco áreas de formación: Side by Side, en acuerdo con Miami Simphony Orchestra, que consiste en darle oportunidad a los niños de hacer un concierto con un maestro profesional al lado. Da la oportunidad de hacer recitales que permiten a los integrantes medirse solos en su capacidad con un instrumento determinado.

Los participantes viven encuentros nacionales e internacionales de talento musical porque la Fundación trae a Miami orquestas de otros países (en noviembre recibirán la visita de Honduras y en diciembre una delegación de México). Disponen de un Summer Camppara las preparaciones para giras.

Susan Siman funge además como asesora internacional para replicar o impulsar este tipo de iniciativas de formación de talentos en otras partes del mundo, ha dado asesoría en Los Ángeles, Corea del Sur, México, Honduras, entre otros países.

“Con el paso de los años se logra siempre más experiencia, trabajo cada día más por una educación responsable y con sentido, no es solo por ocupar el tiempo, el objetivo es que los padres y la sociedad, digan aquí se invirtió un dólar pero mira en lo que se convirtió ese dólar. La niñez y la juventud es el momento de experimentar sea en deportes, música, baile, nuestro propósito es hacerles entender a los padres que su hijo está en el sitio correcto”, concluye Siman.

 

Nelson Bernal
Nelson Bernal, 13 años
8 meses en la Orquesta/ Trombón

Dentro de la Fundación mi evolución musical ha sido rápida. El principal valor que he aprendido es la responsabilidad. En la última gira el público amónuestras presentaciones y los lugares visitados fueron memorables. Tocamos excelente, estábamos emocionados por compartir escenarios con otras agrupaciones de países como Argentina, México y Colombia.

La pieza con la que más me identifico es  “Danzón Número 2”,de Arturo Márquez, es una canción que a mi abuelo le encantaba, cuando la toco me divierto mucho, me siento invencible. En lo personal crecí mucho con la gira fue mi primer viaje solo. Es una experiencia que jamás olvidare, disfrutamos todo, incluso los ensayos y los conciertos son diversión para nosotros porque nos apasiona lo que hacemos.

 

Leonardo Martínez
Leonardo Martínez, 15 años
años en la Orquesta/ Bajo

Mi mamátrabaja vinculada al arte y ella buscóla forma de que yo aprendiera sobre una de mis pasiones, la música, así llegue a la Orquesta en la que he prendido cómo estar en sintonía con otras personas. Creo que en la última gira que realizamos se sintió mucho la empatía entre los miembros de la Orquesta, que somos como una familia, eso lo vio el público.  

Mi pieza favorita es “Danzón Numero 2”,de Arturo Márquez, no solo porque he tenido el placer de tocarla con el propio Arturo Márquez sino porque es toda una representación de lo que somos como latinoamericanos. Determinación es la palabra que describe las giras, teníamos el mismo objetivo que es hacer buena música. Todo en las giras es divertido, una anécdota fue vivir la experiencia de 32 horas de viaje de Nueva York hasta Corea, era el primer viaje a Corea para todos, el vuelo tuvo un retraso de 6 horas, toda una experiencia.

 

Shantal Azevedo
Shantal De Azevedo, 10 años
2 años en la Orquesta/ Segundo violín 

En la Fundación he aprendido a leer música. La directora dice que soy muy enfocada, muy disciplinada y que he logrado en 2 años la preparación académica de 10 años. En la gira fuimos muy aplaudidos, las personas se emocionaban con las canciones interpretadas.

Mi pieza favorita es “Bacchanale”,del autor Saint Saens, representa a Sansón y Dalila, me gusta por la fuerza musical, por lo que me hace sentir, me conmueve.

 

 

Simanof ensaya en el Morgan Levy Park los días martes, jueves y viernes, de 5 a 8 pm.  Para más información puede visitar www.simanof.com

 

 

 

 

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *